El autor de la masacre del viernes 22 de julio en Noruega se reclama como un cruzado católico, aunque ello es un insulto hacia el primer pueblo que trajo el cristianismo a las Américas. Hace más de mil años algunos noruegos crearon la primera iglesia americana mucho antes de que surgieran las civilizaciones y templos aztecas e incas y medio milenio antes del arribo de los españoles. Quien levantó la primera de éstas fue Thjodhildr, la esposa del jefe vikingo noruego Eirck el Rojo.

506 años antes del viaje de Colón los noruegos llegaron a Groenlandia donde implantaron una colonia vikinga, la cual duró siglos y que hizo que esta isla, la mayor de América y del mundo, sea hasta hoy parte de una monarquía escandinava (la de Dinamarca).

Erik el Rojo oraba a Odín y Thor, pero su católica esposa Thjodhildr construyó una iglesia en su granja. Ella educó a todos sus 4 hijos en el catolicismo y cuando ellos crecieron fueron a descubrir tierras de los actuales EEUU y Canadá donde establecieron colonias. Uno de ellos, Leif Ericson comandó la expedición, pero dos de ellos fueron muertos por los nativos.

Restos de la casa y de la iglesia de Thjodhildr han sido hallados. Aún hoy los turistas también pueden visitar la milenaria iglesia de Hvalsey que realizó su última boda en 1408.

En el primer milenio después de Cristo los vikingos se habían convertido en el mayor pueblo navegante. Sus innovadores botes les permitían hacer veloces viajes con los que circunnavegaron toda Europa desde el Atlántico al Mediterráneo y desde el Báltico por los ríos rusos hasta los mares Negro y Caspio. Saquearon París, Lisboa, Dublín, York y Andalucía (donde se asentaba el reino español). Crearon reinos desde Inglaterra, Escocia e Irlanda hasta Sicilia y Kiev (donde fundaron lo que sería Rusia). Vikingos fueron escoltas del emperador de Bizancio y llegaron a Bagdad, capital del Islam.

Con el tiempo varios reyes vikingos fueron abrazando el cristianismo buscando así entrar a la civilización europea. Olaf Tryggvason, rey noruego en los años 995-1000, obligó a sus súbditos a cristianizarse utilizando para ello la tortura, los asesinatos y los secuestros.

Él lideró la convención forzosa de Islandia, isla que está más cerca de América que de Europa, y que los vikingos politeístas colonizaron en el 870.

Los vikingos cristianizados de Noruega, a pesar de tener fama de asesinos no diezmaron a la población oriunda, como si pasó en las colonias ibéricas. Los nativos americanos que menos epidemias o matanzas padecieron durante la conquista y que hoy tienen más poder son, precisamente, los de las zonas a las que llegaron los vikingos.

Noruega, a diferencia de España, Portugal, Francia, Inglaterra, Escocia, Holanda, Dinamarca, Suecia y Lituania, nunca llegó a ocupar a alguno de los 35 países de la OEA.

Sin embargo, casi toda la población de Groenlandia sigue practicando la misma fe cristiana que trajeron allí familias noruegas hace más de 1,020 años.

Evangélicos

Desde que hace más de medio milenio los ibéricos fueron imponiendo el catolicismo en sus tierras, la principal gran transformación religiosa que se viene dando en América Latina es la del avance del evangelismo.

Hasta hace medio siglo el 90% de los latinoamericanos habían sido bautizados por padres solteros. Hoy el único país americano que mantiene tan alto porcentaje de católicos es México, mientras que su vecino del norte (EEUU) es el principal propulsor mundial del evangelismo (como también del mormonismo o de los testigos de Jehová) y su vecino del sur (Guatemala) es la primera república hispana que podría tener más fieles protestantes que de otro credo.

Según la BBC el 20% de los casi 600 millones de latinoamericanos serían evangélicos. Estos 100 a 120 millones de protestantes latinos superarían en número al de la población de cualquier país hispano. Brasil es hoy, después de EEUU, el país del mundo donde hay más personas que van semanalmente a cultos evangélicos (una de ellas, Marina Silva, fue la gran sorpresa en las presidenciales brasileras del 2010 y podría entrar al balotaje en el 2014).

Dentro de los emigrados latinos uno puede constatar que el gran avance de los templos evangélicos y ya hay varias comunidades en el exterior, como Inglaterra, donde la mayoría de los suramericanos que van a orar cada domingo lo hacen fuera de la iglesia católica.

En Reino Unido la mayor iglesia hispana es la Comunidad Cristiana de Londres, liderada por los pastores peruanos Ravelo, que cada domingo reúne a 2,000 fieles. Este fin de semana ésta hizo una muy concurrida acción de gracias por el día del Perú donde mencionaron que este país es el primero de Suramérica en haber oficializado a esta ceremonia dentro del programa oficial de fiestas patrias. Alan Garcia fue a todas esos cultos anuales durante su quinquenio 2006-11 y al nuevo mandatario Ollanta Humala no le perjudicaría mantener esa relación si quiere empalmarse con un 15% de sus compatriotas que siguen dicha fe.

En Inglaterra hay al menos 500 pastores brasileros, aunque hay un número bastante mayor de ellos predicando en los 5 continentes.

Hace un mes fui al funeral del obispo Enoch Pereira, quien fue el presidente de la mayor alianza de pastores brasileros del Reino Unido y con quien estuvimos, junto a los pastores Ravelo y al padre Jesús Pérez, haciendo un bloque tan fuerte que logramos que la alcaldía de Londres reconozca oficialmente a la minoría iberoamericana.

El evangelismo se ha convertido en una fuerza muy importante para varios gobiernos latinoamericanos ya sean de derecha o de izquierda. Mientras en Colombia los pastores Castellanos fueron uno de los pilares de Uribe en El Salvador, donde casi un 40% de sus habitantes son evangélicos, el apoyo o la neutralidad de varias iglesias cristianas han jugado un rol clave claves para que el Farabundo Martí gane las elecciones.

En Venezuela, si bien no hay tantos evangélicos, muchos discursos de su presidente Chávez muestran una inspiración en el protestantismo.