Washington, París y Londres (PL y agencias).- Una nueva vacuna en fase de ensayo clínico contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) causante del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida) ha demostrado eficacia e inmunidad al virus en un 90% de los voluntarios, según un estudio divulgado en las revistas Vaccine y Journal of Virology. La pandemia del Sida afecta actualmente a más de 33 millones de personas en el Planeta.

En la VI Conferencia Internacional sobre patogenia, prevención y tratamiento del sida que culminó el 20 de julio en Roma se presentaron diversas estrategias para combatir y prevenir la pandemia del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). Persisten dudas y preocupaciones en cuanto a resultados de investigaciones en curso, así como en lo referido a la búsqueda de una vacuna.

Los más de cinco mil delegados, entre investigadores, científicos, médicos y otros expertos que participaron en la reunión insistieron en la necesidad de concentrar esfuerzos para establecer una estrategia científica global encaminada a la búsqueda de la cura del VIH/sida.

Hace 15 años, ni los más optimistas consideraban posible una vacuna, o erradicar la enfermedad, pero en la actualidad muchos creen que hallar una cura a largo plazo es un objetivo realista, aseguró la presidente de la Sociedad Internacional del Sida (IAS) Elly Katabira.

Esperamos, para el próximo año pueda presentarse la estrategia global, señaló Katabira, mientras que la presidenta de ONUSIDA Michael Sidibe insistió la necesidad de incrementar el acceso a fármacos, ya que es “moralmente erróneo” mantener a millones de personas sin medicación. La brecha en el acceso al tratamiento contra el VIH, que causa el sida, debería cerrarse dentro y entre los países, aseveró.

El pasado 12 de julio de 2011 se concretó el Acuerdo de Licencias Voluntarias del Consorcio de Patentes de Medicamentos (Medicines Patent Pool – MPP), sobre todo en el caso del tenofovir y sus combinaciones, recomendado recientemente por la OMS para el tratamiento del VIH. El rol del MPP es clave en el logro del acceso a tratamientos a través de asegurar precios asequibles de forma igualitaria para todos los países. Sin embargo, el acuerdo excluye a los países en desarrollo de América Latina.

Avances médicos

En la VI Conferencia de Roma tuvieron lugar importantes debates en cuanto al desarrollo de programas de difusión proactiva para prevenir la transmisión del VIH en usuarios de drogas inyectables. Se reconoció que las tasas de mortalidad son inaceptablemente altas entre las mujeres embarazadas y niños pequeños en el África subsahariana y el sureste asiático.

Se consideraron positivos los trabajos sobre tratamientos profilácticos para evitar la transmisión del VIH en parejas heterosexuales aún no infectadas, así como la introducción temprana de la terapia antirretroviral en los nuevos contagios.

Los medicamentos antirretrovirales son capaces de prevenir la infección por VIH/sida en personas sanas, de acuerdo con los resultados de dos estudios independientes de la Universidad de Washington y del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos. Ambas instituciones llegaron a esa conclusión tras realizar un seguimiento a parejas de seropositvos en países africanos.

El primer estudio, realizado en Kenia y Uganda entre unas cinco mil personas, mostró que el tenofovir es capaz de prevenir el VIH/sida en el 62% de los casos en comparación con quienes tomaron un placebo. La combinación de tenofovir con emtricitabina logró prevenir la infección de trasmisión sexual en el 73% de los que la tomaron.

El otro seguimiento se practicó en Botswana entre 1.200 heterosexuales. Expertos del CDC observaron que las probabilidades de contraer el VIH causante del SIDA resultan 63% más bajas entre quienes consumían los antirretrovirales para prevenir la enfermedad. Trabajos previos mostraron que la combinación de medicamentos logró evitar el riesgo de infección entre homosexuales y bisexuales en el 44% de los casos estudiados.

Otro estudio coordinado desde los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos señala que los seropositivos que inician tempranamente la terapia antirretroviral pueden evitar el contagio del VIH hasta en 96%. Tomar esos medicamentos inmediatamente después de conocerse el estado de la persona, no sólo reduce su carga viral, sino que también hace que sean menos proclives a transmitir el virus a otros, indica el texto.

Las conclusiones fueron derivadas de un ensayo que involucró a 1.763 parejas, heterosexuales en su mayoría, y en la que uno de los dos era portador del VIH. Los voluntarios provenían de trece comunidades de África, Asia y América.

“Este avance cambia las reglas del juego y conducirá a una revolución en la prevención. Hace del tratamiento del VIH una nueva opción preventiva prioritaria”, aseguró el director ejecutivo del Programa Conjunto de Naciones Unidas para el VIH/sida Michel Sidibe.

Margaret Chan, directora general de la Organización Mundial de la Salud, señaló en un comunicado que el descubrimiento supone “un desarrollo crucial”. A su vez, Keith Alcorn, de la organización británica de lucha contra el VIH/sida NAM, manifestó que este trabajo confirma otros estudios más modestos realizados años atrás.

Sin embargo, una combinación de antirretrovirales denominada Truvada, que funcionó como tratamiento profiláctico al VIH en varones homosexuales, no demostró igual resultado en prostitutas de Suráfrica, Kenia y Tanzania.

El fármaco, una combinación de tenofovir y emtricitabina, logró evitar el contagio en la población masculina homosexual, sin embargo, los resultados obtenidos en mujeres son frustrantes y sorprendentes, explicó Anthony Fauci, un reconocido experto en el tema, al diario The New York Times.

La mitad de las personas que viven con VIH en todo el mundo son mujeres. Se calcula que sólo en África subsahariana el 60% de la población femenina es seropositiva, y las jóvenes de entre 15 y 24 años tienen más probabilidades de adquirir la infección que los varones de su misma edad.

Expertos aseguran que existe una creciente feminización de la epidemia como consecuencia de las desigualdades culturales, sociales, económicas y jurídicas que exponen a las féminas y las niñas a un mayor riesgo de infección.

Por otro lado, varios expertos aseguraron que la circuncisión masculina reduce la expansión del VIH, al menos así lo demuestra un estudio realizado entre más de cien mil adultos en riesgo de la ciudad de Orange Farm, en Sudáfrica.

La técnica logra disminuir el número de contagios en más de 60%, por lo que debería ser una prioridad de salud en las regiones del sureste y este del continente africano. “El efecto en el mundo real de la inserción de la circuncisión masculina sobre la epidemia de VIH era, hasta ahora, desconocido”, explicó el catedrático de Salud Pública en la Universidad de Versalles y principal investigador del estudio Bertran Auvert.

No obstante, muchos investigadores se preguntaron si esta medida podría incidir en un menor uso del condón, método que en definitiva es mucho más seguro para evitar el contagio del VIH y otras infecciones de transmisión sexual.

Investigación genética y vacunas

Expertos de España y Suiza lograron identificar un grupo de genes implicados en la rápida progresión del VIH, los que podrían utilizarse en el diseño de una vacuna capaz de estimular la respuesta inmunitaria adecuada.

En un artículo divulgado en el Journal of Clinical Investigation, los investigadores explican que el análisis del genoma de 66 infectados por el virus del Sida permitió determinar seis genes -CASP1, CD38, LAG3, TNFSF13B, SOCS1 y EEF1D-.

De ellos depende la evolución de la enfermedad, es decir, por qué unos desarrollan Sida de forma muy rápida y otros permanecen décadas sin manifestar síntomas. La identificación de estos genes ha sido posible gracias a que hemos conseguido reclutar la primera y más extensa cohorte de seguimiento de personas en las que la infección evoluciona muy rápido, indicaron los especialistas.

También se detectó que 8% de los pacientes tiene esta característica, un número bien elevado, aseguran los autores del trabajo, del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa, y del Hospital Universitario de Lausanne (Suiza).

De otra parte, expertos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard identificaron un gen capaz de conferir protección a algunos monos contra el VIS, reveló la revista Science Transnational Medicine. Los investigadores descubrieron que los monos resistentes al VIS tenían más probabilidades de tener un gen llamado TRIM5.

Los monos expusieron a dos grupos de monos rhesus al VIS después de ser vacunados. La mitad de los animales contrajo la infección, pero la otra no enfermó, lo que hace pensar a los científicos que el TRIM5 se expresa en algunos animales y en otros no.

De acuerdo con Norman Letvin, el autor principal del estudio, posiblemente en algunas personas se exprese ciertos genes que les den protección contra el VIH/sida. “Así que no sólo tenemos que observar las respuestas de los anticuerpos inducidos por las vacunas, sino también la composición genética de los individuos que están siendo vacunados, porque esos datos en los monos sugieren que ambos (factores) pueden estar contribuyendo” a la protección contra la enfermedad, subrayó el científico.

Por otro lado, científicos franceses descubrieron que la proteína humana HBPB (Human Phosphate Binding Protein) posee propiedades inhibidoras de la replicación del VIH, informó la Universidad de Estrasburgo. Este descubrimiento efectuado por equipos médicos de las universidades de Estrasburgo (este) y del Mediterráneo (Aix-Marseille II, sureste) fue publicado en la revista internacional Virology Journal. 

Los resultados obtenidos in vitro muestran que HBPB no ha sido blanco de las terapias actuales. Esta proteína es tan eficaz contra las cepas clásicas del VIH como con las cepas resistentes al antirretroviral AZT.

En febrero de este año, especialistas del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia (CNRS) probaron con éxito en macacos hembras un nuevo candidato vacunal para luchar contra la trasmisión sexual del VIH, reportó la revista Immunity.

El nuevo compuesto es fruto de 15 años de investigación de la proteína transmembrana Gp41, y podría abrir nuevas esperanzas para las investigaciones en materia de prevención del SIDA.

A diferencia de los enfoques anteriores, en esta oportunidad se indujo la producción de anticuerpos en las mucosas capaces de prevenir rápidamente la infección antes de la multiplicación del virus y su diseminación en la sangre. De esta forma, cinco monas vacunadas por vía nasal e intramuscular fueron protegidas contra la infección del VIH a través de la vagina.

Morgane Bomsel, del Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica (Inserm) declaró que el producto funciona relativamente bien “in vitro” contra los subtipos B y C del VIH, responsables del 95% de los casos en Estados Unidos, Europa y la India.

No obstante, los científicos aclararon que estos estudios son limitados porque solo fueron efectuados en hembras y protegen de una infección vaginal no traumática. Falta ensayar en machos y ver su eficacia contra otras vías de contaminación sexuales (recto, tracto urogenital, entre otras).

En mayo, expertos del Centro Nacional de Investigación con Primates en Oregon, Estados Unidos, desarrollaron una vacuna experimental que permitió controlar el virus de la inmunodeficiencia simia (VIS) en sus primeras etapas.

En un artículo divulgado por la revista Nature, los especialistas explicaron que la inoculación del compuesto evitó la infección por más de un año a la mayoría de los animales tratados. La vacuna, que podría estar a punto en unos tres años, parece estimular al sistema inmunológico para enfrentar al virus en los primeros momentos de contacto con el organismo, cuando es más vulnerable.

El VIH y el VIS son difíciles de controlar una vez que se diseminan y replican en el cuerpo, es por ello que el inmunógeno debe administrarse en los primeros momentos del contagio. Sin embargo, los científicos señalan que queda un largo camino de investigación, ya que una vez sea comprobada su eficacia debe prepararse un producto equivalente para ensayar en humanos.

Recientemente, un inmunógeno de procedencia española fue aplicado a 30 voluntarios sanos, y en breve comenzará a probarse entre personas infectadas por el VIH, que reciben tratamiento antirretrovírico y cuya carga viral es indetectable, señalan los expertos del hospital Clinic de Barcelona y el Gregorio Marañón de Madrid.

La nueva vacuna contra el VIH causante del Sida en fase de ensayo clínico ha demostrado eficacia e inmunidad al virus en un 90% de los voluntarios, según un estudio divulgado en las revistas Vaccine y Journal of Virology.

Los científicos explicaron que laa idea es verificar no solo la seguridad sino también determinar si la vacuna genera respuesta frente a los patógenos en estas personas una vez que se les haya retirado la terapia.