(Comisión de Comunicación de la Marcha).- A 19 días de partida la VIII Marcha Indígena de Trinidad, cientos de marchistas esperaban ayer la llegada de cinco ministros del gobierno de Evo Morales. En el terreno de la Universidad de Beni, donde paran las y los indígenas, no hay espacio para un camping más, clavados en el suelo polvoriento.

A la sombra de los motacuces –al lugar le dicen El Motacuzal- se repartían pedazos de una vaca, se los ponía al fuego, otros aprovechaban la aparición de una tele de 15 pulgadas, alimentada por el cable que bajaba de una palmera, para ver el partido de Argentina versus Venezuela. Terminado este juego, empezó la conferencia de prensa del Vicepresidente Álvaro García Linera, para dejar en claro que irremediablemente –según el gobierno- la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos pasará por medio del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

García Linera dijo que no se la puede desviar por uno de sus costados, porque es una zona montañosa, ni por el otro, porque el suelo es muy húmedo. Así reforzó lo dicho el día anterior por el Presidente Morales. El televisor estaba rodeado por un centenar de indígenas que se preguntaban entonces qué vendrán a negociar los ministros -que ya estarían recién aterrizados en San Borja.

El encuentro fue a la sombra de los árboles, con banderas, pancartas de las centrales y regionales indígenas atadas a las ramas. Al principio, tomaron la palabra una decena de indígenas. Un reclamo común fue el de recibir un pedido de disculpas de parte del gobierno nacional, luego de que formulara multitud de acusaciones contra los dirigentes y los casi dos mil marchistas en las últimas semanas: que la Octava Marcha Indígena es financiada por el gobierno de Estados Unidos, por empresarios, por ONG, hasta por las Naciones Unidas. Un pedido de disculpas público era la condición de las y los indígenas para comenzar a preparar el diálogo.

En sus participaciones, las y los marchistas pudieron despacharse sobre lo injusto de esas acusaciones, permanentemente realizada por el gobierno a través de los medios del Estado Plurinacional, así como espacios pagados en medios privados. Los ministros de la Presidencia Carlos Romero; de Obras Públicas Walter Delgadillo; de Producción Teresa Morales; de Medio Ambiente Mabel Monje; y de Justicia Nilda Copa fueron reprendidos durante aproximadamente dos horas por toda la concurrencia, que exigió la rectificación de todas las calumnias vertidas en los medios de comunicación. Finalmente, se acordó que los ministros presentarán todas las evidencias en su conocimiento para justificar sus acusaciones, sobre todo contra los dirigentes de la marcha.

Las intervenciones de las y los indígenas fueron aquí transcriptas en su totalidad, para no cercenar ninguno de sus reclamos ni propuestas.

Walberto Baraona, mallku de Medio Ambiente del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (CONAMAQ)

“Ustedes (a los ministros) en el Estado Plurinacional deben demostrar lo que han hablado. Señor Romero: usted en muchas oportunidades se ha dirigido a la población y ha dicho que los indígenas estarían financiados por USAID, por intereses políticos. Usted tiene que justificar a la población, diciendo ‘aquí está el documento’. Señora ministra Morales, pensamos que usted era hermana de Evo Morales porque en anteriores días, cuando usted vino a nosotros, claramente le hemos dicho ‘la decisión de marchar o no es de todos los marchistas, no solamente de los dirigentes y las autoridades’. Usted debe justificar en este momento qué dirigentes han hecho escapar a los marchistas (de Puerto San Borja). Queremos decir que un medio de comunicación, el canal 7, que dicen todavía es el canal de los pueblos del Estado Plurinacional, la Red Patria Nueva, a favor del gobierno, ambos han mal informado, diciendo que estos marchistas están financiados por USAID, por ONG.

Los ministros deben justificar estas acusaciones ante los medios de comunicación. Hermana ministra de Justicia, ahora nos estás viendo, ahora debe investigarse y ponerse las sanciones correspondientes, como ordena la justicia. Debe haber sanción no solamente para algunos que son parte de una política, sino para todos los que han vulnerado la Constitución Política del Estado, las normas internacionales y nuestros procedimientos propios, que merecen respeto.

Aquí dominamos a través de nuestras bases: ni un dirigente puede dictar ni un reglamento ni un mandato, eso siempre se hace mediante la consulta, mediante las propias normas. Eso debe respetar el gobierno. Son ustedes funcionarios para nosotros, no son autoridades para nosotros. Pero si hicieran bien, nosotros los podríamos respetar. Hasta ahora no lo han demostrado de esa manera.

En un Estado Plurinacional mal llamado ¿de qué sirve que se haya hablado en una cumbre mundial de los pueblos de defender a la Madre Tierra, de defender el medio ambiente? Ese mandato se ha dado a nivel internacional y nacional. Pero ahora este gobierno se está desenmascarando, hermanos prensas, para que se sepa: este es un gobierno explotador de nuestros recursos naturales, un gobierno violador de nuestros derechos propios, y esto no vamos a permitirlo.

Señores: tiene que saberse a nivel internacional, nacional, por eso nos decían hace unos meses ‘los problemas internos no tiene que salir hacia afuera’, los compañeros Interculturales (la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales de Bolivia -CSCIB) y las Bartolinas (Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia ‘Bartolina Sisa’ -CNMCIOB ‘BS’) porque según ellos no tiene que saberse si acá adentro hay violación a los derechos de los indígenas.

Para estas organizaciones, en dos días o en un minuto tienen la solución, pero para los pueblos indígenas, en 18 días de caminata nunca han ido a un lugar a atender nuestros pedidos con una buena intención ¿Será que es posible, hermanos, que todos los ministros convocados no se pueden sacar dos días para venir? ¿Será justificable para nosotros quedarnos aquí, porque estaríamos entonces descansando? Muchas preocupaciones tenemos dentro de nuestro territorio. Pero todo eso lo vamos a aclarar. Hermanos y hermanas, creo que aquí el diálogo tiene que ser en público, para que ustedes sepan, para que la prensa se entere. No vamos a permitir ya las violaciones de la Constitución Política del Estado ni de la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU”.

Melva Hurtado Áñez, presidenta de la Central de Mujeres Indígenas de Bolivia (CMIB), del pueblo Moré

“A los señores ministros que han venido en esta comisión, decirles de parte de las mujeres de la regional CMIB, que no queremos que se instale el diálogo mientras no pidan disculpas de todas las ofensas que han hecho a los marchistas. Las mujeres indígenas también queremos que se respeten esos derechos y que pidan disculpas aquí, en delante de todos los marchistas. Porque es mucha la ofensa que han hecho hacia las mujeres, diciendo que las mujeres éramos utilizadas, que estábamos marchando y no deberíamos.

¿Cuándo se interesaron por las mujeres? ¿Cuándo se interesaron por las mujeres en las comunidades? ¿Ustedes saben cómo vivimos nosotras en las comunidades? ¿Ustedes saben si nos llega un tarro de leche, allá en nuestras comunidades, para nuestros niños? Aquí nadie nos está utilizando, estamos aquí para defender nuestros derechos como mujeres. Para defender nuestro territorio y pensábamos que a la ministra, siendo mujer, que creo que también es madre o tiene hijos ¿cómo no le va a doler el corazón de ver a esos niños que están sufriendo? Y que sufren no solamente aquí, en la marcha, sino que sufren en todas las comunidades, en todos los territorios.

Y sí, nos sentimos bien ofendidas con las palabras del Presidente, cuando dijo (a sus bases de El Chapare) que hay que enamorar a las mujeres indígenas del TIPNIS. Nosotras nos somos cualquier objeto ni estamos para que se burlen de nosotros. De un presidente indígena nunca hubiéramos pensado que se burlaría así de las mujeres indígenas. Estas mujeres que le dieron el voto, que trabajaron porque pensábamos que iba a ser un proceso de cambio bueno para los pueblos indígenas, y trabajamos mucho para darle el voto al señor Presidente ¿y es con esto que nos paga? ¿Con no atender nuestras demandas, con querernos quitar nuestro territorio? Eso no lo vamos a permitir, primero vamos a morir antes que ser esclavos de los colonizadores”.

Celso Padilla Mercado, mburuvicha guasu de la Asamblea el Pueblos Guaraní (APG)

(Saludó en guaraní) “Es importante empezar con un antecedente. No es nada extraño para nosotros que hasta este momento el gobierno pueda desconocer la estructura orgánica en que existimos los pueblos indígenas. Tenemos autoridades indígenas en el gobierno, pero con una ideología, una visión diferente. Yo quiero expresar, y esto tiene que ser para los cinco (ministros), quiero hablar a nombre de los mártires, de los grandes líderes indígenas. Podemos empezar hablando de Bruno Racua, un tacana; Pedro Ignacio Muiba, un mojeño, también un líder guaraní, Apiaguaiki Tumpa. También hemos visto en esta Octava Gran Marcha de los 36 pueblos indígenas de tierras bajas y altas.

Cuando se cumplía los cuatro días de marcha hemos perdido también a un joven, de repente todos hemos salido con ansia, con una inspiración, con una esperanza, en busca de nuestras autoridades ¿Cómo es posible que hoy en día vamos a seguir exponiendo a nuestros hermanos a muchos riesgos, como pasó con el joven Pedro Moye, quien perdió la vida el domingo 21 a la madrugada, producto de un accidente? De esa forma hemos arriesgado la vida cada uno de nosotros, simplemente para buscar que se respeten los derechos de los pueblos indígenas.

Es importante enfatizar la presencia de los niños que están con nosotros- queremos indicar que a finales de 1800, cuando Apiaguaiki Tumpa estaba en el vientre de su madre, el pueblo Guaraní estaba en lucha contra los hacendados, los ganaderos terratenientes de la regiones del Chaco. Ellos comenzaron a someter a los guaraníes, a los hombres, para poder esclavizarlos en su propia tierra. Una noche se dirige un hacendado a la casa de los padres de Apiaguaiki y lo estrangula al padre en su propia casa, cuando apenas la mujer logra escapar por una hendija, todavía Apiaguaiki estaba en el vientre de su madre. Luego, cuando nace quedaba solamente su madre para protegerlo, pero ya estaba la persecución, siempre fue la lucha por la tierra y el territorio. Apenas tenía 6 años Apiaguaiki Tumpa cuando pierde a su madre, porque la persecución de los hacendados seguía. En delante de Apiaguaiki la agarraron a su madre y la degollaron. Él se arrimó al más anciano desde entonces y veía cómo los hacendados cortaban el cuello a los hombres y mujeres. La intención era acabar con el pueblo Guaraní.

Han pasado 119 años de lucha (desde la batalla de Kuruyuky, cuando fue eliminado el Tumpa), pero el problema sigue siendo el mismo, es la búsqueda de la Tierra Sin Mal. El Yvy Mara Ñey, donde podamos vivir en paz, donde podamos compartir en armonía entre todos, construir una sociedad verdadera, una sociedad que integre, una sociedad que refleje la intra e interculturalidad. Como se caracteriza a Bolivia hoy en día. En los 119 años de lucha que llevamos el pueblo Guaraní ¿cuándo se habló de un Movimiento Al Socialismo? ¿Cuándo hemos pensado que un indígena algún día iba a gobernar Bolivia? Pero ya existía la organización.

La marcha de 1990 es muy diferente a la lucha o plataforma de hoy. En ese momento, en aquellos tiempos, eran gobiernos de derecha, gobiernos no indígenas, gobiernos anti indígenas. El pueblo Guaraní participó con una lista de 25 marchistas por esta misma ruta. Pero era buscando que los gobiernos reconozcan a los pueblos indígenas. Pasaron 21 años. Ahora ya podemos hablar de que no solamente es un reconocimiento. En 2006, con la asunción del gobierno de Evo Morales, lo que le corresponde es hacer cumplir ese reconocimiento de hace 21 años. No es que este gobierno reconoce los derechos de los pueblos indígenas: 21 años pasaron ya que somos reconocidos y estamos dentro de la Constitución.

Lo que tenían que hacer el Presidente Morales y todos sus ministros era respetar esos derechos constituidos ¿qué cuesta? ¿Acaso es pedirle un favor al gobierno de ahora? Lo que nosotros buscamos es que se apliquen verdaderamente esos derechos de nosotros. Yo creo que ahora, en este momento, la demanda y la integración de los 34 pueblos más el CONAMAQ, que ahora está con nosotros, es realmente un momento de reflexión, un momento de despertar de ese silencio. Es momento de pararnos un rato y mirar hacia atrás, son seis años de gobierno a la cabeza de Evo Morales, muchos ministerios han desaparecido del gobierno porque dijo el Presidente Morales ‘no son necesarios esos viceministerios acá en este gobierno, para eso estoy yo como indígena’. Nosotros, muy confiados, hemos aceptado eso, pero nos hemos dado cuenta de que existió la ley del silencio. Que era delito organizar un bloqueo, que era delito organizar una marcha, que era delito organizar una huelga de hambre. Porque ‘no hay que hacerle daño a un gobierno indígena’.

Así nos hicieron creer, durante seis años hemos sido realmente nosotros tolerantes, pacientes, pero también inteligentes, dando una oportunidad a un indígena campesino para que nos pueda guiar y nos pueda acercar y nos pueda dar esa búsqueda de la Tierra Sin Mal, el Yvy Mara Ñey. Eso es también producto de la búsqueda, de una lucha de los pueblos indígenas. El año 90 era justamente la búsqueda de la consolidación de la tierra y el territorio con dignidad. Eso significaba que todos los bolivianos y bolivianas necesitaban tener un espacio donde puedan pues estar en armonía con la naturaleza. Y esa armonía la encontramos en el territorio.

Han pasado 21 años. Resulta que en 1996 nuevamente se hace otra movilización del oriente, ya para pedir al gobierno de turno que se pueda consolidar la tierra a través de un saneamiento de la Tierra Comunitaria de Origen (TCO). Quienes la iniciaron fueron los de oriente, esa es una construcción, ese es un aporte de todos los indígenas que estamos acá para poder aportar y preparar la llegada del presidente Evo Morales.

En 2002 nosotros hemos sido ofendidos por la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) cuando nosotros organizamos una marcha de Caracollo a la ciudad de La Paz, pidiendo la Asamblea Nacional Constituyente. Los campesinos dijeron ‘estos indígenas están locos ¿cómo van a cambiar una Constitución que tiene más de cien años. No puede ser, no puede darse eso’. En 2008 se logró ya una Constitución. Se ha podido hacer realidad esa búsqueda, esa Construcción. ¿Acaso el gobierno del Presidente Evo Morales agradece al oriente, a la Amazonía y al Chaco que nosotros hemos sido parte de esa construcción? ¿Acaso conoce por lo menos?

Nosotros hemos pedido una Asamblea Constituyente pero también la hemos defendido en 009, para que se pueda aprobar la Constitución. Esto hemos ido a aprobar con una marcha de Caracollo hasta la plaza Murillo, la Constitución plurinacional. Señores ministros ¿se olvidaron? Aquí está pues lo plurinacional, aquí están las 36 plurinacionalidades. Esto ha hecho líder al Presidente Morales, hemos sido nosotros nombrados a nivel nacional e internacional y gracias a nosotros el Presidente Morales es llamado ‘el líder del mundo defensor de lo Madre Tierra, de los Recursos Naturales, de los derechos de los pueblos indígenas’.

Yo vengo participando desde 2010 para encarar las verdades en el Foro Permanente (sobre Cuestiones Indígenas, de la ONU) de Nueva York. Deben saber los que han ido a Nueva York, es fácil hacer un informe y decir ‘Bolivia es referente, es líder, representa los derechos de los pueblos indígenas’, pero solamente eso va pintado con una pluma, un papel, y hacen creer a más de 100 países que Bolivia es respetuoso de los derechos de los pueblos indígenas.

Ahora llevamos 19 días de una movilización que no era necesaria. Yo quiero decirles y recordarle a los presentes ¿acaso no se ha llamado cinco veces al diálogo al Presidente Morales para poder agotar el diálogo y nos pueda atender las demandas? ¿Qué ha hecho el Presidente? ¿Dónde ha estado el Presidente?

– ¡No ha venido!

-¿Dónde estaban sus ministros? Realmente yo creo que a partir del 15 de agosto hemos sido claros y todos los medios deben saber esto: para nosotros este es el primer intento de diálogo. Es bastante falso decir ‘es la sexta vez que nosotros intentamos el diálogo’. Señores ministros, ustedes van a tener la oportunidad de justificar cuál es la primera y cuál es la quinta, porque ustedes creen que es la sexta vez. Nosotros queremos ser claros: siempre hemos estado dispuestos a dialogar con ustedes, pero la verdad el trato que ustedes nos han dado es realmente inolvidable. Queremos decir que el MAS, usted sabe el maltrato que nos dieron, señor ministro, en San Ignacio de Moxos. Al ingreso trataron de secuestrar a las máximas autoridades de las regionales, cuando ustedes (los ministros) ya se encontraban en San Ignacio de Moxos. Estaban totalmente cerradas las tiendas, para que no se pueda vender nada a los marchistas, también queremos dar a conocer que nos cortaron el agua, la luz, prohibieron a las postas y a los hospitales atender a los enfermos de la marcha. Yo le pregunto a ustedes ¿eso es el proceso de cambio que ofrece el gobierno? ¿Eso es respetar los derechos de los pueblos indígenas? ¿Y qué dice la prensa? ¿Están dando a conocer la verdadera realidad, la actitud, el comportamiento de este gobierno?

– ¡Tiene miedo la prensa!

– Deberíamos poder sentarnos amigablemente, poner las dos propuestas ahí en la mesa. El gobierno, si tanto insiste en hacer un proyecto que va a traer mucho desarrollo al país ¿por qué no pone en la mesa la propuesta? ¿Por qué no llama a los pueblos indígenas, si tanto dice que el gobierno obedece a los pueblos indígenas? ¿Cuándo nos ha consultado sobre todos los decretos, todas las leyes que se están haciendo a espaldas de los pueblos indígenas?

Quiero rescatar las palabras del ministro Delgadillo, cuando dijo que primero tenemos que establecer las condiciones del diálogo. Pero a esas condiciones no las da el gobierno, las vamos a dar nosotros, como marchistas. Son 19 días y esta condición tiene que estar de acuerdo a la carta que han llevado al Presidente. Nosotros en Puerto San Borja hemos acordado con ustedes para poder preparar el diálogo, posteriormente instalar el diálogo, pero con el compromiso de que estarían 10 ministros. Usted dirá que hay falta de voluntad de parte de los marchistas para instalar el diálogo. Estamos acá en un territorio indígena y estamos aquí gozando de una sombra que es natural, no podemos nosotros esperar más condiciones.

Hemos sido claros en una nota, donde decimos que nosotros podemos reunirnos aquí, que nadie puede impedir la participación en este diálogo de las y los hermanos. Las autoridades estamos acá con un mandato, pero también nos acompañamos con cada uno de ellos muy responsablemente. Ya han perdido la confianza en el gobierno, porque nos ha mentido suficientemente, es por eso que quieren escuchar. Ellos solo van a escuchar. Aquí hay una comisión política, a la cabeza de los presidentes de las regionales. Vamos a debatir la plataforma, la propuesta que tenemos cada uno. Las condiciones para nosotros están dadas, pero quisiera que primero la comisión garantice que los demás ministros pueden estar.

El primer punto no puede ser hablando si no está el Ministro de Hidrocarburos. No podemos empezar los demás puntos si no está la Ministra de Desarrollo Rural y Tierras. Vamos a tocar el tema de Educación, el tema de Salud y también estamos exigiendo la presencia del Viceministro de Tierras y el INRA (Instituto Nacional de Reforma Agraria).

Como usted verá, señor ministro Carlos (Romero), este humilde pueblo es formado bajo un principio y valor. Aquí le hemos demostrado en nuestros actos que todavía somos la reserva moral y por eso estamos orgullosos ¿Acaso ha recibido agresiones físicas? Nosotros queremos creer en ustedes como gobierno, porque ustedes se deben a nosotros. De repente dirán ustedes ‘pero si ustedes no nos han dado ni un voto, hemos sido elegidos por Evo Morales’. Por supuesto, pero ¿quién le ha dado el voto a Evo Morales? Entonces yo creo que debemos trabajar uno para todos y todos para uno. Queremos que los ministros nos garanticen bajo un compromiso serio y honesto que llegarán en momentos más tarde los demás ministros, o en la noche. Y si es así, mañana a primera hora estaríamos iniciando el diálogo, porque no podemos empezar de repente con los ministros que tenemos. Además, el otro compromiso según el acuerdo que hemos establecido el 23 de agosto en Puerto San Borja, es que el presidente estaría arribando a este punto para poder cerrar ya los acuerdos políticos y poder suscribir los acuerdos. De no ser así, tampoco nos serviría de nada este diálogo.

Lo que nosotros queremos es avanzar primeramente de manera responsable y no darle más argumento a este gobierno, de que nosotros no queremos y no tenemos voluntad de dialogar. Entonces vamos a dialogar. Primero, no vamos a olvidar, empezando de quien les habla, mi nombre es Celso Padilla Mercado, con carnet de identidad número 473862 Santa Cruz. Ustedes me pueden investigar, me voy a presentar voluntariamente, me voy a exponer a la justicia y júzguenme si lo ven conveniente, a ver quién gana. Si la justicia tiene que hacer justicia al más fuerte y al más débil, acá estamos. Si la justicia tiene que llegar al más pobre y al más rico, acá estamos.

Yo digo al gobierno que hizo muy importante a Celso Padilla, lo hizo importante a Adolfo Chávez, hizo importante a Pedro Nuni, hizo importante a Fernando Vargas. Ahora somos muy cotizados ¿Cuánto cuesta un spot, el segundo? 12 dólares el segundo. Nosotros hemos calculado más de tres minutos a cada spot del gobierno, donde nos pone como los grandes opositores al desarrollo del país. Saquemos la cuenta a ver cuánto valemos. Si nosotros queremos promocionar a líderes aprendamos de eso, porque uno de los cuatro será el posible Presidente del Estado Plurinacional.

Queremos decir no a un proceso de cambio. Uno de los cuatro ofrecerá un cambio de proceso, porque no estamos de acuerdo con este proceso de cambio. Ahora sí que estamos entrando en un acuerdo: queremos pedirle al señor ministro Carlos, al ministro Delgadillo y a los demás ministros, la ministra de Justicia, ahora es momento de hacer justicia. Queremos que se investigue a todos aquellos que han sido nombrados, los vendetierras, los corruptos, investíguenos. Pero no hagan creer a toda la población que vamos a defender a los maleantes en esta marcha. Jamás va a suceder eso porque nosotros tenemos principios y valores.

A ver si Ie encuentran por ahí a las ONG, a las Naciones Unidas, a USAID por lo menos, alguien de ellos, que venga a manifestar y confesar si verdaderamente han aportado los 19 días para esta marcha. El Presidente Morales sabe exactamente y debe decirnos cuántas ONG todavía aportan y sostienen al Estado boliviano con su plata de afuera.

A las ONG que tienen 10 mil dólares, hasta 50 mil dólares, les dicen ‘es poca plata. Váyase allá, busque a la CIDOB, busque a la APG, porque 50 mil dólares no. Que se queden los que tengan 100 mil dólares para arriba’. De eso he sido testigo yo en La Paz. Dicen que los indígenas no pueden administrar esa plata, porque ‘son malversadores de dinero, van a robar plata’. Por lo tanto, el Estado protege a las ONG y que ellas nomás administre la plata ¿qué tal? Dónde está pues esa verdad, si nosotros no queremos a las ONG ¿por qué no las echamos de Bolivia?, empezando por las que aportan al Estado. Y que el gobierno nos dé la plata suficiente para poder aportar a un desarrollo productivo de acuerdo a un modelo económico de cada uno de los pueblos. ¿Acaso no las echamos mañana? Yo creo que eso hace falta: una política del gobierno para echar mañana mismo a las ONG de Bolivia, es facilito. Queremos el acceso a los recursos económicos, queremos producir. Tenemos tierras, pero no medios para hacerla producir, simplemente eso.

Esta marcha tampoco va a defender a la USAID, que ha vivido más de 25 años apoyando a los cocaleros, cuando era el Presidente Morales de la federación (de cocaleros). Y el Presidente Morales sabe que esa plata no apoya a la marcha ¿o le preguntamos al Presidente si cuando hacía marchas y bloqueos ha invertido plata USAID en su movimiento? ¿Y ahora cree que nosotros estamos haciendo el mismo trabajo? No es posible. Ese dinero viene bajo un programa para poder defender un proyecto específico. Lo que se destina a un bloqueo, a una marcha, es ya malversación de fondos.

Y si no queremos hablar más de USAID, nosotros somos los primeros en decir y denunciar: váyase la USAID de Bolivia. Pero no es nuestra competencia expulsar, sino que es competencia del Canciller del Estado de Bolivia para que pueda echarlo. Nosotros no nos vamos a oponer ¿Para qué nos hacemos problema entre bolivianos, por qué nos peleamos por plata? Esa es la pregunta, lo que nosotros venimos aquí a pedir al gobierno es que se nos atienda en los 16 puntos. Empezando, que nos den la garantía de respetar nuestra tierra y territorio que hemos conseguido, lo poco que hemos conseguido. Ustedes deben saber que este año hemos tenido que desalojar a 100 campesinos de una TCO llamada Charagua Norte, se habían asentado en 15 mil hectáreas de tierra titulada para el pueblo Guaraní ¿Cómo es posible que hasta este momento nosotros pedimos que se nos consolide la tierra, pero viene otro y organizado a nombre del gobierno se entra a nuestras tierras? No es posible, no podemos nosotros trabajar para otro. El gobierno tiene la obligación de darle tierras a cada uno de los bolivianos que no tienen tierras, pero que no entregue las tierras de los indígenas, porque esa es una conquista, es una larga lucha.

Un segundo tema tiene que ver -y el ministro Carlos Romero lo sabe, porque hemos trabajado en 2010 y 2011, cuando era ministro de Autonomías. Nosotros reconocemos su formación en esa materia como abogado, como profesional. Es el que más habla del respeto a la autodeterminación, del derecho a la libre determinación… aquí está la autodeterminación, aquí está la libre determinación- dijo Padilla señalando a los marchistas alrededor.

-Y aquí estamos nosotros bajo una estructura orgánica y eso debe conocer y respetar este Estado. Estamos demandando que se nos respete tal como estamos organizados ¿Por qué nos quieren dividir al interior de nuestras organizaciones? Cuando nosotros hemos pedido el diálogo, oportunamente dijo el Presidente ‘no vamos a atender a la CIDOB, a la región del Chaco y otras regionales. Solamente queremos hablar con el TIPNIS’. A los yuracaré, a los mojeños y a los chimán los han cercado para que no puedan participar de esta marcha. Los hermanos y hermanas están atravesando una gran amenaza retornando de esta marcha. Entonces, se debe garantizar la seguridad se cada uno de los marchistas mojeños, yuracaré, chiman que están con nosotros.

Una fuerza que nos ha unido es la defensa de los recursos naturales. Nosotros hemos visto en la región del Chaco que hay grandes concesiones de empresas que están explotando día y noche nuestras riquezas. Realmente hay daño, hay impacto ambiental que están causando. En el parque nacional Aguaragüe hay comunidades alrededor que han sido privadas hasta del ingreso de sus habitantes. A partir de las cinco de la tarde ellos no pueden entrar a sus comunidades a dormir. Gente de por ahí de las comunidades tiene que colar el agua para poder tomarla, porque se está derramando el combustible ¿Acaso es coherente con el discurso del Presidente Morales cuando dice ‘defender a la Madre Tierra, defender los Recursos Naturales? Creo que es muy incoherente.

No mezclemos lo uno con lo otro. Ahora que sea solamente una ambiente de poder instalar el diálogo, con la garantía de que se presentarán los demás ministros y el Presidente. Y en un segundo plano, ahí está el defensor del Pueblo Hernán Cabrera, como testigo: todas las persecuciones, toda la conspiración, todas las agresiones que se han dirigido desde el gobierno a los dirigentes se deben someter a una investigación. Y se deben probar todas las acusaciones. Yo creo que esto tiene que aprobarse en su debido momento, no podemos nosotros valernos de un abuso de las autoridades. Yo creo que la justicia tiene que ser para todos, entonces esos son los dos niveles que podemos establecer y nosotros podemos avanzar en este acuerdo”.

Santiago Virinoe, secretario de Organización de la Subcentral de Comunidades del TIPNIS

“Soy de la comunidad Santísima Trinidad. Antes de la salida de la marcha nosotros sufrimos agresiones de parte de su gente del gobierno. Y quiero decirle a los medios nacionales e internacionales, a las organizaciones de derechos humanos, que lo sepan todos. Existe una persecución a los indígenas de parte del Presidente. Nosotros fuimos marginados para salir en esta marcha en defensa de nuestro territorio, y aquí estoy para decir que han hecho una estrategia de no recogernos para venir a esta marcha.

Pero nosotros también jugamos con esa estrategia, buscamos otra forma para salir de allá. Y aquí estamos, en defensa de este territorio que tanto nos ha costado lucha, año tras año. Entonces qué garantía van a dar los ministros cuando a nosotros se nos margina, se nos abusa de nuestros derechos, qué garantía va a haber de diálogo, cuando esta tarde me contacto con las autoridades de esa comunidad me informaron de que están condicionándolos para que sí o sí vayan a ese ampliado para una contramarcha contra nuestros propios hermanos, allá en Santísima Trinidad. Y todo movido por el propio gobierno.

A este gobierno lo califico que es de un Presidente de cocaleros y no de los bolivianos ¿Que garantía van a dar ustedes, señores ministros, de que van a tener un diálogo con toda esta multitud que estamos en marcha? Eso tiene que aclararse. Esta mañana han tenido una reunión de cocaleros allá en Santísima Trinidad a la cabeza de don Julián Delgado, presidente de los cocaleros de esa comunidad. Han determinado con amenazas, bajo la presión del gobierno y de los cocaleros, que vayan a una contramarcha nuestros propios hermanos indígenas. Que si no iban, los sancionarían con 500 bolivianos de multa. O caso contrario, si no hacían caso, toda la zona colonizada iba a atacar a esa comunidad.

Nosotros estamos al medio, estamos rodeados, aislados, es la única comunidad que sigue resistiendo, porque es nuestro derecho y porque nosotros hemos vivido siempre ahí, desde más antes esos territorios son de nuestros ancestros. Ellos han venido no hace mucho, la invasión colona recién fue en el año 1980. El propio Presidente en el año 90, cuando era dirigente, atropellando nuestros derechos agarró la bandera de paso y la botó. A su vuelta lo hemos agarrado nosotros, se lo ha hecho poner una nueva bandera y se lo ha hecho disculpar.

¿Cuál es su temor del Presidente? Para que lo sepan todos ustedes, queridos hermanos, porque él les prometió a los cocaleros distribuirle territorio dentro del TIPNIS, es por eso que él dice ‘sí o sí va la carretera’. Y esto lo tiene que saber todo el pueblo boliviano, la comunidad internacional, aquí queremos ver los derechos humanos que actúen. Nosotros no somos locos, queridos hermanos, estamos marchando por una justa razón, por nuestros derechos. Ahora que hemos dado todo el poder al Presidente, creo que nos equivocamos. Nos equivocamos con haberlo apoyado, totalmente nos equivocamos, creyendo que él iba a ser lo mejor, con su lema que dice ‘proceso de cambio’, nosotros no conocemos ningún proceso de cambio. Hasta ahorita no ha llegado ni una pastilla, ni un chicle de parte del gobierno. Todo llega a su lado, a la zona colonizada, hacia los cocaleros. Y a nosotros todos nos condicionan, siendo que ese es nuestro pueblo, nuestro territorio ¿Por qué no denuncian los medios de comunicación y dicen la verdad del Presidente, que siguen avasallando nuestros territorios con su afán de sembrar más coca? Allá hay maceraciones, se los digo de frente. Y si no me creen, yo voy a ir a demostrarlo. Yo no tengo temor a eso. Si tengo que dar mi vida, la voy a dar con orgullo… porque de verdad me da rabia.

Aquí estamos, compañeros de la prensa. Difundan ¿por qué tanto temor al Presidente? Nosotros somos los que hemos luchado. Esta es la verdad ¿Por qué no sacan los medios todos los atropellos que se están haciendo en la zona sur del TIPNIS? Ahora están incitando a una contramarcha de cinco mil colonos en contra de nosotros ¿nosotros qué le hemos hecho a esa gente? Simplemente les estamos pidiendo respeto a nuestro territorio. Nosotros no estamos yendo a quitarle su territorio de ellos, simplemente pedimos respeto a nuestros derechos constitucionalizados. Ahora acá todo se nos dice, nos atropellan ¿de qué pues justicia estamos hablando, señores ministros, cuando a la cabeza del Presidente la Constitución ya se ha pisoteado, adónde vamos a llegar?”

Fernando Vargas Mosúa, presidente de la Subcentral de Comunidades del TIPNIS

“Para empezar, quiero hacer una pregunta y quiero respuestas inmediatas. Ustedes han dicho, el ministro Romero clarito ha dicho, ‘venimos en un diálogo franco, sincero, la política del gobierno es respetar los derechos de los pueblos indígenas’. En ese marco quiero preguntar ¿ustedes vienen con el mismo discurso del Presidente Evo Morales de ayer, y de ahora del Vicepresidente del Estado Plurinacional, de que la carretera pasa sí o sí por el TIPNIS? Quiero respuestas y les paso el micrófono”.

Ministro Carlos Romero: – “Nos han planteado una pregunta muy específica, vamos responder esta pregunta, pero también vamos pedir que cuando ustedes terminen de usar la palabra nos dejen responder a todos los interrogantes que han planteado. Esta pregunta específica que nos plantea el presidente de la Subcentral TIPNIS, Fernando, queremos decirles sobre el punto uno de la plataforma, la construcción del camino Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, lo hemos señalado con toda claridad: venimos con agenda abierta en este punto. Es decir, nosotros no venimos a imponer absolutamente nada. Creemos que con la racionalidad, el debate, la sustentación técnica, la viabilidad, podemos definir de manera conjunta. Es decir, si existen cinco, ocho, 10, 15 propuestas sobre este punto, estamos absolutamente dispuestos a debatir todas las propuestas alternativas que ustedes puedan formular. Y estamos dispuestos a escuchar con mucha humildad y, sobre todo, con mucha apertura de mente todos los sustentos y observaciones que ustedes puedan plantear. No estamos haciendo ninguna delimitación, no estamos planteando trabajar sobre una base de propuestas del gobierno. Si hay propuestas que tienen las hermanas y hermanos indígenas, adelante, queremos escuchar ideas, las propuestas; si hay propuestas que tienen las instituciones, perfectamente, de acuerdo para escuchar todas las propuestas.

Nosotros tenemos una sustentación técnica acerca de una propuesta preliminar, pero no tenemos ninguna decisión tomada y somos absolutamente conscientes de que en este punto específico hay que debatir dos aspectos, muchos, pero dos fundamentales. Uno se refiere al hecho de que una carretera plantea una serie de incertidumbres y preocupaciones a las comunidades indígenas del Isiboro Sécure. Y estamos conscientes de eso, estamos conscientes de que la modificación de las condiciones de vida de las comunidades representa una preocupación muy sentida, porque está en juego el futuro de la vida colectiva de estas comunidades. Por eso queremos recoger el testimonio de ustedes, queremos recoger sus observaciones, pero es más, nosotros no vamos a definir un estudio de impacto ambiental si no lo hacemos conjuntamente con ustedes. El estudio de impacto ambiental no puede ser un trabajo de escritorio, en una oficina, tiene que ser fundamentalmente recogido a partir de lo que ustedes nos expresen como preocupación.

Fernando Vargas: – Queremos la respuesta

Ministro Romero: – Yo ya he respondido a la pregunta concreta, he dicho “agenda abierta sobre el primer planteamiento”, referido al camino.

Fernando Vargas: – En otras palabras, el ministro Romero no nos ha dicho nada. Quiere decir que han venido a hacer un show acá. El presidente Morales dijo ayer “la carretera pasa sí o sí por medio del parque, no hay alternativas”. Eso lo dijo, no niegue ministra, lo dijo ahora el propio Vicepresidente del Estado Plurinacional, lo que quiere decir que no importa pasar por encima de los cadáveres de los pueblos indígenas. Eso lo ha dicho.

El Presidente Morales quiere cumplir con empezar a lotear para los cocaleros y empezar a producir más coca y producir más droga en este país. Para eso es la carretera. Cómo nos vamos a sentar si no tienen una respuesta los ministros ustedes que han venido, porque creo que aquí el que manda es el Presidente Evo Morales. Y si ha dicho eso ayer y lo ha ratificado ahora el Vicepresidente, estamos aquí para nada, ambos. Y lo único que tenemos que hacer nosotros es seguir marchando hasta llegar a la ciudad de La Paz. Ustedes han dicho ‘con diálogo abierto y sincero’, no han sido sinceros sinceramente. Por lo tanto considero importante que si el punto uno no se trata, ninguno de los otros puntos se trata. Porque no estamos marchando aquí solo por el Isiboro Sécure. Ustedes han dicho que el pueblo boliviano está clamando diálogo, creo que eso es mentira: está clamando justicia, esta clamando respeto de este gobierno al pueblo boliviano.

Está clamando el respeto a los derechos de los pueblos indígenas. No estamos marchando porque estamos sin oficio. Ahora escuché la conferencia del ministro Delgadillo, quien dijo que ‘estamos dejando todas nuestras otras actividades por ir a atender a los marchistas’ ¿Significa que somos unos ociosos y estamos marchando aquí porque no tenemos trabajo? ¿Solamente ustedes tienen trabajo? El otro tema, creo que también es importante que de una vez nos saquemos la máscara que tenemos en la cara.

– ¡Que se la saquen!

– Debe decir el Presidente y declarar de una vez al mundo que él es el Presidente de los cocaleros, de los colonizadores y no de todos los bolivianos, porque los pueblos indígenas hasta aquí hemos venido marchando y nos han mandado al carajo. Nos dicen que somos financiados por USAID, nos dicen que somos financiados por Manfred Reyes Villa, nos dicen que somos financiados por Branko Marinkovic, nos dicen que somos financiados por las ONG y utilizados por ellas.

Nosotros no estamos por firmar un documento entre Estados Unidos y el país. No estamos firmando nosotros eso, como está haciendo el gobierno. Ha expulsado a la DEA para después otra vez firmar, porque supuestamente -entre comillas- no puede controlar el tema del narcotráfico. Tenemos más droga que en cualquier gobierno. Es una vergüenza para nuestro país que ahora en un gobierno indígena haya mayor tráfico de droga y ustedes lo saben (dijo a los ministros, que anotaban en sus cuadernos), no hay necesidad de que se anoten, porque ustedes lo saben. Todos los días miramos por los medios de comunicación, por los medios televisivos. Maceración, pilladas de campamentos, de un montón de cosas, pero nadie está preso, eso es lo más interesante. Nadie está preso. Me parece que el gobierno les llama y les dice ‘mire, ahora vamos a intervenir, váyanse’. Porque cuando se va no se pilla a nadie, pilla todos los campamentos ahí y miramos todo lo que muestran. Es una pena para nosotros, los bolivianos, no para los pueblos indígenas, sino para todos los bolivianos es una pena.

Yo creo que tenemos que ser sinceros. Si el proyecto va a pasar por ahí no hay motivo de sentarse. Han hablado de consulta, dicen ¿Por qué no consultaron antes de tener el proyecto, por qué no consultaron antes de buscar financiamiento? Solamente quiero entregarle la Constitución al Ministro de la Presidencia. Para que lea, porque creo que se ha olvidado de nuestros derechos que están plasmados en la Constitución (Vargas entrega a Romero una copia de la Constitución). Ayer fue nuestro asesor, marchó con nosotros, nos defendió y nos hizo conocer cómo se defienden nuestros territorios. Eso nos enseñó. Ahora, con tanto trabajo se ha olvidado de leer la Constitución, por eso le he entregado, para que empiece a leer y empiece nuevamente a recordar lo que él antes nos decía a nosotros. Lo que él marchaba también con nosotros, ahí lastimándose el pie. Así como nosotros ahora. Andaba todos los días con la Constitución en la mano, claro la antigua, no la actual”.

Adolfo Chávez Beyuma, presidente de la Confederación de los Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB)

“Queremos avanzar punto por punto. Han dicho que no había fundamento y que no teníamos argumento para los 16 puntos. Llegados al trabajo vamos a justificar de ambos lados. Esas van a ser las reglas de juego. Y que se vaya alistando la Ministra de Medio Ambiente, porque la CIDOB no firmó con el programa UNREDD. Nosotros sí tenemos el documento para mostrárselo. Y vayan trayéndolo al ministro Clíver Rocha, al doctor que también fue asesor de nosotros. Nosotros no controlamos y no somos autoridades para quitarle la motosierra a los pirateros ¿por qué no se lo quitan ustedes, como autoridades? Y aquí hay un documento sobre la existencia de empresarios súbditos extranjeros llevándose nuestra foresta.

Queremos ver esos documentos que han sacado y han hecho quedar mal al movimiento indígena. Porque lo que han dicho no es poco. Recibir una llamadinga de Estados Unidos no me hace cómplice. Han violentado mi derecho constitucional a mi vida privada, la de mi familia, la de mi esposa, mis niños. Señora ministra de Justicia, va a quedar sin hacerme justicia usted (a Nilda Copa). Esas cosas queremos tocar parte por parte, por eso en todos estos 16 puntos hay sustento con lágrimas y llanto. Hay hermanos bajo la tierra y hermanos andando sobre la tierra y para debajo la tierra, porque también hay un hermano mal en el hospital, quebrado el tobillo. Un hermano al que la serpiente le mordió, contra todo eso y de yapa ustedes (las y los ministros) sobre nosotros.

También tenemos documentos y cuando les solicitamos audiencia no es para decirles ‘¿cómo estás?’. Es para ayudarles a gobernar y cuando solicitamos audiencia al Presidente, no es para pedir pegas, es para decirle que algunas estructuras del Estado están mal. Y con mucha franqueza y sinceridad, ni un indígena de la Amazonía, del oriente, del Chaco está apostando por competirles a ustedes de ser ministro. Quítense eso de la cabeza. Si en su convicción como ministros de este nuevo Estado Plurinacional nombran viceministros y directores bajo las redes de ustedes, háganlo, tienen toda la libertad. En nuestro humilde silencio y en nuestro modesto entender, hemos creído que es incluyente esta Constitución. Si pedimos audiencia se quejan, diciendo que los indígenas somos buscapegas. Que les hayamos dicho nosotros en el tema forestal ‘ministro Romero -y usted quedó a cargo de hacer una investigación- cámbielo al doctor Clíver Rocha porque no es su vocación, para eso han estudiado varios ingenieros forestales, que conocen’.

Yo personalmente y lo reitero, ni me animaría a ser viceministro de Minería para ir a Oruro o Potosí para administrar. Hay otros que se animan a recibir cargos y vienen a la Amazonía a imponernos y aprender y después a mal convivir. Por eso decimos que no son temas de pegas, son temas estructurales. Y le señalo qué nos dijeron cuando fue lo de los escaños: ‘cuando haiga las otras legislativas, hermano, no llorés frente al Palacio. Les vamos a devolver’. No está en agenda eso. ¿Se acuerdan hermanos o no se acuerdan? ¿Quién fue el traicionero al movimiento indígena? ¿Saben qué nos dijeron, hermanos, antes de partir de la marcha? Que somos contrarios a la patria por exigir estos derechos. Aquellos que le dieron el voto, los que recibimos el sopapo de la derecha para que ustedes siguieran trabajando los artículos en la Asamblea Constituyente (dijo Chávez a los ministros).

Se olvidaron de eso, allá está el hermano tata mallku. Señora ministra Nilda ¿se acuerda de que nos rogó para ir a Ginebra y defender al Presidente para hacerlo quedar bien? Nos llevaron y dijeron que así se administra el Estado Plurinacional, pero antes de mi intervención me acuerdo de que les dije ‘tenemos problemas internos que resolver’. Parece, en mi modesto entender, hermana Nilda, que usted no incide en nada en los demás ministros. Yo la admiro, tiene un corazón abierto, pero parece que su voz dentro de un gabinete no perfora, no se hace escuchar.

Y así como lo han señalado varios hermanos, hemos ido al escenario de Nueva York a defender este proceso. Aquí estamos en este proceso, con llantos cada día de esos niños que maman en los pechos. Pidiendo leche y sobre eso nos critican. Es muy pesado el regalo que nos dan en esta segunda gestión de gobierno. Y si algo está mal, ustedes sienten que no están administrando bien ¿por qué no nos consultan a nosotros, por qué no nos reúnen así a nosotros? Si creen que ya lo saben nuestro futuro, se están equivocando, porque nosotros vemos el pasado, el presente y planificamos el futuro para nuestros niños. Esos somos los indígenas.

Y si quieren verme en las ciudades de mendigo, primero tendrán que abatirse las flechas contra las palas mecánicas. Lo reitero. Y no vamos a pedir ayuda a nadie, ustedes lo tienen al Ejército, a la Policía y hay su gran demostración de que ya nos están bloqueando. Contra todo eso humildemente vamos a ir a abatirnos.

Algo hay que dejar de recuerdo para nuestros niños, para nuestros jóvenes. No está en venta ningún territorio para hacer publicidad. Hemos creído en ese desarrollo que queríamos compartirlo con la Ministra de Desarrollo Productivo, pero no se nos pregunta cómo es el modelo de desarrollo. Nos dijeron que nos opongamos al Tratado de Libre Comercio. Si el TLC está haciendo efecto y Brasil lo está aplicado. Y ahí ha firmado Bolivia para atropellar derechos. Y a nuestra casa grande, ese es nuestro territorio.

Los hermanos están escuchando porque es otra modalidad que estamos aplicando para dialogar. El día de mañana no va a haber más de estas cuestiones que estamos manifestando porque estamos heridos y amargados de furia. Por sus muchas versiones que han hecho en vano en los medios de comunicación todos los hermanos marchistas están sangrando del dolor y congoja, porque ven a un hermano al que ahora le decimos ‘señor Presidente’”.

Pedro Nuni, legislador indígena

“Soy uno de los perseguidos, a los que nos están dando seguimiento de nuestras acciones que realizamos. Para eso es suficiente ver en los medios de comunicación, las persecuciones que con los medios estatales realmente nos hacen a nosotros como representantes de los pueblos indígenas del departamento de Beni. Estoy aquí porque mi organización me hizo un llamado y estoy defendiendo la postura de los derechos de los pueblos indígenas que defienden el territorio, que defienden los recursos naturales. Estamos marchando justamente por defender esos derechos que están en la Constitución ¿y ese es el delito que cometió mi persona, mi autoridad, mi representación de los pueblos indígenas de Beni? Mis hermanos indígenas, quiero que me digan si realmente ese es un delito que estoy haciendo.

– ¡No!

– Quiero expresarle a los ministros de Estado que realmente estoy aquí porque estoy muy comprometido por la lucha de mis hermanos indígenas y no estoy allá (en La Paz) levantando la mano para seguir sacando algunas normativas en contra de mis hermanos indígenas. Por eso me decidí a venir acá, porque considero que esta es mi lucha, porque este es mi pueblo, porque soy indígena y es por eso que estoy acá. Quiero decirles que tengo el respaldo no solamente de mis hermanos, que represento no solamente a los 18 pueblos indígenas del departamento, sino a los 34 de Bolivia, más el apoyo que tenemos de nuestros hermanos del CONAMAQ.

“Quiero decirles que si alguna cosa me pasa, si alguna cosa quieren hacerme a mí como representante de los pueblos indígenas, les aseguro que no me están haciendo daño a mí, a Pedro Nuni, le hacen daño a los pueblos indígenas, porque represento a ellos. Eso quiero que se tome en cuenta y quiero también decirles que ahora, sobre este bloqueo que hay acá en Yucumo. ¿Por qué no arremeten como cuando en Santa Cruz mis hermanos guaraníes estaban bloqueando y con el Ejército, la Policía los han gasificado? ¿Por qué ahorita no gasifican acá en Yucumo? Háganlo, porque nos están amenazando. Y cualquier cosa que suceda a esta marcha pacífica, la responsabilidad es del Estado boliviano que ustedes defienden. En ese sentido, solamente quiero remitirme y ratificar la posición de mis hermanos, que se han manifestado desahogándose ante esa infame y temeraria acusación que ustedes nos hacen día a día y por todos los medios que ustedes tienen. Pero aquí estamos humildemente, caminando, y realmente estamos por lo que quieren nuestros hermanos: la defensa del territorio y sus derechos de los pueblos indígenas, esto es lo único que realmente estamos pregonando”.

Ministro Walter Delgadillo: – “Saquémonos la máscara. ¿Quieren realmente hablar de las cosas o simplemente nos han convocado para masacrarnos verbalmente? Saquémonos la máscara. Pueden gritar y de repente me pueden crucificar, pero aquí se tiene que resolver si quieren dialogar o no quieren dialogar. No es ninguna soberbia, estoy hablando lo que siento, como usted lo hace. Como cualquier ciudadano lo hace. Así es, con respeto. Por eso llamo la atención a que hagan acusaciones temerarias. Han dicho que el Presidente Morales es cómplice del narcotráfico. Eso han dicho.

– ¡Sí, eso es!

– Ah ¿y les parece interesante eso? ¿Irresponsablemente pueden calificar así al Presidente Morales? ¿Han dicho 25 barbaridades juntas y nosotros no podemos decir nuestra verdad? ¿De qué manera vamos a hacer este diálogo? Por eso es que les hemos dicho: ‘definamos bien las reglas de juego para esta conversación’. O si no, digamos que no quieren hablar ¿Y de qué me voy a disculpar? ¿De las cosas que he dicho? Yo las asevero aquí. Lo que he dicho es absolutamente cierto, y no me disculparé porque no he dicho ninguna mentira. Yo estaba en la reunión con ustedes en Puerto San Borja y este mismo tipo de maltrato se produjo allá y fue dicho públicamente y lo vuelvo a repetir. Tenemos nuestros puntos de vista sobre cada uno de los puntos de la discusión y estamos dispuestos a sostenerlos. Yo también debería pedir que se disculpen de las muchas barbaridades que se están diciendo aquí, sí señor. Y si esto se va a resolver a grito pelado…”.

Adolfo Chávez: – Ministros, discúlpennos en nombre de todos los marchistas ¿ya?

Walter Delgadillo: – “Si alguna vez alguna cosa hemos dicho de más, tenemos pues la obligación de disculparnos también con la misma humildad, Adolfo. Si algunas cosas se demuestran como falsas, tenemos la obligación de disculparnos y en todas las cosas que se demuestren falsas nos vamos a disculpar, por supuesto que sí. Pero hemos hecho acusaciones y, eso tiene que saber, con papeles. No es ninguna cosa alegre y como se hace en cualquier organización social cuando hay acusaciones de ese tipo, lo que hace la base es someter a ese dirigente a un tribunal de honor, ahí se lo juzga.

Y estamos dispuestos nosotros a ir a ese tribunal de honor, al que ustedes conformen con los más veteranos y probablemente más éticos dirigentes que tienen. Y allá donde ustedes planteen nos vamos ir con los papeles para plantear qué es lo que pensamos en los temas de territorio, en temas de recursos naturales. Hay papeles. No estamos diciendo una cosa alegre. Por eso yo pido aquí, en esta reunión, que se conforme un tribunal y nos vamos a ir a ese tribunal, vamos a ir a demostrar nuestra verdad y ese no es un problema de grito pelado. Aquí hay razones, aquí hay criterios, aquí hay justificaciones.

Puede ser que tengamos puntos de vista diferentes en un momento determinado, pero ese no es un delito. Así como ustedes creen que generar condiciones de vida va por un camino, nosotros podemos pensar que va por otro camino. Y ese no es ningún delito, son puntos de vista diferentes que cada uno sostiene como le parece bien a su conciencia. Y en cada uno de los puntos que ustedes planteen estamos dispuestos a discutirlos. Uno por uno y diremos también nuestra verdad en el tema TIPNIS, lo tenemos absolutamente claro.

Lo ha dicho el Presidente, lo ha dicho el Vicepresidente y lo hemos repetido nosotros. Puede haber N alternativas, pero aquellas se las tiene que demostrar técnicamente, se las tiene que mostrar en relación con la comunicación y en relación con la naturaleza, eso hemos dicho y en esta mesa podemos ver todas las alternativas. No tenemos ningún problema, hemos dicho igualmente que muchos de sus planteamientos rompen con la plataforma que se planteó este gobierno al subir al poder y estamos dispuestos a demostrar que es así.

Compañeros y compañeras, hablando en serio y con responsabilidad, definamos cómo va a ser esta reunión. Vamos a hacer punto por punto y a grito pelado ¿así vamos a resolver nuestros problemas? ¿Cuál es el temor de ir a hablar a un círculo más sereno, más tranquilo para resolver nuestros problemas? Salvo que este sea un campo de discursos demagógicos, donde uno se llena la boca con palabra para que le aplaudan. Sugiero sentémonos a resolver los problemas a partir de reglas de juego claras.

Si nosotros necesitamos que vengan otros ministros, vamos a hacerlos traer. Pero aprestemos la manera en que vamos a enfrentar este debate si realmente queremos solucionarlo. Por eso estamos aquí sentados, aguantando todo, pero es fundamental que al inicio de esa reunión digamos ‘así se va a resolver cada punto’. Había la posibilidad de la mesa, bueno no les parece la mesa ¿todo en conjunto? Armemos entonces, ordenemos bien nuestra agenda y digamos en cada punto más o menos estos son los especialistas que nos interesa que vean. Por ejemplo, ustedes han dicho ‘medio ambiente’, yo creo que en caso de medio ambiente deberá venir gente que sabe de este tema, en el caso del TIPNIS tiene que venir gente de la ABC, que para mí es importante, y así sucesivamente. Por eso acabemos esta maratón de discursos y pongámonos de acuerdo en las reglas mínimas, porque sino no vamos a avanzar”.

Carlos Romero: – “Mis hermanos, no han expuesto ustedes sus vidas, no se han hecho apalear, no se han hecho perseguir, no han desarrollado sacrificadas movilizaciones nacionales para conquistar derechos y que luego vengan algunos y se aprovechen. Eso está bien, eso es un acuerdo que podemos tomar. Seguramente se podrá formar una comisión, lo que sea, que aclare estas cosas. Este tema de la madera, este tema de la tierra, tengo un folder con varios documentos, hubo compraventas, hubo contractos de usufructo con terceros ilegales, y ha habido también conciliaciones ilegales. Algunos terceros, sobre todo en Guarayos, con cero cumplimiento de la Función Económica Social (FES), más de 7 mil hectáreas, otro más de 4 mil; firman acuerdos de conciliación y le reconocen el predio a esos terceros ilegales que debían ser expulsados de su territorio. Todo eso tenemos que aclarar, porque esa es la esencia de esta lucha, que los territorios no sean empañados ni distorsionados. No puede distorsionar el ejercicio de su derecho al territorio ningún avasallador, pero tampoco ningún mafioso que se está vendiendo las tierras o la madera de manera ilegal.

Aquí estamos nosotros para viabilizar, para que de acuerdo a la especialidad de los temas vengan las autoridades correspondientes a tomar decisiones conjuntas con ustedes, y a resolverlas. No queremos que continúe la marcha, no queremos que continúe su sacrificio y queremos resolver las cosas lo más rápido posible”.

El ministro Romero fue aplaudido por los marchistas; por los mismos que en la mañana habían dicho que no le permitirían entrar a ese ámbito, a hablar bajo esa sombra, por lo que dice sistemáticamente en los medios de comunicación sobre los marchistas y las dirigencias indígenas. Como en muchas ocasiones, el ministro se salvó por sus dotes retóricas. Y por su conocimiento de la historia de lucha de las organizaciones indígenas del oriente.

Se hizo de noche, los ministros se fueron hasta la mañana siguiente y los indígenas se quedaron a analizar lo que habían charlado. Los pájaros dejaron de cantar, pero los marchistas siguieron tosiendo consuetudinariamente. A pesar de que se muestran muy enérgicos y sobrados de salud, los 19 días de esfuerzo y los cambios de clima se notan en la respiración de muchos. Para variar, con el frescor de la noche llegó un olor de madera quemada y bajó al pueblo una nube de humo, surgida de los chaqueos realizados en la zona.