La Ley de Reconducción Comunitaria de la Reforma Agraria tiene los días contados, confirmó el Presidente Morales, y pidió a los dirigentes de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) que redacten rápido una ley de tierras alternativa. El objetivo es acabar con el “latifundio” y redistribuir la tierra, aseguraron Evo y los campesinos del MAS.

El secretario ejecutivo de la CSUTCB Roberto Coraite propuso al Presidente elaborar una nueva normativa agraria en reemplazo la “obsoleta” y “discriminatoria” Ley del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) de 1996, modificada en 2006 por Ley de Reconducción comunitaria.

“Necesitamos sustituir la ley actual que definitivamente no ha solucionado los problemas de nuestros hermanos campesinos; y que se ha ido al extremo al favorecer a pequeños grupos (indígenas) que detentan inmensas extensiones mientras que la mayoría de los campesinos estamos en ínfimas extensiones de tierra”, planteó Coarite públicamente durante la promulgación de dos reglamentos de la Ley de Revolución Productiva, Comunitaria y Agropecuaria

“Estoy muy de acuerdo, contento con esta propuesta. Esa Ley será para terminar con los latifundistas”, respondió el Presidente en el acto celebrado en el estadio de Villa Tunari, y pidió a los dirigentes campesinos que se “amanezcan” trabajando en la nueva norma, siguiendo el ejemplo de los ministros de su gabinete.

La CSUTCB redactará un borrador en el plazo de un mes, para que el 12 de octubre de este año se promulgue una nueva ley que garantice el saneamiento y la redistribución equitativa de tierra.

Los objetivos prioritarios del gremio campesino son “evitar el minifundio y surcofundio que afecta negativamente, en especial al campesinado del sector del altiplano”, y sobre todo revisar y redefinir los límites de las Tierras Comunitarias de Origen (TCO) que se han convertido en los nuevos “latifundios”.

Los burócratas de la CSUTCB y de la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias Bartolina Sisa consideran que la política agraria vigente “privilegió” a los pueblos originarios y creó un nuevo tipo de “latifundio indígena” en las tierras bajas del país.

Unos cuantos indígenas “concentran miles hectáreas”, denuncian los legisladores campesinos Fidel Surco e Isaac Ávalos. Dicen que su único objetivo es democratizar el acceso a la tierra, aunque su verdadero propósito es recortar los territorios de propiedad colectiva, y redistribuirlos como propiedades individuales que se puedan heredar, comercializar e hipotecar.

Proponen censar a los indígenas, cuantificar sus verdaderas necesidades territoriales, y redistribuir equitativamente las tierras “excesivas” de TCOs ya tituladas y consolidadas por el propio Presidente Morales.

“Estamos pidiendo una revisión de las TCO para saber si justifica o no justifica la cantidad de tierras que tienen; y si no se justifica quiere decir que tenemos nuevamente tierras ociosas en Bolivia”, explicó el secretario de Tierra y Territorio de la CSUTCB Dionisio Cabrera (Erbol).

Los dueños de las TCOs actuales tendrán que demostrar que administran bien y protegen su territorio; de lo contrario, sus tierras serán expropiadas

El ex viceministro Almaraz acusó al senador Isaac Ávalos y a círculos de la dirigencia campesina de promover la modificación de la Ley 3545 de Reconducción Comunitaria para convertirla en “Ley de Reconducción Individual”, y de esta forma facilitar la mercantilización de la tierra.