Santa Cruz y La Paz, (ABI y agencias).- Complacidos se mostraron los empresarios privados de Santa Cruz luego de que el Presidente Evo Morales los convocara a trabajar de manera conjunta en la producción de alimentos y les ofreciera casi 200 millones de dólares en créditos, valoró el presidente de la poderosa Cámara de Industria y Comercio de Santa Cruz (CAINCO) Luis Fernando Barberi.

El Presidente Morales clausuró el jueves el Foro Económico Internacional Produciendo alimentos para Bolivia y el mundo, organizado por la CAINCO, y en un encendido discurso saludó “al departamento de Santa Cruz, el primer productor agropecuario de toda Bolivia. Cruceños, no cruceños, migrantes reconocemos y respetamos. Es un departamento de integración cultural regional”.

Morales dijo que Bolivia, al contrario de otros países, puede aprovechar la crisis alimentaria para impulsar proyectos que garanticen la seguridad alimentaria local y posteriormente exportar el excedente; y propuso al empresariado del departamento más pujante y poblado de Bolivia una alianza para producir alimentos.

El Mandatario calificó de “excelente” la propuesta del cónclave empresarial. Los asistentes al Foro consideraron que frente a la inevitable explosión demográfica y la escasez de recursos productivos, la biotecnología y el cultivo de transgénicos son instrumentos clave para aliviar el hambre de cerca de mil millones de personas, en sintonía con las conclusiones del foro “Mitos y realidades de los transgénicos” celebrado el miércoles, con el auspicio del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) y la Asociación de Proveedores de Insumos Agropecuarios (APIA).

Bolivia requiere de una regulación coherente para el uso “virtuoso” de la biotecnología si quiere garantizar la soberanía alimentaria y lograr una agricultura fuerte y con liderazgo en la región, planteó el presidente interino del IBCE José Luis Landívar. “Nada puede resultar más penoso y frustrante para los bolivianos que oponerse a producir alimentos utilizando la biotecnología, y tener que importar mañana alimentos caros, pero además transgénicos”, argumentó.

El Presidente ratificó que su gobierno está dispuesto a garantizar créditos a los pequeños, medianos y grandes productores “para incorporar nuevas áreas de producción en bien de todos los bolivianos y bolivianas”. “Por primera vez en la historia hay créditos para los pequeños y medianos productores, pero también tenemos disponibles casi 200 millones de dólares para el gran empresario agroindustrial”, aseguró.

Además, el ministro de Economía Luis Arce anunció en el Foro de la CAINCO la universalización del seguro agrícola “para que se vaya implementando en beneficio de todos. Esto, por supuesto, tendrá su efecto multiplicador por ejemplo en el sector financiero que va a tener un menor riesgo al prestar al sector productor agropecuario”. (ABI)

El ministro Arce destacó la colaboración gubernamental al sector productivo con la dotación de semillas y fertilizantes. “Hay un rol tanto del sector privado como del Estado para garantizar la provisión de semillas como de fertilizantes en gran cantidad para garantizar la vastísima producción que tenemos, comparado con lo que ocurre con los otros países de Latinoamérica”.

El Presidente Morales recomendó a los empresarios proveer el mercado nacional y regional y no depender de economías propensas a la crisis. “No creo que sea una solución depender totalmente del mercado norteamericano o del europeo, más cómo fomentar y verificar nuestro mercado interno, cómo permitir que los productos del sector agroindustrial boliviano, de las industrias o los productos del Estado, de las empresas públicas, tengan al mercado interno primero y, segundo diversificar el mercado regional”, planteó.

El Mandatario dijo estar dispuesto a comprar preferentemente tecnología a Brasil o Argentina. Incluso sugirió pagar la Renta Dignidad (una pensión anual de 250 dólares) mitad en efectivo y la otra mitad en alimentos producidos en el país, o intercalar un mes en efectivo y otro en alimentos. “Es mercado interno seguro, seguro”, destacó.

Según el representante de los empresarios privados de Santa Cruz Gabriel Daddoub, “el Presidente fue claro en su mensaje en entorno a la seguridad alimentaria, que nos (permite producir) para el mercado interno y los excedentes para la exportación; entonces hay un trabajo que hacer tanto el tema alimentario como energético”.

“El trabajo que se ha hecho hoy día colma las expectativas al respecto de un tema tan preocupante como es la producción de alimentos; las palabras del Presidente muestran que estamos con la misma preocupación empresarios y gobierno, y hay la predisposición de trabajar de forma conjunta”, valoró el empresario Barberi.

De los 200 millones de dólares que Morales volvió a poner a disposición del gran empresariado agropecuario de Santa Cruz, Barberi consideró que los desembolsos aún enfrentan varios problemas. “Existen problemas de acceso a esos recursos por parte el sistema financiero; es otro tema que precisamente hay que hablar en las mesas de trabajo. Tuvimos indiscutiblemente muchas coincidencias, lo vimos anotar el tema de trabajar entorno a mesas de trabajo y ahora nos toca aterrizar en algo concreto y ahora solo esperamos la convocatoria del gobierno”, dijo.

Como prueba de su voluntad política, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia y el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Oriental del Uruguay, junto a la Cámara de Exportadores de Cochabamba (CADEXCO) y la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), llevaron a cabo con éxito la Segunda Misión Oficial de Empresarios de Bolivia en Uruguay.

El 29 y 30 de agosto se realizó un Encuentro de Negocios Bolivia-Uruguay en las instalaciones de la Embajada de Bolivia en Uruguay. Allí, exportadores bolivianos de alimentos, material para la construcción, minerales no metálicos y productos de limpieza sostuvieron 67 citas de negocios y ocho citas de intercambio de información con empresas uruguayas. Como resultado se alcanzaron intenciones de negocio de corto plazo por más de tres millones de dólares, de mediano plazo por 4,5 millones, y de largo plazo por 7,5 millones de dólares.