(PL y ABI).- El gobierno boliviano recomendó a la población “bolivianizar” sus ahorros para minimizar los daños provocados por la depreciación del dólar como consecuencia de la crisis de la deuda en Estados Unidos. La directora del FMI no descartó una caída del dólar respecto a otras monedas.

La deuda estadounidense alcanzó su techo de unos 14 billones de dólares el 16 de mayo y el 2 de agosto la nación más poderosa del mundo podría entrar en default, incapacitada de pagar su gigantesca deuda interna y externa por falta de liquidez.

El 2 de agosto es la fecha tope para que los partidos Republicano y Demócrata acuerden un nuevo límite de la deuda soberana de esa nación, que ya alcanza los 14,3 billones de dólares, lo que representa aproximadamente 60 por ciento de su producto interno bruto. A partir de ese día no habrá dinero para que la Casa Blanca, el Congreso y todas las dependencias oficiales del país puedan seguir funcionando normalmente, y el país quedará técnicamente en quiebra.

Tras semanas de discusiones, los dos principales partidos estadounidenses no han logrado acuerdo alguno para aumentar el límite de la capacidad de endeudamiento del país. Según expertos y analistas, si la potencia no presenta un plan claro para poner bajo control la deuda, la desconfianza podría inducir a que los inversores pidieran tipos de interés más altos, lo cual forzaría a otro ajuste del gasto público.

Las consecuencias serían desastrosas para la economía norteamericana, envuelta en una crisis financiera desde finales de 2007, y también para Europa, Asia y América Latina, esta última por su dependencia comercial de Washington.

Los mayores afectados serían los países más directamente relacionados con las finanzas y el comercio de Estados Unidos, como por ejemplo China, el mayor poseedor de bonos de la deuda de la nación norteña con cifras que ascienden a más de 1,16 billones de dólares. Según el Departamento del Tesoro, China detentaba casi un tercio de la deuda en bonos hasta mayo de 2011.

Le seguirían Japón que retiene en sus arcas más de 910 mil millones del billete verde; Reino Unido con 345 mil millones y Brasil con 210 mil millones, capitales que en la práctica se verían devaluados por la falta de un soporte real del dólar.

Según el corredor de bolsa brasileño Joao Vieira, en Estados Unidos está ocurriendo realmente una prolongación de la recesión financiera con daños enormes a su economía interna, y que de no corregirse a tiempo, puede afectar indirectamente a las débiles finanzas de América Latina y el Caribe.

El dólar se desploma

Hay que ver si el dólar es efectivamente la moneda de reserva última y de primer orden, manifestó la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) Christine Lagarde, y vaticinó que los desencuentros entre el Congreso y la Casa Blanca provocarían probablemente una caída del dólar respecto de otras monedas.

El economista Vieira prevé que de ocurrir una cesación de pagos, el dólar se debilitaría aún más, aumentarían los precios globales de las materias primas, lo que traería una mayor presión inflacionaria para toda la región latinoamericana.

El presidente del Banco Central Bolivia (BCB) Marcelo Zabalaga presagió que “si no hubiera una solución, el 2 de agosto seguramente va a bajar (aún más) el dólar, no sólo a nivel boliviano, sino internacionalmente”.

Según Zabalaga, la depreciación del dólar, de alguna manera fortalece las monedas y las economías de todos los otros países; aunque la desventaja “transitoria” recae en las exportaciones hacia EEUU, por su tendencia a la baja.

Con la baja del dólar, como nunca, las personas que tiene deudas en dólares se benefician porque cada vez pagan menos. En contrapartida, “los que tienen depósitos en dólares ya vienen sufriendo, digámoslo de esa manera, una depreciación de sus depósitos desde hace cuatro años, pero sabemos que todavía hay gente que considera que el dólar es un refugio de valor y ha preferido tener su dinero en dólares que convertirlos en bolivianos”, comentó el titular del BCB.

“Vamos a tener un dólar débil, por eso exhortamos a que los bolivianos tengamos (ahorros) en bolivianos”, recomendó el ministro de Economía y Finanzas Públicas Luis Arce. “Hay problemas en EEUU, por eso su economía y su moneda son débiles. Bolivia ha tomado los recaudos necesarios, y hace mucho tiempo atrás que hemos dejado de invertir indudablemente en dólares”, aseguró.

Los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) están mejor preparados para resistir los impactos de la crisis de Estados Unidos debido a su política de integración y unidad, destacó el diputado salvadoreño Orestes Ortéz del Frente Farabundo Martípara la Liberación Nacional (FMLN).

Señaló que en el caso de El Salvador, que no pertenece a ese mecanismo de integración, el agravamiento de la situación económica en Estados Unidos tendrá un impacto severo, ya que ese país es el mayor socio comercial de su país. En cambio Nicaragua ha tenido éxito en su economía, con crecimientos del cinco por ciento, entre otras razones por su pertenencia al ALBA, mientras en El Salvador se aspira este año llegar a 2,5%.

El Banco Central de Venezuela (BCV) considera que el Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos (Sucre) representa una opción confiable para las transacciones económicas entre los países latinoamericanos. El primer vicepresidente del BCV y Presidente del Consejo Monetario Regional del Sucre Eudomar Tovar expresó que esa moneda virtual “se presenta como una opción confiable para las transacciones económicas entre nuestros países”.

El Sucre comenzó a operar en enero de 2010 con una transacción inaugural entre Cuba y Venezuela, y en lo que va de 2011 han permitido canalizar más de 100 operaciones de pago. Entre los atributos se mencionan la rapidez en realizar operaciones de importación y exportación, el uso de la moneda local para concretar los pagos, así como la reducción de costos transnacionales y de riesgos cambiarios.