(ABI).- “Es insostenible históricamente afirmar que entre Bolivia y Chile no existen temas pendientes”, manifestó el martes el presidente en ejercicio de Bolivia, Alvaro García Linera.

En una conferencia de prensa en el palacio de Gobierno, García Linera dijo, al referirse a la mediterraneidad de Bolivia, que “no se puede cerrar los ojos ante una mutilación, ni decir de que no hay ningún tema pendiente cuando a un país se le ha mutilado el cuerpo y las heridas no han cerrado”.

Las afirmaciones del Mandatario se producen ante las declaraciones vertidas por las autoridades del Gobierno chileno los pasados días en sentido de que no existirían problemas pendientes con Bolivia.

Bolivia perdió su acceso soberano al Pacífico en una guerra territorial con Chile en 1879 y desde entonces ha reclamado en diversos foros internacionales por la solución de este problema que afecta a su desarrollo.

García Linera, quien sustituye temporalmente al presidente Evo Morales, que realiza una visita oficial a China, expresó que, a consecuencia de la mediterraneidad, “las venas cortadas y los músculos partidos de ese cuerpo territorial llamado Bolivia siguen a carne viva”.

Señaló que en este asunto “Hay un tema histórico, jurídico, social y territorial pendiente que tiene que ser resuelto, ojalá sea en base al diálogo”.

Ratificó las afirmaciones del presidente Morales, quien señaló que Bolivia está dispuesta a seguir dialogando con Chile, en el marco de un trabajo conjunto que busque soluciones a los problemas pendientes, entre ellos fundamentalmente el de la mediterraneidad.

Bolivia y Chile tienen suspendidas sus relaciones diplomáticas desde 1978, tras haberlas reiniciado tres años con el objetivo de lograr acuerdos que permitan a Bolivia acceder en forma soberana al Pacífico.

El año 2006, los gobiernos de La Paz y de Santiago reavivaron sus acercamientos y elaboraron una agenda de 13 puntos con el propósito de solucionar las divergencias y normalizar sus relaciones diplomáticas.

Por primera vez fue incluido en la agenda de negociaciones el tema marítimo en las conversaciones en las que participaron la entonces Presidenta chilena, Michelle Bachelet, y el Jefe de Estado boliviano, boliviano Evo Morales.

Sin embargo en noviembre de 2010, durante el mandato del mandatario chileno Sebastián Piñera, los encuentros de las Cancillerías se interrumpieron, una vez que el gobierno de Santiago no confirmó una reunión que iba a celebrarse en Santiago.

El Presidente en ejercicio ratificó que Bolivia “Está dispuesta a dialogar con Chile y reiniciar el trabajo conjunto, una vez que respeta los procedimientos”.

Sin embargo aclaró que esa disposición “no significa que todo está bien y que todos estamos felices y que vamos a hablar de comercio”.

“Acá hay una deuda histórica, hay un cercenamiento territorial que sufrió Bolivia, hubo una guerra injusta que nos arrebató territorio y que nos dejó sin una salida soberana al mar”, enfatizó.

Agregó que han pasado más de 100 años y Bolivia sigue firme en su reclamo y seguirá el tiempo que sea necesario “hasta que la justicia de la historia, de la sociedad y del mundo le permita una salida soberana al Pacífico”.

Puntualizó que mientras no sea solucionada la mediterraneidad nacional “el tema no estará cerrado, siempre estará pendiente y vivo y hablando al mundo en torno a la injusta mutilación del territorio boliviano”.

El pasado 23 de marzo, durante los actos de recordación de los 132 años de mediterraneidad, a consecuencia de la guerra con Chile, el presidente Evo Morales anunció que, sin dejar de lado el diálogo con el gobierno de Santiago, Bolivia presentará una demanda ante tribunales de justicia internacional para denunciar la mediterraneidad nacional.

Durante su presencia en Lima, durante los actos de posesión del presidente peruano Ollanta Humala, el pasado 28 de julio, Morales y Piñera sostuvieron un largo encuentro con miras a reanudar el diálogo bilateral.

Dirección de Reivindicación Marítima convoca a Foro “Retorno de Bolivia al Mar”

La Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (DIRAMAR) convocó al Foro “Retorno al mar” que se realizará el próximo viernes en la ciudad de Cochabamba con la participación de historiadores de reconocida trayectoria académica.

El director de DIRAMAR, Rubén Saavedra explicó que el foro tiene el propósito de generar espacios de análisis sobre la problemática marítima y anunció eventos similares en todos los departamentos de Bolivia.

“DIREMAR ha previsto realizar este tipo de eventos en las principales capitales del Estado para propiciar la participación de académicos, historiadores, docentes, universitarios, movimientos sociales y otros segmentos de la sociedad civil organizada para analizar y fortalecer la Estrategia de Reivindicación Marítima que viene ejecutando el gobierno del Presidente Evo Morales”, reseña un boletín institucional.

El foro se realizará en el auditorio “Ramiro Villarroel” de la Facultad de Ciencias Políticas y Jurídicas de la Universidad Mayor de San Simón.

La Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima fue creada por el Gobierno boliviano en abril pasado para estudiar, planificar, desarrollar y evaluar la implementación de estrategias respecto a la reivindicación marítima, después de la decisión del presidente Evo Morales de acudir a los tribunales internacionales, sin desechar el diálogo, para lograr un salida soberana al océano Pacífico, perdida en una guerra territorial con Chile a fines del siglo XIX.

Entre su funciones, DIRAMAR tiene la facultad de propones y coordinar las acciones, políticas, lineamientos y directrices en la demanda de reivindicación marítima a objeto de promover e impulsar el acceso de Bolivia a una salida libre y soberana sobre las costas del Pacífico.

Además, debe elaborar y presentar la demanda internacional para la reivindicación marítima boliviana previa opinión favorable del Consejo Nacional de Reivindicación Marítima.

La Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima representará al Estado ante los tribunales internacionales en los cuales se presente la demanda marítima, tramitar la misma y asumir la defensa técnico legal hasta su conclusión.