Nueva York, (PL).- El precio del oro para entregas en diciembre progresó hoy en Nueva York 39,70 dólares y se situó a 1.891,90 dólares la onza, lo que supuso el quinto récord consecutivo en este mercado. En lo que va de año el precio del lingote se elevó en cerca de 500 dólares.

El metal dorado encadenó tres récord consecutivos la semana pasada en Nueva York, al cerrar el martes a 1.785 dólares la onza, el miércoles a 1.793,8 y a más de 1.800 el jueves. En Londres el precio de la onza del metal amarillo al contado cerró en un nuevo récord de 1.824 dólares.

El 18 de agosto, el oro batió nuevamente su récord en el mercado de Nueva York, donde el metal amarillo con entrega en diciembre llegó a 1.829,40 dólares la onza troy de 31,1 gramos. Según operadores, el lingote consiguió sobrepasar la simbólica cota de los 1.800 dólares en la sesión del 10 de agosto, pero no logró mantenerse sobre ese nivel hasta el cierre, como sí hizo el jueves de la semana anterior.

La fuerte caída de las bolsas de acciones, originada por noticias desalentadoras sobre la economía de Estados Unidos, provocó que el oro se disparara hasta cerrar por primera vez por encima de 1.800 dólares.

El 19 de agosto, la onza de oro ganó en Nueva York 22,5 dólares y terminó la sesión a 1.852,2 dólares, con lo que marcó otro récord, el cuarto de la semana en este mercado. Operadores dijeron que durante la jornada el metal precioso llegó a escalar hasta los 1.881,4 dólares la onza.

El 22 de agosto, el precio del oro para entregas en diciembre progresó hasta 1.891,90 dólares la onza, una subida equivalente al 2,1 por ciento. Con el resultado de la sesión de este lunes, el oro encadenó su quinto récord consecutivo en Nueva York, donde llegó a superar la importante barrera psicológica de los 1.900 dólares la onza.

El aumento se debió a expectativas de que la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) implemente nuevas medidas para estimular la recuperación económica del país. Expertos esperan que el viernes la FED anuncie otra masiva compra de bonos del Tesoro, a fin de inyectar liquidez a la economía estadounidense.

Esa materia prima comenzó 2010 con una renovada tendencia alcista, a unos 880 dólares la onza, que se refuerza hoy en la medida en que se acentúan los problemas económicos en Estados Unidos y Europa. El temor a una probable recaída de Estados Unidos en la recesión económica sirve como argumento para los que tienen un panorama alcista de los precios del oro.

El precio del lingote trepó en lo que va de año más de 500 dólares y actualmente los analistas ven cada vez más cerca la posibilidad de que alcance los dos mil dólares la onza.