En 1992 los indígenas y originarios de las tierras bajas se movilizaron y promovieron el nuevo tipo de Estado, al proclamar la urgente necesidad de una Asamblea Constituyente, lo cual se irradió entre los explotados como la firme decisión de cambiar el Estado Neoliberal. Porque después de instaurado el modelo; inmerso en ello la ola de privatizaciones a ultranza de nuestras Empresas Estratégicas del Estado y la expoliación de nuestras riquezas naturales no renovables en favor de las transnacionales; se nos predestinaba a la extrema pobreza y total dependencia del imperialismo. Una especie de sometimiento a la esclavitud a la moderna. Sólo la oligarquía parasitaria y las transnacionales echaban florecer al modelo salvaje de “libremercado” que nos condenaba a exportar capitales y materias primas, y a ser sólo mercados de consumo con cero desarrollo.

Las luchas del “Heroico Octubre del 2003” nos legaron un Proceso de Cambios que beneficie a los explotados en su desarrollo. Hoy se avanza con saneamiento y dotación de nuevas tierras; con asistencia técnica y económica para la producción agrícola. Se mejora infraestructura en salud, educación y deportes. Se estimula programas que garanticen el consumo de agua potable y energía.

Se han creado nuevos programas habitaciones en área urbana y rural, como también industriales. Con una visión estratégica se ha recuperado YPFB, ENTEL, ENDE, se ha puesto en condiciones a COMIBOL, y se ha creado una nueva línea aérea BOA ante el robo del LAB. Políticas de Estado, que siendo insuficientes para sacarnos de la pobreza, tienden a una Estrategia de Desarrollo Nacional; en base a la explotación racional de nuestros recursos naturales, en especial mineralógicos e hidrocarburíferos, e integrarnos a través de aeropuertos y carreteras. Dicho sea de paso, sin los factores que hacen a la producción, es imposible pensar en mejorar las condiciones de vida de los indígenas, de los pobres y los trabajadores de Bolivia.

Los hermanos del Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure, TIPNIS, al igual que muchos de nosotros; fueron parte importante del actual Proceso de Cambios, pero, en ningún momento ello implicaba que se iba a imponer el capricho de unos en desmedro de los demás, a título de ausencia de consulta evadiendo el diálogo. Las luchas de los Movimientos Sociales no demandaron la paralización del desarrollo. Todo lo contrario. Fue para evitar que se crearan republiquetas alentadas por el separatismo de la oligarquía oriental, que en base a sus intereses intestinos pretendía dividir Bolivia bajo la batuta de la Embajada Norteamericana.

Para los legadores del actual Proceso de Cambios, que esperan sentencia condenatoria para que “goni” resida en la cárcel, lamentablemente; la CONCAMAQ y la CIDOB, a través de sus dirigentes, se han convertido en fiel tentáculo de los medios y las ONG(s) digitados por intereses oscuros. Porque por un lado están arrimados al gobierno a título de estar identificados con el Proceso, y por el otro están atados a los enemigos de clase. Corrupción a costa de la problemática de los indígenas del TIPNIS, a quienes les hacen hacer lo que la derecha no puedo; crear encono entre oriente y occidente, un supuesto choque de culturas para dividir Bolivia. Haciendo fuerza común con los disidentes del MAS, trotskistas, revolucionarios de salón, fascistas y quienes estuvieron comprometidos con el saqueo de Bolivia a la cabeza de Goni y sus secuaces.

En todo esto aflora la traición, un riesgo de siempre; pero cuando ella implica a ciertos dirigentes nacionales; urge la necesidad de cambiarlos, porque ponen en riesgo los intereses de los explotados para favorecer al de los contrarios. Porque con su hipocresía usaron y abusaron de la humildad de la clase que decían representar, para sacrificarlos a cambio de nada; con discurso antineoliberal pero con conducta neoliberal. La historia pasará y no sabrán que contar, o tendrán que decir la verdad; que estuvieron confabulando con la derecha a la cabeza de goni genocida y vende patria, y con la Embajada Norteamericana en la perspectiva de dividir Bolivia.

Todo tiene su contradicción natural, hasta la propia inteligencia humana que tiene que ver con los cambios del Planeta. ¿Será que las ONG(s) que asesoran a los del TIPNIS, no sepan que la población y las necesidades humanas crecen inversamente proporcionales a las posibilidades que brinda el Planeta?. ¡Claro que lo saben!. Como saben que la biotecnología se impondrá en el transcurrir del tiempo por esa sencilla razón. La importancia de tan delicada contradicción estriba en cómo se establece un desarrollo equilibrado y racional, descartando la acumulación en pocas manos como pretende el capitalismo salvaje. Cuando estamos camino al desastre de la economía mundial, se hace oportuno planteamientos racionales, evitando a quienes no tienen prejuicio alguno por la humanidad y el Planeta. La mejor muestra de lo afirmamos está en las Intervención y guerras fratricidas en Medio Oriente y parte de África.

La posibilidad de enfrentamientos en las TIPNIS, entre hermanos indígenas sólo puede caber en la mente perniciosa de la derecha fascista y los medios para provocar crisis. Lejos está la orientación coherente y responsable sobre la construcción de una carretera rechazada por los menos y aceptada por los demás como una necesidad urgente. Una discrepancia tan natural como en las familias cuando no hay consenso, donde debería primar la sabiduría de los padres, asumiendo lo que beneficie a la familia “casi” en su integridad sin lastimar la dignidad del disidente. De eso se trata, el gobierno debería asumir lo que demandan las mayorías en el TIPNIS sin crear resentimiento en quienes no comulgan con la idea. Procurando los mayores beneficios con el menor daño ambiental posible. Pero de ahí, está lejos a tolerar la dictadura de pocos en desmedro de los demás.

Por estas razones; es condenable la conducta maquiavélica de ciertas ONG(s), de ciertos medios y de los ladrones del Estado Neoliberal refugiados en Estado Unidos, quienes desean una salida catastrófica; sin carretera y con muchos muertos para justificar una posible intervención y división del país. Por ello, si el gobierno asiste para evitar un imprevisto, estará tan mal como cuando no lo haga, porque la derecha está al asecho para aprovechar el mínimo descuido y trasuntarlo en desastre para culpar al gobierno, cuya influencia además, sea decisiva para hacer fracasar las elecciones de autoridades judiciales que deberán juzgar a Gonzalo Sánchez de Lozada, a Leopoldo Fernández y a los ladrones del Estado en el menor tiempo posible.

Es democrática y legítima una Movilización como la de otro con puntos de vista opuestos, como sucede con la carretera en su segundo tramo Cochabamba-Trinidad, siendo beneficioso para ambos. Lo que se debe evitar es el enfrentamiento buscado por la derecha. La agresión, el secuestro no son buenas consejeras cuando debería primar el diálogo como el mejor instrumento para resolver cualquier problema en democracia. Lo que sucedió con nuestro Canciller y otras autoridades era de prever, se trataba de una práctica fascista, cometer delitos en masa para crear caos, o anarquía en la versión trotskistas. Así, el gobierno estaba condenado a tolerar, o a ser censurado como represor, como asesino. Como ya sucedió en Sucre, en Huanuni y Caranavi.

El sacrificio de los representantes del gobierno es admirable, ante un tumulto de indígenas engañados en su buena fe por dirigentes inescrupulosos, mentirosos, de aviesas y oscuras intenciones. Porque no pusieron en riesgo a quien simboliza el liderato de la conducción estratégica de las masas, Evo Morales Ayma, el responsable de la conducción dificultosa del actual Proceso de Cambios legado del “Heroico Octubre del 2003”.

A propósito, la historia no debería repetirse. Juan Lechín, Ejecutivo de la COB, Cayetano LLobet, principal colaborador de Marcelo Quiroga Santa Cruz, tuvieron mucho que ver con su muerte, porque le hicieron esperar a ciertos “Medios de Comunicación” para dar lectura al documento que redactaron en ambientes de la COB, y los que llegaron fueron sus asesinos, cayeron otros con él, menos los que serían coronados por la derecha fascistoide (ADN, MNR). Entonces, Evo Morales Ayma, si no lo cuidan tiene que cuidarse para bien del Proceso, más que de la clase antagónica a la que representa, de su propia clase, por ser la más frágil ideológicamente, como también de su propio entorno. A muchos del Instrumento y del MAS, no les interesa el Proceso, y sólo creen que se debe aprovechar de la coyuntura al mejor estilo de los neoliberales. Tienen que reflexionar más pronto que tarde.

Porque en base a los errores que se cometen y se cometan, al imperialismo no le temblará la mano para contratar un sicario y dar fin con quien, pese a todo, es un referente de liderato. Ya lo intentaron con Castro, Chávez, Correa y Zelaya y no está lejos de que el próximo sea Morales Ayma. Estos lideratos son tan extraños que nacen por siglos. Evo no debería asistir a ninguna convocatoria conflictiva, sino más bien convocarlos a ellos. El fascismo apunta desde la oscuridad. En el TIPNIS se trama algo luctuoso y nefasto. Quizás la solución coyuntural sea dejar en suspenso la Carretera del Desarrollo hasta obtener los resultados de un referéndum.

Los medios y la derecha, en los peores momentos; acicatearon y no censuraron los vejámenes contra indígenas en el oriente boliviano, ¿Por qué eran de pollera, o de poncho y ojotas?. No, porque estaban creando un ambiente hostil que permita una reacción fratricida y así justificar una intervención y división del país. Sembrando terror por aventureros y mercenarios contratados. Hoy en el TIPNIS, no está lejos esa intencionalidadperversa. Porque vibra en ellos la consigna de generar descontento para eclipsar el Proceso, como hacer fracasar las elecciones de las máximas autoridades del Órgano Judicial, el 16 de Octubre de 2011. Entonces, habrá que hacer fuerza para convertir el hecho eleccionario en triunfo incuestionable. Que sea un cachetazo del pueblo a la derecha y sus medios, a los disidentes del MAS, como también a los trotskistas y los revolucionarios de salón.

La explotación de los recursos naturales, camino a su agotamiento; como las carreteras; tienen que ser racionales en su desarrollo con eslabones inquebrantables respecto a la unidad del país. A los pobladores del TIPNIS como al resto de los pobres y los trabajadores, debería interesarles avanzar unitariamente en sus objetivos. Pero, ello será imposible si no se dota de condiciones para desarrollar el Estado Plurinacional con Autonomías.

¡CUANTA FALTA HACE DOTAR A LAS MASAS DE LA IDEOLOGIA REVOLUCIONARIA!. LA DERECHA SABE COMOAPROVECHAR ESTA FALENCIA DE LAS MASAS DESPREVENIDAS Y DESPROTEGIDAS.

Víctor Flores Álvarez

Sucre-26-Septiembre-2011