La Fiscalía de Sao Paulo acusó el 13 de septiembre al líder de la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD) Edir Macedo y a otros tres de dirigentes de la congregación de origen evangélico por fraude, lavado de dinero y evasión de divisas entre 1999 y 2005. También fueron acusados el ex diputado Joao Batista Ramos da Silva, el obispo Paulo Roberto Gomes da Conceio y la directora financiera de la secta Alba Maria Silva da Costa, reportaron las agencias EFE y AP.

La secta IURD, también conocida por su slogan “Pare de sufrir”, fue fundada en 1977 en Río de Janeiro y hoy cuenta con miles de templos a lo largo y ancho del país, representaciones en más de 180 países, incluyendo todos los latinoamericanos y Estados Unidos. Su brazo político en Brasil es el Partido Republicano Brasileño, socio de la coalición que apoya a la presidenta Dilma Rousseff, con amplia bancada en la Cámara de Diputados.

Macedo y otros miembros de la secta han enfrentado acusaciones ante la justicia brasileña, y en también en Argentina, México y Perú, por estafa y lavado de dinero. La IURD sólo declaraba al fisco 10% de lo que recaudaba y enviaba el resto a paraísos fiscales y cuentas bancarias en Uruguay, Estados Unidos, Reino Unido y el Caribe. Entre 2003 y 2006, la IURD declaró haber recibido donaciones por cerca de 5.000 millones de reales (2.950 millones de dólares), pero ese valor podría ser muy superior.

Según la reciente acusación del fiscal Silvio Luis Martins de Oliveira, los pastores de la IURD estafaron a los fieles para obtener grandes cantidades de dinero que enviaban al exterior evadiendo impuestos. El dinero regresaba a Brasil en préstamos que se inverían en radiodifusoras, canales de TV y otros medios impresos, registrados a nombre de obispos y otros miembros de la secta. La IURD es dueña de la Rede Record, una de las cinco principales televisoras privadas en sistema abierto de Brasil.

El fiscal Oliveira informó que la secta extorsionaba a sus fieles con el “ofrecimiento de falsas promesas y amenazas de que el socorro espiritual y económico solamente alcanzaría a aquellos que se sacrificaran económicamente por la iglesia… Valores donados por fieles a la Iglesia Universal del Reino de Dios, en su mayoría personas humildes y de escasos recursos financieros, sufrieron una espuria ingeniería financiera para, al final, convertir (los valores) en participaciones de integrantes de la iglesia en sociedades financieras”.

Los abogados de la secta alegan que las acusaciones son “antiguas” y que ya fueron declaradas “no verídicas” por la justicia brasileña. “Estas denuncias que vienen así, con publicidad, son para crear un efecto mediático. Esa es una acción que es repetición de una que ya fue discutida por el Tribunal de Justicia de San Paulo. Es un asunto viejo, recalentado”, afirmó el letrado Antonio Moraes Pitombo. “Ninguno de ellos (alegatos) se confirmó en ningún procedimiento. Por el contrario, fueron refutados en los procedimientos que ya hubo en el pasado”, agrega Denisse Vaz, otro de los abogados.

El diario argentino La Voz del Interior reportó que la IURD posee más de 100 templos en la Argentina y cuenta con aproximadamente 500.000 seguidores. En la provincia de Córdoba existen 24 templos, según informa su sitio web oficial.

La IURD Argentina también estuvo en la mira en varias oportunidades. En 1996, el Juzgado Federal número 3, a cargo del juez Jorge Ballesteros los investigó de oficio por el supuesto delito de lavado de dinero, sin que se pudieran obtener entonces pistas concretas. En el año 2001 el programa “Telenoche Investiga” de Canal 13, realizó una cámara oculta donde se mostraba la trastienda económica de esta secta. Allí aparecían los pastores utilizando otro vocabulario cuando no estaban los fieles presentes, la manera como adquirían en un supermercado el “aceite de Israel” y la insistencia con que los pastores reclaman el diezmo a los fieles.