La pretensión gubernamental de construir la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos que atraviese por el Parque Nacional Isiboro Sécure, no representa, como sostiene el oficialismo, el interés de promover el desarrollo de las zonas involucradas y del país.Representa, por el contrario, la absoluta subordinación del gobierno de Evo Morales al capital financiero extranjero. 

El financiamiento, por parte del Banco Nacional de Desarrollo Económico -organismo financiero del imperialismo- no sólo para la obra carretera sino también para las represas de Guayaramerín, expresa con mucha claridad lo sostenido. Se trata de abrirle las puertas del país a las inversiones imperialistas que usan como medio de penetración al estado brasilero, en primer lugar y al estado “plurinacional” boliviano, en segundo lugar.

La política gubernamental de Evo Morales, de convertir en “socias” a las transnacionales, como en este caso, donde serán grandes multinacionales las beneficiarias no sólo por su participación en el financiamiento y construcción de la obra, sino en la ganancia de las empresas agroindustriales, metalúrgicas, agroforestales, etc. que depredarán el territorio natural e intensificarán la explotación de los trabajadores, es la política del saqueo de los recursos naturales del país en beneficio del imperialismo.

La concreción por parte de las organizaciones indígenas de usar la acción directa (marcha hacia La Paz) para detener la construcción de la Carretera debe ser respaldada fervorosamente por todas las fuerzas sociales populares del departamento y del país. Es necesario desenmascarar por medio de la lucha la impostura del “gobierno popular e indígena”. El gobierno del MAS representa el principal obstáculo para que los trabajadores del campo y de la ciudad terminemos con el estado capitalista.

El engaño de la “consulta previa no vinculante” que sostiene el gobierno, es otra prueba de que el MAS acata las concesiones imperialistas en legislación internacional pero no está dispuesto a tolerar que los indígenas afecten los intereses económicos de las empresas transnacionales. Corresponde enarbolar la autodeterminación de las naciones indígenas, como principal bandera en contra del imperialismo opresor y saqueador y su títere Evo Morales.

Advertimos a TODAS las organizaciones indígenas y campesinas que la política agraria oficial de Evo Morales apunta a la consolidación y expansión de la propiedad privada de la tierra en todas sus formas en desmedro de los pocos enclaves de propiedad comunal. El último anuncio del presidente de modificar la “Ley de Reconducción Comunitaria” para potenciar la propiedad privada y la comercialización de la tierra responde al carácter burgués del gobierno del MAS, que da al traste con toda su impostura ideológica del estado “comunitario.”

La Federación Departamental de Trabajadores de Educación Urbana de Cochabamba convoca a todas las organizaciones populares a sumarse a la movilización de los indígenas del TIPNIS en contra de la política pro-imperialista de Evo Morales y convoca a la población en general a colaborar donando víveres para sostener la movilización en una campaña que los maestros y voluntarios desplegaremos en mercados, plazas y barrios de nuestra ciudad.

Cochabamba, 15 de agosto de 2011.

LA DIRECTIVA