Más de 30 mil ciudadanos y representantes de juntas vecinales de los 23 distritos de la ciudad de La Paz marcharon hoy en defensa del territorio del municipio, que pretende ser avasallado por los municipios vecinos de Achocalla, Mecapaca y Palca.

A la cabeza del alcalde Luis Revilla y de representantes de la Federación de Juntas Vecinales de La Paz, Confederación de Juntas Vecinales y organizaciones sociales y cívicas, miles de vecinos se concentraron en el distribuidor de la Autopista y marcharon por las avenidas Montes y Mariscal Santa Cruz, Ayacucho, Potosí y Colón, avenida Camacho, avenida 16 de Julio, hasta llegar a la plaza del Estudiante, donde realizaron un mitin.

Los movilizados gritaban “Viva la unidad paceña”; “paceños de pie, nunca de rodillas”, y portando estandartes y pancartas que decían “No estrangulen La Paz” y “Mueran los loteadores”, refiriéndose a la incursión ilegal de loteadores de municipios vecinos.

En un cabildo abierto celebrado el 11 de agosto en la localidad de Alpacoma, los alcaldes y representantes sociales de los municipios de Achocalla, Mecapaca y Palca, vecinos de La Paz, firmaron un pacto de unidad para hacer respetar sus límites jurisdiccionales. Los representantes de los tres municipios provinciales decidieron iniciar medidas de hecho hasta conseguir una ley que consolide legalmente sus “límites ancestrales” con el municipio de La Paz.

El alcalde de La Paz Luis Revilla denunció que los vecinos quieren “desmembrar el territorio paceño y sus pretensiones alcanzan a la posibilidad de dejar al municipio de La Paz con la mitad del territorio que actualmente tiene”. El Municipio de Palca reclama como suyo un territorio que abarcaría hasta la zona de Calacoto; Mecapaca quiere avanzar hasta la zona de Obrajes, mientras que los loteadores de Achocalla pretenden invadir el Parque Nacional Mallasa.

Según Revilla, las autoridades de los tres municipios conspiran abiertamente contra La Paz. La semana pasada, la sede de gobierno fue víctima de un atropello que puso en riesgo la salud de la población, cuando vecinos de Achocalla bloquearon durante tres días el acceso al relleno sanitario situado en esa zona. Impedir el ingreso de los carros recolectores de basura al relleno de Alpacoma supone un atentado a la salud pública, denunció la presidenta del Concejo Municipal Gabriela Niño de Guzmán.

El relleno de Alpacoma no sólo sirve a la ciudad de La Paz, sino también a El Alto, Achocalla y Viacha. Dicho relleno cumple con todas las normas de seguridad ambiental, incluso con los estándares internacionales, según el manifiesto ambiental MA 1617, emitido por el Viceministerio de Medio Ambiente el 27 de octubre de 2010, precisó Niño de Guzmán.

Las autoridades de Achocalla alegaron que la medida de fuerza se debió a que la Comuna paceña incumplió varios acuerdos, entre ellos al asfaltado de la avecina de ingreso a Alpacoma. “Es el único punto que aún no se cumple debido a que no se han concluido las obras de instalación de gas domiciliario”, explicó Niño de Guzmán.

Revilla reiteró que las autoridades de Achocalla, Mecapaca y Palca planifican “una conspiración que está tendiendo a generar enfrentamientos entre los paceños, al pretender discutir una cuestión de límites y (lograr su objetivo) por medio de la fuerza, y no a través de un proceso de diálogo, que en todo caso debe ser instalado a partir de instancias nacionales”.

Como prueba de su denuncia, Revilla difundió una grabación de la reunión sostenida por los alcaldes vecinos el pasado 11 de octubre, en la cual se escucha al alcalde de Palca René Aruquipa Ramos afirmar: “Nosotros vamos a batallar desde nuestras comunidades, desde nuestras fronteras; también pido batallen en el Congreso…”. “No tiene sentido negociar con La Paz, no tenemos nada que ver con La Paz; la Gobernación tampoco tiene competencias; para definir la cuestión de límites jurisdiccionales nosotros vamos a negociar directamente con el gobierno”, planteó otro asistente, según la grabación.

Los representantes de Achocalla, Mecapaca y Palca amenazaron con tomar medidas de hecho hasta lograr la aprobación de una ley que consolide los límites territoriales. En los últimos días, dirigentes de las Federaciones de Campesinos Túpac Katari y Bartolina Sisa, y concejales de municipios provinciales anunciaron cercos a la ciudad de La Paz. Según Revilla, entre las medidas de presión se tiene previsto cerrar nuevamente el relleno de Alpacoma.

El municipio paceño inició un juicio contra el alcalde de Achocalla Telmo Mamani por presuntos delitos contra la población. “He instruido que la Dirección Jurídica presente una denuncia por la comisión de delitos contra el Alcalde de Achocalla, quien es la persona que desde hace varias semanas está promoviendo este enfrentamiento y está instigando a delinquir”, reveló Revilla.

“Detrás de este conflicto hay otras razones que tienen que ver con los límites, pero con los límites a partir de la aprobación de urbanizaciones irregulares en los municipios vecinos”, acotó el Alcalde y asguró que las acciones de fuerza tienen una intencionalidad política, puesto que las tres autoridades municipales pertenecen al Movimiento al Socialismo (MAS).

Este miércoles, miles de delegados de juntas vecinales y organizaciones sociales de La Paz marcharon por el centro de la ciudad. “Estamos contra los loteadores y los avasallamientos; nos quieren dividir, pero nosotros no vamos a dejar que eso suceda”, arengó Oscar Flores, vecino de la zona Faro Murillo.

El alcalde Revilla pidió al gobierno central que vele por la salud y la seguridad territorial de la población paceña, amenazadas por los municipios colindantes. “Con esta marcha pacífica y cívica, no política, hemos venido a exigir a las autoridades mano firme contra la delincuencia, contra los loteadores”, expresó.

“Esta es la primera marcha de los ciudadanos paceños que no han venido a confrontar, pero sí a exigir sus derechos. Si es que no se escucha las demandas, si es que las autoridades llamadas por ley no actúan con mano dura ante los loteamientos, las organizaciones sociales tomarán otras acciones”, advirtió el Alcalde.

El gobernador de La Paz César Cocarico (MAS) reprochó a los “provocadores” que convocaron a la marcha de la paceñidad. “Creo que es reprochable el fomentar actos que vayan a la provocación, el hecho de convocar a una marcha para que se respete los límites es simplemente provocar a la otra parte, hasta ayer no había reacciones, pero acabo de revisar la prensa y está señalando de que hay una reacción de parte de Achocalla ahora y están convocando a un cabildo también de parte de ellos”, dijo Cocarico.

En ampliados de emergencia, vecinos de varios macrodistritos de la La Paz se declararon en estado de emergencia ante el tratamiento del proyecto de Ley de Limites en la Asamblea Legislativa, y anunciaron que harán respetar los límites jurisdiccionales del municipio legalmente establecidos por las leyes 456 y 1669.