Las transacciones de compra y venta de vehículos, inmuebles y otros bienes y servicios por sumas superiores a 50 mil bolivianos deberán realizarse necesariamente en bancos y entidades financieras para que tengan validez fiscal, comunicó el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN).

En enero de 2011 el SIN determinó que las transacciones comerciales de bienes y servicios por valores superiores a 50 mil bolivianos ya no podrán realizarse en efectivo, y para que tengan validez fiscal necesariamente deberán utilizar cheques, tarjetas de crédito y débito o un medio fehaciente autorizado por la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI).

La nueva disposición –sustentada por Decreto 772 del 19 de enero de 2011 que modifica el numeral 11 del artículo 66 de la Ley N. 2492 del Código Tributario– fue incorporada a la Ley Financial N. 62 y entró en vigencia en marzo de este año.

La norma establece que las entidades bancarias deben registrar las transacciones comerciales, ya sea con el uso de cheques, tarjetas de crédito, cuentas corrientes o “a través de un pago fehaciente, en el marco de los que establece la Ley Financial 2011”, explicó el presidente del SIN Roberto Ugarte.

A partir de ahora, cualquier tipo de compra debe justificarse con una factura o un documento bancario fehaciente. El SIN no reconocerá crédito fiscal a vendedores o compradores que realicen transacciones por montos superiores a 50 mil bolivianos sin respaldo financiero. Este mecanismo permitirá al SIN identificar a vendedores y compradores que suelen declarar montos mínimos por sus compras con el objetivo de reducir sus obligaciones tributarias o evadir impuestos.

Este año el SIN puso en marcha un Plan Estratégico de la Administración Tributaria que contempla estrictas medidas de control y fiscalización del pago de tributos, sobre todo del Impuesto al Valor Agregado (IVA), el Impuesto a las Transacciones (IT) y el Impuesto sobre las Utilidades de las Empresas (IUE), que representan el 87% de la recaudación total.

En febrero de 2011 el SIN intensificó los operativos de control en la emisión de facturas en todo el país y endureció las sanciones para los evasores. Por ejemplo, se busca con lupa a los negocios o empresas grandes indebidamente inscritas en el Régimen de Tributación Simplificado (RTS) con el fin de evadir el pago de impuestos, como por ejemplo tiendas de computadoras, electrodomésticos y equipos electrónicos. Sólo pueden pertenecer a la categoría de RTS los vivanderos, artesanos y comerciantes minoristas que operan con un capital menor a 37 mil bolivianos y que venden productos valuados entre 250 y 500 bolivianos.

El mayo de 2011 el SIN inició la inscripción digital en el Padrón Biométrico de todos los sujetos pasivos que realizan actividades económicas gravadas y los contribuyentes activos inscritos en el Padrón Nacional de Contribuyentes (PNC), los cuales obtienen un certificado, un Número de Identificación Tributaria (NIT) y una tarjeta de acceso a la Oficina Virtual.

El nuevo Padrón Biométrico Digital permitió aumentar progresivamente el número de contribuyentes identificados por un NIT. De enero a julio de 2011, el PNC creció 16,4%, sobre todo en la categoría Régimen General (18,2%). En la actualidad figuran en los registros del SIN 280.521 contribuyentes activos, de los cuales 236.716 pertenecen al Régimen General, 36.758 al Régimen Simplificado, 3.414 al Régimen Integrado y 3.633 al Régimen Agrario Unificado.

Los bolivianos pagan más impuestos

Las recaudaciones tributarias en el período 2006-2010 crecieron en más del 170% con respecto al quinquenio 2000-2005. En 2010 las recaudaciones tributarias en Bolivia sumaron 21.181 millones de bolivianos, 11,4% más que en 2009 (19.016 millones).

El año pasado, el departamento de La Paz contribuyó el 39% del total recaudado por el SIN, seguido por Santa Cruz (38,9%); Cochabamba (10%) y Potosí (6,5%). Los 15 principales contribuyentes del país pagaron 5.300 millones de bolivianos en impuestos, entre ellos la Cervecería Boliviana Nacional (CBN), Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), la Empresa Minera San Cristóbal, la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTEL) y otras firmas petroleras.

En el primer semestre de 2011, el SIN recaudó 14.544 millones de bolivianos,27% más que en 2010. La mayor parte de las contribuciones (66,6%) se concentró en los departamentos del eje central: La Paz (4.614 millones de bolivianos), Santa Cruz (4.144 millones) y Cochabamba (934,1 millones).

Solo 21 empresas públicas y privadas de La Paz aportaron 7.492,2 millones de bolivianos por concepto de tributos, el 51,5% de lo recaudado en el primer semestre de 2011. YPFB pagó 5.107,9 millones de bolivianos; la CBN, 660, 7 millones; Nuevatel PCS, 309,9 millones; y Telefónica Celular de Bolivia, 288,1 millones. La Corporación Minera de Bolivia aportó 244,9 millones de bolivianos; ENTEL, 230,4 millones, y Embotelladoras Bolivianas Unidas, 110,3 millones.

En el primer semestre del año destacó el aumento de las recaudaciones por concepto de IUE (32%), como resultado del crecimiento de las utilidades de los sectores minero (352%) y petrolero (44%), y también del comercio (29,2%) y entidades financieras (26,2%).

El Impuesto al Consumo Específico (ICE) registró un notable incremento de 23%, debido principalmente al aumento de la alícuota fija y al crecimiento del comercio de bebidas alcohólicas. La ley de alícuotas adicionales del ICE fue promulgada el 15 de diciembre de 2010 y reglamentada mediante Decreto Supremo el 22 de diciembre.

Las alícuotas adicionales del ICE que se aplican a las bebidas alcohólicas y cigarrillos permitieron recaudar 15,4 millones de bolivianos adicionales desde el 1 de enero hasta el 27 de mayo de 2011.

Con datos de ABI.