La Habana, (PL).- La formación de jóvenes en oficios que coadyuven a la restauración de obras con valor patrimonial guía los pasos de la escuela taller Gaspar Melchor de Jovellanos, en la capital cubana. El centro surgió en 1992, a raíz de un convenio suscrito entre la Agencia Española de Cooperación Internacional y la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, y en 2003 pasó a ser patrocinada únicamente por esta última.

Su director, el ingeniero civil Eduardo González, refirió a Prensa Latina que en sus inicios la primera unidad docente contó con un formato de 90 alumnos y unas 10 especialidades, pero las aspiraciones apuntaban a lograr la masificación de esta experiencia.

Luego, cuando la Oficina asumió completamente la dirección, consolidó la idea de un sistema de escuelas que alcanzara un total de cuatro centros con un pronóstico de 600 alumnos de matrícula.

Actualmente unos 400 estudiantes reciben los conocimientos necesarios para ejercer como albañiles, carpinteros, plomeros y electricistas, entre otros, en tres unidades docentes distribuidas por la zona más antigua de La Habana. También resaltan las labores en yeso y en piedra (cantería), la forja (herrería), la pintura mural y de construcciones, la arqueología y la jardinería, igualmente impartidas en la escuela.

González señaló que existe una cuarta edificación, la cual en estos momentos se repara para acoger especialidades como las dedicadas a la cerámica, los mosaicos y la forja artística -esta última, el trabajo decorativo o constructivo del metal.

Docencia y producción

Los directivos de la Gaspar Melchor buscan que los talleres posean capacidad docente, pero también productiva, de modo que los alumnos aprendan mientras trabajan, asociados a obras en ejecución dentro del mismo entorno. A la vez, el nivel de egresados aumenta con el paulatino fortalecimiento del sistema, subrayó González, quien aludió al proyecto asimismo como una opción de capacitación y empleo para jóvenes desvinculados del estudio y el trabajo.

El curso alcanza los dos años y durante ese periodo se imparten en cada una de las fases o semestres los conocimientos necesarios, tanto teóricos como prácticos, para obtener el diploma de Obrero Calificado en Restauración de la especialidad solicitada.

De acuerdo con fuentes de esa institución, el título que otorga la escuela está homologado por el Ministerio cubano de Educación, lo que permite al egresado acreditar su calificación en todo el territorio nacional.

Por otra parte, la Escuela Taller de La Habana, como parte del sistema de la Oficina del Historiador de la Ciudad, puede ofrecer a los jóvenes que cursan estudios la garantía de una oferta laboral al final del periodo formativo. El proyecto cuenta con amigos y colaboradores en el mundo, entre ellos, representantes de territorios españoles como Toledo y el País Vasco.

Participación integral

Los frutos, mientras tanto, no se han hecho esperar, y desde su fundación hasta la fecha, los alumnos de la institución han participado en más de 100 obras emprendidas en el Centro Histórico de La Habana y en otras localidades de la capital.

Estas intervenciones se realizan de manera integral, es decir, participan todos los talleres, o por especialidades, y acompañan el trabajo de empresas especializadas, resaltó González.

Algunas de esas obras son el Palacio de los Capitanes Generales, construcción emblemática de la arquitectura colonial de la segunda mitad del siglo XVIII, y la Plaza de Armas, la primera construida en la urbe.

Los estudiantes apoyan la elaboración de tarjas conmemorativas y la colocación de bustos como el de Tiradentes, Ramón Emeterio Betances, Juan Pablo Duarte, Santiago Ramón y Cajal, Emiliano Zapata y Agustín Lara.

El centro, que debe su nombre al poeta y escritor español Gaspar Melchor de Jovellanos (1744-1811), aúna los propósitos humanistas y sociales con los de la cultura y el rescate del patrimonio, una máxima de la Oficina del Historiador de la urbe.

El Centro Histórico de La Habana, que absorbe la mayor parte de las labores del alumnado, ha merecido reconocimientos dentro y fuera de la nación, entre ellos el de Patrimonio de la Humanidad, conferido por la UNESCO, y sus obras de rehabilitación han sido igualmente premiadas.

* Periodista de la Redacción Nacional de Prensa Latina.

****

Cuba: En vigor acuerdos para continuar flexibilizando trabajo privado

Los acuerdos adoptados en mayo pasado por el Consejo de Ministros cubano para continuar flexibilizando el trabajo por cuenta propia ya entraron en vigor, divulgó hoy aquí el diario Granma.

El periódico refirió la publicación en el sitio digital de la Gaceta Oficial de la República de Cuba de los números extraordinarios 28 y 29, donde están contenidos los decretos-leyes y las resoluciones correspondientes.

De esta forma, se elevan a 181 las actividades aprobadas para esta alternativa de empleo, al incluirse las de granitero, agente de seguro y organizador de servicios integrales para fiestas de quince, bodas, etc. Asimismo, precisó el rotativo, la modalidad de carretillero asume la denominación: carretillero o vendedor de productos agrícolas en forma ambulatoria.

Mediante el Decreto-Ley 284 modificativo del 278, se extiende a 10 años el pago retroactivo de la contribución a la seguridad social -hasta ahora debía efectuarse en dos. Además, quedan “exonerados de la obligación de afiliarse al régimen especial de seguridad social, la trabajadora de 60 años o más de edad y el trabajador de 65 años o más de edad”.

Según la Resolución 299, del Ministerio de Finanzas y Precios (MFP), se procederá a las devoluciones de las cantidades pagadas por concepto de la Seguridad Social a las mujeres y hombres que, con estos requisitos de edades y siendo cuentapropistas, soliciten desvincularse de dicho régimen especial.

En el caso del Impuesto por la Utilización de la Fuerza de Trabajo, la Resolución 298 del MFP exime del pago por las obligaciones generadas a partir del mes de julio y hasta diciembre de 2011, a los cuentapropistas por los cinco primeros trabajadores contratados.

A su vez, la Resolución 33 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social autoriza la contratación de trabajadores en todas las actividades, señaló el diario. Otra de las modificaciones vigentes es la rebaja de la cuota mínima mensual del impuesto por el alquiler de habitaciones.

También se incluye la posibilidad de que los elaboradores vendedores de alimentos y bebidas mediante servicio gastronómico (paladares) posean 50 capacidades, 30 más que las anteriormente permitidas.

Las Gacetas que contienen estas disposiciones pueden consultarse en la página digital http://www.gacetaoficial.cu/, informó el texto.