(ABI).- El presidente instó el martes a los bolivianos y a algunos sectores a “No ser instrumentos de la derecha que quiere acabar con el proceso de profundas transformaciones estructurales”.


La reflexión fue emitida en la ceremonia de posesión de los nuevos ministros de Defensa Nacional y del Gobierno, Rubén Saavedra y Wilfredo Chávez, en sustitución de María Cecilia Chacón y Sacha Llorenti, respectivamente.

Saavedra se desempeñaba como director ejecutivo de la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima de Bolivia y Chávez como viceministro de Coordinación Intergubernamental.

El Mandatario dijo que frente a los últimos acontecimientos en Bolivia, “no sé si por intransigencia o por error del Gobierno, se presentaron problemas que el Gobierno sabrá enfrentarlos con una política permanente de diálogo”, al referirse a los sucesos en Chaparina y Puente san Lorenzo con los marchistas indígenas.

“Siempre se presentaron problemas que los enfrentamos como el referéndum revocatorio, intentos de golpe de Estado y por dividir a Bolivia, fueron batallas ganadas con la conciencia del pueblo boliviano”, indicó.

Lamentó que algunas reivindicaciones sean exageradas o mal entendidas o mal orientadas por los medios de comunicación.

El Mandatario reiteró que el diálogo siempre estará abierto las 24 horas “para entender y entendernos y bajo la convicción de que primero está la Patria, sin olvidar las necesidades del pueblo y la capacidad económica del Gobierno nacional”.

El Jefe de Estado subrayó que es lamentable la actuación en el conflicto con los marchistas indígenas del oriente de algunos medios de comunicación que “difundieron informaciones exageradas en base a la mentira”.

Aseveró que decían que había nueve muertos, se hablaba de masacre, y de un niño muerto. “Sería importante que presenten las pruebas”, dijo.

Indicó que la historia nuevamente se repite porque en el pasado inmediato, la oposición trató de inventarse muertos para responsabilizar y desprestigiar al Gobierno.

“No dudo en manifestar que el mejor opositor que tiene EMA son algunos medios de comunicación, pero el Gobierno está listo para librar la batalla de la verdad contra la falsedad”, remarcó.

Manifestó que el pueblo sabe qué medios de comunicación mienten y cuáles dicen la verdad, por lo que aquellos que mintieron deben asumir una actitud más responsable con el pueblo.

Con relación al caso de la marcha indígena y los hechos del domingo, reiteró que lo que se espera ahora que se conforme una comisión de alto nivel con la participación de organismos internacionales y nacionales que investigue y encuentre a los autores de esos hechos.

El Presidente destacó que mediante el diálogo es importante “lograr acuerdos respetando nuestras diferencias”, al aclarar que la construcción de la carretera entre Villa Tunari y San Ignacio de Moxos “no es un capricho del Gobierno, ni del presidente, sino una reivindicación que deviene de varios años”.

Señaló que muchas fuerzas sociales de Cochabamba y del Beni piden por la construcción de ese camino, al igual que los pobladores del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) que le hicieron conocer sus opiniones durante las visitas que realizó a la zona los pasados días.

“Lo que los habitantes del TIPNIS piden es que no hayan nuevos asentamientos, ni avasallamientos de tierras, por eso hay un compromiso de aprobar una Ley y si fuera necesario construir hasta cuarteles para evitar esos excesos y mejorar la situación económica y social de esos ciudadanos”, indicó el Mandatario.

Ratificó las afirmaciones que formuló el lunes en una conferencia de prensa, en sentido de que el Ejecutivo “hará lo que decidan ellos, ya sea un debate, un referéndum entre las personas que viven en la región, a nivel departamental, y/o en los Municipios de San Ignacio de Moxos y Villa Tunari, o entre los habitantes que moran entre Isinuta y Montegrande”.

“Si en esa consulta se dice no a la carretera, el Gobierno no impulsará su construcción, pero se deben salvar responsabilidades ante el pueblo y la historia”, enfatizó.