En 2010, al menos 52,6 millones de mujeres, hombres y niños eran trabajadores domésticos en su ocupación principal, lo que representa el 1,7% del empleo total y el 3,6% del empleo asalariado mundial, informó la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los trabajadores domésticos llevan a cabo tareas de limpieza, cocinan, cuidan niños, asisten a ancianos y realizan otras labores en hogares privados. Su trabajo ha sido crucial para una mayor participación de la mujer en el mercado laboral, y ha permitido a los ancianos mantener su independencia y recibir cuidados en su hogar.

Sin embargo, los trabajadores domésticos frecuentemente carecen de reconocimiento social y de muchas de las protecciones legales disfrutadas por otros trabajadores. De hecho, no se conoce con certeza el verdadero número de trabajadores domésticos alrededor del mundo. Hasta el momento la OIT y otros han debido confiar en aproximaciones tentativas e informales sobre la extensión del trabajo doméstico.

Se estima que un mínimo de 52,6 millones de personas prestan servicios domésticos en todo el mundo, aunque podrían acercarse a los 100 millones, concluye la Nota de Información N. 4 de la Serie Trabajo Doméstico elaborada por la OIT.

El informe presenta nuevas estimaciones mundiales y regionales sobre trabajadores domésticos, basándose en datos extraídos de estadísticas oficiales, principalmente de encuestas de fuerza de trabajo y censos poblacionales, cubriendo un total de 117 países y territorios.

El documento estima que en el mundo alrededor de 52 millones de personas trabajan en servicios domésticos, de las cuales más de 15 millones son niños y niñas de entre 5 y 17 años, cifra que equivale al 8,6% del total de niños trabajadores.

El trabajo doméstico es predominantemente realizado por mujeres, quienes representan 83% de todos los trabajadores domésticos a nivel mundial. La participación femenina varía de aproximadamente 64% en Oriente Medio y 67% en Europa del Este y los países CEI, a 92% en América Latina y el Caribe. Puesta en perspectiva, esta cifra es mayor que el número de personas empleadas en países grandes como Vietnam, México o Nigeria.

El trabajo doméstico representa no menos de 7,5% del empleo asalariado femenino a nivel mundial, en comparación al 1% de los trabajadores asalariados masculinos. Este hecho se acentúa en América Latina y el Caribe, donde el trabajo doméstico remunerado representa más de un cuarto del empleo asalariado femenino, y en Oriente Medio, donde prácticamente un tercio (31,8%) de las trabajadoras asalariadas son trabajadoras domésticas.

Más información: http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—ed_protect/—protrav/—travail/documents/publication/wcms_159562.pdf