El Índice de Precios al Consumidor (IPC) se incrementó en 4,3% en el primer semestre de 2011, y alcanzó 11,3% de variación acumulada a 12 meses. Se registraron las mayores alzas de precios en los rubros de Alimentos y bebidas no alcohólicas y Restaurantes y hoteles; y los departamentos con mayor incidencia inflacionaria fueron Santa Cruz (1,5%), La Paz (1,4%) y Cochabamba (0,6%), informó el Banco Central de Bolivia (BCB).

Durante el primer semestre de 2011, todas las divisiones del IPC registraron incrementos de precios, aunque concentrados en el primer trimestre del año. El aumento del IPC continuó acelerándose hasta el primer bimestre de la gestión, pero a partir de marzo se observaron signos de moderación. Hasta junio de 2011, la actividad económica boliviana estuvo expuesta a diferentes eventos de origen interno y externo que incidieron directamente sobre el índice inflacionario, señala el BCB en su Informe de Política Monetaria (IPM) de julio de 2011. (ver www.bcb.gob.bo)

En los primeros seis meses del año la inflación nacional fue impulsada por la apreciación de las monedas de socios comerciales y la inflación importada; por el efecto rezagado de la caída en la producción agropecuaria de 2010; por la especulación y el ocultamiento, y también por el alza de las tarifas del transporte público.

Existe una relación importante entre el alza de los precios internacionales de materias primas, en especial alimentos, y la inflación importada calculada para Bolivia. Ésta se ha manifestado con mayor fuerza desde 2007, periodo a partir del cual los precios de los commodities experimentaron una severa alza.

El BCB registró en los últimos cinco años las mayores presiones inflacionarias externas a las que estuvo expuesta la economía boliviana. La inflación externa relevante promedio durante 2006-2010 (7,1%) fue la mayor de los últimos 20 años, y supera holgadamente a la del quinquenio precedente.

Los rubros con mayor variación positiva fueron Bebidas Alcohólicas y Tabaco (11,3%), Restaurantes y Hoteles (7,1%), Bienes y Servicios diversos (6,4%) y Salud (6,2%). La división de Comunicaciones tuvo la menor variación (0,5%).

La incidencia de los rubros de Alimentos y Bebidas Alcohólicas, no Alcohólicas y Restaurantes equivale a cerca del 60% de la inflación total del período. Los cinco artículos con mayor incidencia inflacionaria mensual son alimentos procesados y de origen agropecuario.

Entre los productos más inflacionarios destacan el almuerzo consumido fuera del hogar y la cebolla, que registró una excepcional variación acumulada de 70,4% debido a las excesivas precipitaciones pluviales que dificultaron las tareas agrícolas en zonas del valle cochabambino, principal productor de cebolla.

El mayor incremento semestral en el rubro de Bebidas Alcohólicas y Tabaco fue originado principalmente por el alza del precio de la cerveza (12,2%) y de los cigarrillos (9,9%), como consecuencia del aumento de la alícuota del Impuesto al Consumo Específico (ICE) de cigarrillos, bebidas alcohólicas y energizantes.

La elevación de tarifas del servicio de transporte público, especialmente urbano, repercutió en el incremento del IPC. En este rubro, la tasa de inflación se incrementó en diciembre de 2010, para descender en enero de 2011. La inflación se acrecentó aceleradamente entre febrero y abril y finalmente anotó una tasa interanual de 15,3% en junio de 2011.

Variación del IPPIM, ICC e IPC-REM

El Índice de Precios al Productor Industrial Manufacturero (IPPIM), el Índice de Costos de la Construcción (ICC) y el Índice de Actividades Remuneradas (IPC-REM) constituyen indicadores complementarios que cuantifican las presiones inflacionarias en el sector industrial, los mercados de la construcción y trabajo, respectivamente.

El IPPIM, que cuantifica la variación de los precios de insumos de la industria manufacturera, alcanzó en marzo de 2011 una variación anual de 12,7%. Las actividades con mayor variación positiva acumulada de precios fueron la fabricación y refinación de azúcar (79,2%) y las industrias básicas de metales no ferrosos (43,2%).

El ICC cuantifica el comportamiento de los precios de los insumos para la construcción, abarcando los costos de mano de obra en la edificación de residencias urbanas, edificios no residenciales y otras obras de infraestructura. Desde la segunda mitad de 2010 hasta marzo de 2011, el ICC registró una variación anual de 8,6%.

El mayor incremento en los costos de construcción se dio en las ciudades de La Paz (9,4%) y Santa Cruz (9%), debido a las crecientes cotizaciones de materiales y remuneraciones al personal. Las presiones en los costos de construcción se reflejaron en la división de Vivienda, Servicios básicos y Combustible del IPC en los primeros meses de 2011.

El reciente incremento de los costos de construcción (y del IPPIM) fue menor al experimentado en 2008. El factor que incidió en esta dinámica de precios fue la expansión de la actividad de la construcción en Bolivia. Este sector creció 9,2% en el primer trimestre de 2010 y 8,2% en el primer trimestre de 2011.

Por otra parte, el BCB utiliza tres indicadores de precios de actividades remuneradas: el Índice de precios de mano de obra calificada (IPC-MC), que incluye actividades como las consultas médicas; el Índice de precios de mano de obra no calificada (IPCMNC) que contempla remuneraciones a servicios como la albañilería; y el IPC-REM que refleja la evolución de los precios de actividades remuneradas y que agrupa a los dos anteriores. Hasta junio de 2011, la variación anual del IPC-REM fue de 10,8%; la del IPC-MNC, 11,6%, y el IPC-MC alcanzó una tasa anual de 8,2%.

Inflación regional

Todas las ciudades capitales del país experimentaron una variación acumulada positiva de precios en el primer semestre de 2011, registrando cinco de ellas tasas superiores a las de la media nacional (4,3%). Las ciudades con mayor inflación fueron Cobija (7,7%), Tarija (6,2%) y Potosí (5,5%). Las capitales que tuvieron menor inflación fueron Sucre (3,5%) y Cochabamba.

En el contexto nacional, la mayor incidencia positiva correspondió a las capitales del eje troncal (Santa Cruz, La Paz y Cochabamba) que tuvieron una participación de 83,4% en la inflación nacional. En términos interanuales, la ciudad de Santa Cruz registró una incidencia de 3,9pp, mientras que La Paz y Cochabamba tuvieron incidencias de 3,4pp y 2,1pp, respectivamente.

El BCB intentó moderar las presiones inflacionarias mediante el incremento de los títulos de regulación monetaria, la apreciación moderada del tipo de cambio, y modificaciones del encaje legal requerido. Esta combinación de políticas redujo la liquidez en el sistema financiero y mitigó la inflación importada, permitiendo, en el primer caso, aumentos de las tasas de interés monetarias y de intermediación financiera.

Según el Banco Central, la trayectoria de la inflación se encuentra en línea con las proyecciones del IPM de enero de 2011 y se observan signos de estabilización y de moderación en los indicadores de inflación. A partir de ese análisis prospectivo, el ente emisor pronostica que la inflación disminuirá hasta 6% a fines de 2011, y en torno a 5% al cierre de 2012.