(La Protesta).- El XXXI Congreso de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB) que culminó el 11 de septiembre decidió conformar un instrumento político de los trabajadores para que luche por la Agenda de Octubre de 2003 y por el socialismo. El evento sindical reclamó la nacionalización de la minería transnacional sin compensación y resolvió apoyar a los marchistas del TIPNIS.


La delegación minera de Huanuni planteó un documento y la de Bolívar, otro. Al final se impuso el planteamiento de los mineros del Estado, que exigen la nacionalización inmediata de todas las minas en manos de privados sin el pago de suma alguna por concepto de indemnización ni compensación, y la necesidad de crear un instrumento político de los trabajadores.

“Los trabajadores mineros proclamamos que nuestra misión histórica, en el presente momento, es aplastar al capitalismo y a sus sirvientes nativos. Proclamamos que nuestra misión es la lucha por el socialismo y que el proletariado es el núcleo revolucionario por excelencia de los trabajadores bolivianos. Asumimos el papel dirigente de la revolución como genuinos representantes de los intereses nacionales. La alianza de obreros y campesinos con la gente pobre de las ciudades y con todas las fuerzas antiimperialistas y anticapitalistas es la garantía de la victoria”, indica el documento aprobado por mayoría.

La FSTMB ratifica la imposibilidad del desarrollo burgués en países atrasados. “La dominación de los países imperialistas sobre los países atrasados determinó la imposibilidad del desarrollo de la caduca burguesía industrial, para precautelar a los centros de poder industrializados y como forma de sometimiento permanente a las metrópolis capitalistas… Las lecciones de los gobiernos de Toro, Busch, Villarroel, la del régimen movimientista y hoy las falsas ‘nacionalizaciones’ en sociedad con las transnacionales que hace el MAS, continuando el saqueo de nuestros recursos naturales confirman este enunciado”.

Sobre el gobierno del MAS, el Congreso minero señaló que la apertura del régimen “a representantes del neoliberalismo marcaron el viraje hacia posiciones reformistas, abandonando los objetivos por los cuales el pueblo había luchado contra el neoliberalismo en 2003 y 2005… Las masas oprimidas en el país tenemos claramente identificados a nuestros enemigos: las transnacionales saqueadoras (imperialismo), los latifundistas, los grandes empresarios vende-patrias, los politiqueros de los partidos burgueses tradicionales, pero esta claridad de visión se ha visto en la última época ofuscada por la labor confusionista del reformismo y la burocracia sindical, controlada por el MAS, que se empeñó en sembrar ilusiones sobre la posibilidad de transformar el país (refundar Bolivia), acabar con el hambre, la miseria, la desocupación, la discriminación social y racial, etc, a partir de reformas jurídicas al aparato del Estado Burgués sin tocar para nada el basamento económico sobre el que se asienta la opresión imperialista y la explotación burguesa”.

El documento minero añade que para cumplir su misión histórica, “los trabajadores debemos contar con formas propias de organización: los sindicatos, el Instrumento Político de los Trabajadores como la dirección política revolucionaria del frente antiimperialista y anticapitalista. Contamos con nuestras propias banderas de lucha ideológica y con nuestros propios métodos de combate que conducen a la conquista de nuestro propio gobierno, que por ser el gobierno de los trabajadores, campesinos y capas medias pobres será el gobierno más auténticamente nacional del país”.

Miguel Pérez, representante de la estatal minera Huanuni, fue elegido como nuevo secretario ejecutivo de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB) en reemplazo de Guido Mitma. Ante la presión de los delegados del sector privado, que tuvo la mayor representación en el congreso, se crearon tres secretarías generales que sumaron a la existente. Esas carteras son ocupadas por dirigentes de la minería privada.

Entre las carteras principales fueron elegidos como primer secretario general, David Ramos (Porco); segundo secretario general, Edwin Ilasio (Bolívar); tercer secretario general, Joaquin Mamani (Vinto), y como cuarto secretario general, Francisco Montaño, también de Huanuni.

Como secretarios de Relaciones fueron elegidos Julio Olivares de Vinto y Juan Rocha de la mina Bolívar. Como secretario de Hacienda fue elegido Cristóbal Dacota del Sindicato Mixto de Inti Raymi. Mientras que en la Secretaria de Conflictos fueron elegidos Justo Calle (Comibol La Paz), Edgar Mejía (Huanuni), Hilarión Poma (Bolívar), Rodolfo Flores (Vinto) y Eusebio Paucara (Chilcobija). Como secretario permanente de la FSTMB fue elegido Emilio Choque de San Lorenzo. El Comité Ejecutivo completa con otros nombres más, ya que se compone de 40 miembros.

Plataforma de lucha internacional

1. Unidad de todos los trabajadores del mundo para luchar por la liquidación del Imperialismo, capitalismo y el neoliberalismo.

2. Lucha unitaria de los obreros y pueblos del mundo por la implantación del Socialismo como la única forma de evitar la degeneración y barbarie de la Humanidad.

3. Rechazo y condena a la estrategia del capitalismo para superar su crisis en base al despido masivo, rebaja de salarios y sobrexplotación de los trabajadores.

4. Unidad de los trabajadores y pueblos del mundo para rechazar las intervenciones imperialistas contra los pueblos que luchan por su liberación.

Plataforma de lucha nacional

1. Unidad de los trabajadores y pueblo boliviano para la lucha por las Agendas del 2003–2005 e implantación del Socialismo a la cabeza de los trabajadores, campesinos y clase media empobrecida.

2. Conformación del Instrumento Político de los Trabajadores como organización política para ejecutar la propuesta histórica y revolucionaria del pueblo boliviano.

3. Nacionalización de las empresas transnacionales privadas y de la minería mediana respetando la estabilidad laboral, categorías salariales, conquistas sociales y sin paralización de operaciones.

4. Imposición del Control Social colectivo de los trabajadores como forma de evitar la burocratización y corrupción de las empresas estatales y privadas.

5. Lucha salarial en base a la canasta familiar elaborada por la Central Obrera Boliviana.

6. Rechazo y condena a toda forma de avasallamiento a las empresas mineras en operación y producción.

7. Rechazo a cualquier intento de despido y desconocimiento a las conquistas laborales y sociales en cualquier empresa minera del país.

8. Lucha contra el desempleo y contra el trabajo precario sin condiciones de seguridad industrial y social.

9. Rechazo a las leyes impuestas por el gobierno sin consenso de los trabajadores y en franco desconocimiento al Acuerdo entre COB y Gobierno.

10. Lucha por la industrialización y diversificación de nuestros recursos naturales, especialmente mineros.

11. Lucha por la Reactivación del Aparato Productivo en manos del Estado.

Plataforma de lucha sindical

1. Unidad de los trabajadores bolivianos a la cabeza de su organización matriz la Central Obrera Boliviana, respetando sus principios, documentos y estatutos.

2. Preservar la Independencia de Clase de los trabajadores y sus organizaciones sindicales en relación a los gobiernos burgueses y reformistas pro burgueses, no significando la independencia de clase como neutralidad política.

3. Rechazo y condena al sindicalismo amarillo, propatronal y ratificación del sindicalismo revolucionario establecido en los Estatutos y Principios de las organizaciones matrices y de base.

4. Rechazo a toda forma de prorroguismo y acaparamiento de cargos, debiendo la FSTMB organizar una Escuela permanente de Formación de cuadros que tenga como objetivo la generación y renovación de dirigentes sindicales revolucionarios.