El Presidente Evo Morales posesionó esta noche a Wilfredo Chávez como nuevo ministro de Gobierno en reemplazo de Sacha Llorenti, y a Rubén Aldo Saavedra Soto como ministro de Defensa en sustitución de Cecilia Chacón. El Mandatario culpó otra vez a los medios de comunicación “mentirosos y exagerados” de la grave crisis política que enfrenta su gobierno.

Chávez se desempeñaba hasta la fecha como viceministro de Coordinación Gubernamental, mientras que Saavedra retornó a la cartera de Defensa luego de fungir como director de Reivindicación Marítima. Ambas autoridades fueron promovidas mediante Decreto Supremo 991.

“Este es un momento importante porque tenemos la convicción de que es un privilegio servir al pueblo boliviano al lado del Presidente Morales. En 2006 comenzó un proceso de cambio revolucionario del cual somos soldados de base y estamos siempre dispuestos a trabajar en el lugar que se nos encomiende”, discurseó el ministro Saavedra.

“Venimos a trabajar en beneficio del pueblo boliviano, por las Fuerzas Armadas y por la Policía nacional, dos instituciones fundamentales en la estructura del Estado Plurinacional que nacieron conjuntamente en nuestro país. Por eso el compromiso es doble y el esfuerzo también será doble”, prometió Saavedra.

El Presidente Morales pidió lealtad a sus nuevos colaboradores y les exigió que acudan “a la primera llamada como soldados”. Dijo que “el mejor ministro o el mejor comandante de la Policía y del Ejército debe estar presente cuando el presidente tenga problemas”.

Evo también agradeció al “compañero” Llorenti por haber iniciado un proceso de “transformación” en la Policía nacional, y anunció que le delegará nuevas responsabilidades. No se refirió a la ex ministra Chacón ni al ex viceministro Farfán.

Evo arremete contra la prensa

El Presidente confesó que un nuevo ciclo de conflictos acosa a su gobierno. “Como siempre en estos seis años de gobierno se presentaron problemas de esta naturaleza; enfrentamos un referéndum revocatorio de mandato y vencimos; enfrentamos un intento de golpe de Estado y ganamos esa batalla; enfrentamos un intento de separar Bolivia y vencimos; se presentaron problemas en regiones, pero los superamos gracias a la conciencia del pueblo boliviano”.

Morales consideró que los últimos acontecimientos en Bolivia podían ser consecuencia de la “intransigencia” o los errores del gobierno; tal vez porque algunas reivindicaciones sociales son “exageradas”, o “mal entendidas o mal comentadas por los medios de comunicación”.

El Presidente está convencido de que los medios de comunicación exageran y mienten y son los principales responsables de la crisis política actual. “La historia se repite y no tengo ningún miedo de decir que el mejor opositor de Evo Morales son los medios de comunicación; pero vamos a librar esta batalla con la verdad, no tengo ningún miedo”.

El Mandatario recordó que en 2008 los opositores políticos buscaron muertos para culpar a su gobierno, y en la actualidad algunos medios informan que nueve personas perdieron la vida durante la intervención policial a la VIII Marcha Indígena en la localidad de Yucumo.

“Algunos comentaristas hablan de masacre y de un niño muerto; quiero saber dónde está el niño muerto, dónde se ha velado, cómo se llaman sus padres… El periódico Página 7 que me entregue el muerto… (las radioemisoras) Panamericana y Erbol exageraron y siguen exagerando…”, inquirió. Esos y otros medios “solo sirven para mentir y mentir” y “con esa clase de mentiras están tratando de convulsionar al país y de confundir a la población”.

“No estoy justificando lo sucedido el domingo; condenamos y repudiamos (la represión), eso es imperdonable; (por eso pedimos) que “instituciones extranjeras investiguen y den con los autores”, insistió el Jefe de Estado y aprovechó la oportunidad para pedir “mil disculpas” a nombre de su gobierno a quienes han sido agredidos.

El Mandatario reiteró que la construcción de la carretera a través del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) “no es capricho de Evo ni del gobierno”, sino una demanda de los movimientos sociales. “Si solo fuera mi decisión no tendría problemas de suspender definitivamente (la obra), pero muchos piden ese camino y existen leyes de anteriores gobiernos” que declaran de prioridad nacional su construcción.

Morales propuso nuevamente que los habitantes de la zona decidan si se construye o no la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos. “Puede ser mediante consulta, debate o referéndum interdepartamental, de dos municipios o solo en el área del TIPNIS, desde Isinuta hasta Montegrande. Eso que salga del debate profundo y sincero, pero escuchando a la gente que vive en la zona”.

El Presidente prometió que no se iniciarán obras en el TIPNIS mientras no haya consulta previa. Sin embargo, advirtió que el “proceso de cambio” es “imparable” porque “digan lo que digan, hagan lo que hagan, hemos decidido cambiar Bolivia”.

— —

El MAS reedita al MNR; por eso no es raro el movimientismo de ambos y el nacionalismo, como ideología, que une ambos fracasos: modernizarnos a toda costa, o sea, “a costa siempre del indio”.