El diámetro de la zona ecuatorial del planeta Tierra crece 0,28 centímetros cada 10 años a causa del derretimiento de los glaciares de Groenlandia y la Antártida, revela un reciente estudio de la Universidad de Colorado publicado por la revista Inside Science. Otras investigaciones estiman que el nivel de las aguas del mar subirá entre 56 centímetros y 1,6 metros hasta fines de siglo.

La rapidez con la que se producen los deshielos en Groenlandia y la Antártida en las últimas dos décadas es mayor que lo predicho por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) en su evaluación de 2007, y posiblemente se convierta en la causa principal del aumento del nivel del mar.

El deshielo acelerado se debe principalmente al calentamiento climático. Desde 2005, las temperaturas del aire en la superficie del Ártico fueron las más elevadas con relación a todos los períodos quinquenales desde el comienzo de los registros a finales del siglo XIX.

Entre 2004 y 2009, los 550 mil kilómetros cuadrados del Ártico canadiense perdieron tres cuartas partes del hielo de los glaciares existentes, estiman investigadores del Programa Internacional de Vigilancia y Evaluación de esa zona polar.

En la reunión anual de Geociencias de la Unión Europea, el científico Wieslaw Maslowski vaticinó que los hielos del Ártico desaparecerán totalmente entre 2016 y 2019; aunque el científico Walt Meier, del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo de Estados Unidos, considera que eso ocurrirá recién entre 2040 y 2050.

Groenlandia y la Antártida pierden un total de 382 mil toneladas de hielo al año, calculan investigadores de Universidad estadounidense de Colorado, basándose en datos recopilados por los satélites gemelos GRACE (Gravity Recovery and Climate Experiment, por sus siglas en inglés).

Los satélites GRACE fueron lanzados en 2002 con la misión de medir el campo de gravedad de la Tierra con el fin de conocer los cambios en la masa de hielo, la cantidad de agua en el océano y la pérdida de agua continental.

A partir de lecturas satelitales y datos obtenidos en el terreno, los científicos estiman que el nivel del mar sube unos tres milímetros cada año. Lo más alarmante es que la contribución de los hielos polares a la subida del nivel del mar ya ocasiona graves problemas sociales.

La Alianza de Pequeños Estados Insulares alertó sobre el peligro real de algunas islas del Pacífico de desaparecer del mapa si la temperatura global aumentara dos grados centígrados en los próximos años. Es el caso del archipiélago de Tuvalu, cuyo punto más alto apenas alcanza los cinco metros sobre el nivel del mar.

La acelerada erosión costera y mareas altas de hasta tres metros por encima de lo habitual son cada vez más frecuentes en Tuvalu, y muchos de sus 11 mil habitantes han tenido que abandonar sus tierras debido a las inundaciones. Kiribati y Vanuatu también se incluyen en la lista de los pequeños Estados obligados a reubicar a sus habitantes, víctimas de la erosión de las costas y la subida del nivel del nivel del mar.

Según el IPCC, las naciones en desarrollo de las islas del Pacífico son responsables de apenas el 0,03 por ciento de las emisiones mundiales de dióxido de carbono, una de las causas de este fenómeno, pero son los que enfrentarán las más graves consecuencias en los siglos venideros.

Si la merma de los hielos polares continúa al ritmo de los últimos años, para 2050 el nivel de las aguas habrá subido 15 centímetros, calcularon expertos del Laboratorio a Propulsión a Chorro (JPL) de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA).

Si la pérdida de hielo en Groenlandia y la Antártida continúa al ritmo actual, hasta el año 2100 el nivel de las aguas del mar subirá 56 centímetros, proyectaron los expertos de la Universidad de Colorado. Un reciente informe del Programa Internacional de Vigilancia y Evaluación del Ártico considera que, debido a que el hielo y la nieve se derriten más rápido de lo previsto, es probable que el nivel promedio de los océanos se eleve 1,6 metros en este siglo.

Además, el estudio de la Universidad de Colorado revela que el derretimiento de las masas polares también ha ocasionado un ensanchamiento de la zona ecuatorial del Planeta. Debido al movimiento de rotación de la Tierra alrededor de su eje, los polos están más achatados y el ecuador es más ancho; pero, desde la década de los años 90 del siglo pasado, ese cúmulo es cada vez mayor.

Como consecuencia de la disolución de las masas polares, precisa el estudio, el agua se concentra más en la zona cálida ecuatorial, formando un abultamiento. Por ello, en la actualidad el radio de la Tierra es casi unos 20 kilómetros más grande en el ecuador que en los polos.

Con datos de Prensa Latina y agencias.