Señora Lic. Margarita Da Silva, Presidenta del H. Concejo Municipal de la ciudad de Cobija: Como es de conocimiento público, el ciudadano Richard Flores Roberts, hermano del señor gobernador Luís Flores Roberts, ha entablado una querella criminal en contra de periodistas del semanario amazónico de circulación nacional Sol de Pando, por supuestos delitos de difamación, calumnias e injurias, a raíz de notas informativas que se publicaron en dicho periódico del cual soy Director y principal responsable en el trabajo editorial y de redacción.

Nuestros abogados están presentando ante el Juez de Sentencia de la Capital que admitió la causa, en Cobija, un recurso de declinatoria de competencia, ya que una acción penal ordinaria que pretenda criminalizar la labor periodística viola la Ley de Imprenta plenamente vigente en el ordenamiento jurídico del país, pues nuestro trabajo informativo que pudo aludir secundariamente al señor Richard Flores Roberts no se refirió en ningún momento a su vida privada, que la respetamos, sino se circunscribió a los malos manejos y actitudes prebendales de su hermano, Luis Flores Roberts en su condición de Gobernador del Departamento de Pando, beneficiando a su familia con recursos públicos; y en el caso de Richard Flores se produjo —a criterio de esta Dirección de Sol de Pando, que lo sustentaremos con las pruebas que disponemos en la instancia pertinente— un beneficio como empresario de medios aprovechando sus nexos familiares con el Gobernador.

El artículo 14 de la Ley de Imprenta señala tajantemente que “nadie puede ser admitido a probar la verdad de hechos difamatorios, sino contra funcionarios públicos o gerentes de sociedad anónima o en comandita por acciones sobre imputaciones relativas al ejercicio de sus funciones”. En ese contexto legal, Sol de Pando publicó denuncias sobre hechos irregulares cometidos por un funcionario público (el Gobernador) en el ejercicio de sus funciones, beneficiando a sus familiares en tanto empresarios (gerentes de sociedad anónima o en comandita). De ningún modo nos hemos inmiscuido en la vida privada de ningún ciudadano corriente; nunca lo haríamos como periodistas conscientes de nuestro delicado rol ante la sociedad civil.

Por tanto, según el artículo 28 de la misma Ley de Imprenta, en caso de que los señores Flores Roberts quieran hacer prevalecer su honra y sus propios criterios sobre la verdad de los hechos, se impone ventilar el caso en el correspondiente Tribunal de Imprenta.

Por tanto, siendo que Richard Flores Roberts ha iniciado una querella en un juzgado ordinario de la ciudad de Cobija, el Juez que admitió la causa deberá, insoslayablemente, derivarla a jurisdicción de la Ley de Imprenta. Caso contrario incurrirá en flagrante prevaricato.

Por tanto, invocando el artículo 21 y sucesivos de la Ley de Imprenta, solicito a los respetables miembros del H. Concejo Municipal de Cobija, por vuestro digno intermedio, se proceda a convocar a 40 ciudadanos notables de nuestra noble comunidad pandina constituyendo el Jurado de Imprenta en esta capital, como un paso fundamental en la construcción ética y democrática de una institucionalidad que preserve los derechos constitucionales de acusados y acusadores en aras de la justicia y la verdad, en casos como el presente.

Independientemente de la declinatoria de competencia en el conflicto planteado por el empresario Richard Flores Roberts, la conformación del Jurado de Imprenta en la ciudad de Cobija será un hecho histórico y trascendental para el fortalecimiento democrático de la comunidad, en un momento de la vida nacional donde iniciativas de esta naturaleza contribuyen a consolidar el proceso de cambio garantizando los derechos ciudadanos en toda circunstancia.Sin otro particular, saludo a Ud. expresándole mis consideraciones más distinguidas.

Atte;

Wilson García Mérida, Director Sol de Pando