Nueva York, (BBC y PL).- La Inversión Extranjera Directa (IED) en América Latina y el Caribe aumentó 13% en 2010 con respecto al año anterior, alcanzando un capital de 159 mil millones de dólares, de los cuales Brasil concentró el 56%, informó la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

Las inversiones extranjeras directas son recursos económicos volcados a la producción, a la formación de fábricas y a diversas operaciones empresariales internacionales, tales como fusiones y adquisiciones, compra de participaciones accionarias, empréstitos para filiales y reinversión de ganancias.

Según el informe Inversiones en el mundo de la UNCTAD (siglas en inglés), Estados Unidos volvió a encabezar la lista de los países con mayor inversión extranjera directa en 2010, con un ingreso de 228 mil millones, lo que representó un aumento de 49%. China y Hong Kong ocupan el segundo y tercer lugares, respectivamente, con IED de 106 mil millones y 69 mil millones. En cuarto lugar se sitúa Bélgica, con 62 mil millones en IED.

“América Latina y el Caribe registraron una repentina aceleración de las fusiones y adquisiciones internacionales, las que pasaron de valores negativos, considerando las inversiones en 2009, a 29 mil millones de dólares en 2010, lo que constituye un record en la región desde 2000”, relieva el informe de la UNCTAD.

Las inversiones extranjeras directas en América Latina y el Caribe en 2010 se concentraron en operaciones de multinacionales asiáticas, principalmente chinas e indias. Es el caso de la petrolera china Sinopec, que extendió su presencia en Brasil con la compra del 40% de Repsol.

Brasil saltó del lugar número 15 en 2009, al puesto 5 en el ranking de los países que más inversiones extranjeras directas recibieron. Éstas totalizaron 48.400 millones de dólares en 2010, lo que significa un aumento de 84,6% en comparación con el año anterior. El salto cuantitativo la IED en Brasil se debe a la entrada de más de 15 mil millones de dólares en diciembre, de los cuales 7.100 millones provienen de la venta de un 40% de la unidad brasileña de la compañía española Repsol a Sinopec.

Las empresas foráneas recuperaron el interés por adquirir compañías de la región, sobre todo los inversionistas chinos e indios dedicados a la extracción de petróleo y gas. De ahí que el crecimiento de la IED se debe sobre todo a un fuerte aumento de los flujos en el sector primario, explicó la oficial de Asuntos Económicos de la UNCTAD Nicole Moussa.

Moussa recomendó a las naciones del área aprovechar la bonanza para reforzar los otros sectores económicos y no caer en la dependencia excesiva de la exportación de productos primarios.

Las multinacionales de América Latina también multiplicaron sus inversiones en el exterior, particularmente en los países en desarrollo. “Los flujos de capitales que salieron de América Latina y el Caribe aumentaron un 67%, alcanzando a unos 76 mil millones en 2010, el mayor progreso regional en el mundo”, destaca el informe.

Lo significativo del alza se debe al aumento de las inversiones de las multinacionales brasileñas y mexicanas. En el caso de Brasil, la exportación de estos recursos alcanzó los 12 mil millones el año pasado, gracias a las inversiones de empresas como Vale, Braskem, Petrobras, Camargo Correa, Votorantim y Gerdau.