(ABI y Erbol).- El Ministerio Público solicitó el lunes a la justicia el archivo de obrados en el caso del periodista David Niño de Guzmán, al considerar que la víctima se suicidó a raíz de un trastorno emocional provocado por problemas personales.

Niño de Guzmán nació en la población de Uncía, norte Potosí; se tituló como licenciado en Comunicación Social en la Universidad San Francisco Xavier de Chuquisaca; fue Jefe de Prensa de la Agencia de Noticias Fides (ANF) y ejerció su carrera por 16 años, hasta que fue encontrado sin vida el 21 de abril al final de la avenida Zabaleta de la ciudad de La Paz.

Tras la valoración de todos los medios probatorios encontrados en el proceso de investigación, el Ministerio Público concluyó hoy que el periodista Niño de Guzmán se inmoló con un explosivo que hizo detonar a la altura de su pecho.

El fiscal asignado al caso Sergio Céspedes informó que en el proceso investigativo se valoró todos los pormenores en torno al hecho, como el registro detallado del lugar del suicidio (final avenida Zabaleta), la bibliografía que se encontró en su computadora, hasta el informe de autopsia psicológica.

Céspedes dijo a los periodistas que los informes muestran que el comunicador se suicidó a consecuencia de los problemas personales que le aquejaban. Según la autopsia psicológica, el periodista era un obsesivo compulsivo con trastorno de personalidad.

“La información que se ha encontrado, tanto en la computadora, la lectura de libros, así como los dibujos que ha efectuado, se estableció retrospectivamente la personalidad con ese trastorno. Más allá de tener problemas que no pudo superar y su estado emocional, lo impulsaron a quitarse la vida”, informó a los medios.

Niño de Guzmán tuvo una fuerte discusión con la madre de su hijo y de inmediato decidió sacar una carga de dinamita que guardaba en su habitación, para luego buscar un lugar para suicidarse.

“Después de haber tenido la discusión, fue a su habitación a sacar la explosión, desde ese momento tomó la decisión de eliminarse, dejó su celular en su habitación para no ser perturbado, buscó el lugar para suicidarse, preparó el explosivo y (terminó con su vida) poniéndose (la carga de dinamita) a la altura de su pecho; por eso no tiene signos de violencia más que lo provocado por el explosivo”, sostuvo Céspedes.

“Niño de Guzmán fue solo (al lugar donde se suicidó), una huella plantar que le correspondía, misma que fue verificada en la inspección, era imposible que lo hayan llevado o trasladado al lugar del hecho, que es inaccesible; por otro lado, se ha analizado y estudiado aquellos textos (sobre muerte) que se encontraban en su computadora, asimismo, adoptó en las últimas dos semanas (de su vida) una actitud (extraña), por ejemplo, se despidió de su esposa, además se puso en primera persona sobre algunos textos que hablaban de la muerte”, explicó.

Céspedes reiteró que las investigaciones establecieron que el periodista se suicidó. Sin embargo aclaró que “tal como dice la Ley debe esperarse un año máximo para la reapertura del caso, si es que existen nuevos indicios o elementos que motiven y funden la reapertura”.