(PL y agencias).- La agencia Standard & Poor´s ha rebajado el rating de solvencia crediticia de Estados Unidos con perspectiva “negativa”, una medida sin precedentes que Washington considera un error. La degradación de la calificación de créditos de Estados Unidos por vez primera, de triple A hasta AA+, provocó reacciones encontradas en China y en el mundo. 

Se trata de la primera vez que se rebaja la calificación crediticia de Estados Unidos. La nota AAA que el país tenía hasta el momento indicaba la máxima solvencia del país. La institución financiera explicó que el recién activado plan del Congreso federal para controlar la deuda “no ofrece garantías a mediano plazo de que estabilizará de manera sostenible la compleja dinámica del equilibrio presupuestario norteamericano”.

El argumento de la calificadora fue irrefutable: Estados Unidos presenta creciente deuda, pesado déficit presupuestario, carencias en planificación de políticas. En otras palabras: la deuda federal supera el 100 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y las de los estados y municipios suman casi otro 20 por ciento. Además han nacionalizado casi 400 bancos tras la crisis financiera y dos inmobiliarias cuyos débitos no consolida, por lo que la deuda real es similar a la de Grecia.

Según los analistas, la rebaja de la calificación se debe a que el plan pactado por el Congreso y la Administración no incluye medidas suficientes para estabilizar la situación de la deuda nacional. Opinan que la efectividad de la política financiera norteamericana se ha deteriorado. El Departamento del Tesoro de EE. UU. cuestionó la competencia de S&P, esgrimiendo que la agencia se equivocó en 2 billones de dólares en sus cálculos del ratio de la deuda sobre el PIB.

Otras dos importantes agencias como Moody’s Investor Services y Fitch Ratings informaron que por el momento mantendrán la calificación de crédito en Triple-A, pero aclararon que podrían modificarla si continúa el deterioro de la situación financiera estadounidense.

Un editorial de la agencia de noticias china Xinhua aseguró que esta es “una factura que Estados Unidos debe pagar por su propia adicción al endeudamiento y sus peleas políticas sin visión de futuro de Washington”. Añadió que la nación asiática tiene ahora todo el derecho a reclamar a ese país “que corrija los errores estructurales de su deuda y garantice la seguridad de los activos en dólares de China”.

El gigante asiático posee las mayores reservas de divisas del mundo, que hasta fines de junio ascendían a 3,2 billones de dólares y lidera la lista de acreedores extranjeros de Estados Unidos, al poseer 1,153 billones de dólares en deuda del Tesoro de ese país.

Xinhua reclamó “supervisión internacional” sobre el dólar y propuso la alternativa de “una nueva moneda de reserva estable y asegurada a nivel global” para así cortar la dependencia mundial al billete verde.

Tales posturas están a tono con las declaraciones ofrecidas este viernes por el ministro chino del Exterior, Yang Tzietsi, quien instó a Washington a adoptar una política monetaria responsable. El funcionario chino también lo exhortó a proteger las inversiones de otros países en dólares, ante los riesgos de la creciente deuda estadounidense.

La declaración del funcionario se unió a la realizada el pasado miércoles por el gobernador del Banco Central de China, Zhou Xiaochuan, al dar la bienvenida a la adopción de la Ley de Control del Presupuesto estadounidense que dio respuesta a la crisis de impagos en esa nación.

Entonces Xiaochuan resaltó que China espera que el gobierno estadounidense “tome medidas responsables para manejar la cuestión de la deuda a la luz de los intereses de todo el mundo”. Esto, apuntó, ayudará a garantizar una inversión segura en el Tesoro norteamericano y el funcionamiento eficaz del mercado.

Asimismo anunció la diversificación de las inversiones chinas en divisas extranjeras y el fortalecimiento del manejo de riesgos para minimizar el impacto de fluctuaciones en el mercado financiero mundial. En esa misma línea, la rebaja de la nota del crédito estadounidense es considerada por economistas chinos como un gran riesgo para los mercados financieros y para el comercio.

En opinión del director del Instituto de Reservas de la Universidad Central de Finanzas y Economía, Li Jie, “podría haber caos en los mercados financieros internacionales al menos en el corto plazo”. El impacto más directo para la nación asiática será en sus reservas, enfatizó. “El valor de las inversiones de China en dólares caerá y el efecto de reducción podría ser grande”, señaló.

Li acotó, además, que “China se verá obligada a considerar otras inversiones para sus reservas. Los bonos del Tesoro estadounidense ya no son tan seguros”.

Mientras, en otras partes del mundo la decisión de la agencia calificadora fue asimilada con cierta moderación y retoques de aparente tranquilidad. Sin embargo, tras bambalinas los rostros son otros y no dejan de tomarse provisiones.

Muestra de ello es lo dicho hoy por el ministro francés de Economía, Francois Baroin, quien inicialmente aseguró que su país “tiene plena confianza en la solidez de la economía de Estados Unidos”. Para luego agregar que “los ministros de Finanzas del G7 (las mayores potencias mundiales) están en contacto permanente para vigilar la situación de los mercados y discutir las acciones necesarias”.

Un impacto de esta decisión de Standard & Poor’s se podrá ver el lunes cuando inicie operaciones Wall Street y demás mercados bursátiles. Es previsible que aleje a algunos inversores de proyectos para comprar deuda norteamericana y encarezca el costo de los préstamos pedidos por Washington.