Bloqueadores enardecidos secuestraron hace unos minutos en Yucumo una camioneta que transporta alimentos y agua para los indígenas que marchan hacia La Paz. Los cabecillas de la horda pretenden apoderarse de los víveres y amenazan con incendiar el vehículo. El gobierno del MAS reiteró en las últimas horas que el bloqueo anti indígena en Yucumo es “pacífico”, y el Presidente defendió abiertamente esa medida extrema encabezada por los colonizadores de su partido.

Varios medios de prensa constataron este sábado que los colonizadores que bloquean la ruta cometen excesos e inclusive agreden a los viajeros, sobre todo a los indígenas del altiplano que intentan plegarse a la VIII Marcha Indígena, y a los grupos humanitarios que transportan alimentos y vituallas para los marchistas.

Al finalizar la tarde del sábado, una camioneta Toyota de color rojo que transportaba vituallas donadas por instituciones y personas particulares de La Paz fue secuestrada por los bloqueadores. El conductor del vehículo y su acompañante denunciaron que la caterva masista pretende hurtar los alimentos para luego incendiar la camioneta que pertenecería a una institución privada.

La Fundación Tierra informó ayer que los cabecillas del bloqueo obligan a la población de Yucumo a participar en el corte de ruta bajo amenaza de multas de hasta 150 bolivianos por persona o cortes de servicios básicos.

Un vecino de la zona Ballivián reveló que algunos dirigentes vecinales exigen una bolsa de cemento a quien no asista a la “vigilia”. Otra fuente denunció que el dirigente Adrián Lobera amenazó con cortar el suministro de luz y agua a quienes no apoyen el bloqueo.

“Los marchistas no están haciendo daño a nadie, están defendiendo lo que es suyo. No hay motivo para que bloqueen”, declaró un mototaxista al equipo de prensa de la Fundación Tierra.

El vicecoordinador de la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI) Tomas Huanaco Tito confirmó el viernes a la Agencia de Noticias Indígenas de Erbol que esa organización presentará una queja formal ante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas por el “acoso y amedrentamiento” de las hordas del gobierno de Evo Morales a los pueblos indígenas.

Huanaco denunció que el gobierno de Evo Morales contribuye a crear un clima de confrontación al no ordenar el desbloqueo inmediato del Puente San Lorenzo en Yucumo. “Para nosotros es un acoso a los pueblos indígenas, es un amedrentamiento, es crear paralelismo con los pueblos indígenas, es violencia contra los pueblos indígenas que están en la marcha”, lamentó el dirigente en declaraciones a Erbol.

“Pedimos clamorosamente como Coordinadora Andina que el señor Presidente asista a este diálogo de cara a cara con los marchistas de los pueblos indígenas. Pedimos a los ministros no falsear la información de la marcha, dejar la soberbia, porque ellos están cumpliendo una función pública a favor de todo el pueblo boliviano, los pueblos indígenas son parte de este pueblo”, clamó Huanaco.