El gobierno autorizó mediante decreto la adopción de medidas excepcionales de orden reglamentario y regulatorio que permitan racionar el suministro de energía eléctrica con el fin de mantener una provisión adecuada de electricidad en los próximos 12 meses.

Días atrás, el gobierno lanzó la campaña nacional “Luz que apagas, luz que no pagas” con el fin de ahorrar energía eléctrica, y ahora dispone racionar el suministro mediante supremo N. 0934. Según los empresarios, es evidente que el Ejecutivo no tomó previsiones ante el crecimiento exponencial de la demanda en la actividad productiva e industrial.

El presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI) Armando Gumucio pidió a las autoridades que tomen todas las previsiones para evitar un posible racionamiento de energía eléctrica, para no afectar la producción, y, por tanto, los precios de los productos.

“El sector industrial está abocado a la producción de bienes necesarios para el consumo en el país y cualquier impacto de racionamiento va a afectar a las industrias. Como gremio lamentamos que un insumo tan importante como la energía eléctrica no esté disponible para la producción”, remarcó Gumucio y recordó que se aproxima la época mayor demanda que comienza en agosto, por lo que es preciso prever esta situación para no afectar a la industria ni a la producción nacional.

“No estamos anunciando una restricción”, aclaró el ministro de Hidrocarburos José Luis Rodríguez, y aseguró que el país genera entre 1.200 y 1.300 megavatios, mientras que la demanda nacional asciende a 1.100 megavatios. Por tanto, en Bolivia no existe un déficit de energía eléctrica, aunque podría llegarse a extremo en caso de que algún generador falle.

La autoridad aseguró que serán pocos los ciudadanos perjudicados por eventuales cortes del suministro eléctrico, y para evitar aquello el gobierno comprará nuevos generadores de electricidad con una inversión de más de 100 millones de dólares.

El Ministerio de Hidrocarburos y Energía y la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) impulsan el Plan Inmediato de Adición de Potencia al Sistema Interconectado Nacional (SIN), que prevé generar 160 megavatios (MW) adicionales. ENDE solicitó al Banco Central de Bolivia un crédito de 175 millones de dólares para financiar el proyecto.

El 23 de mayo, el BCB firmó un contrato con ENDE por Bs1.227.205.000 para el proyecto denominado Plan de Emergencia, crédito que enmarcado en la Constitución Política del Estado que estipula como fin y función del Estado promover y garantizar el aprovechamiento responsable y planificado de los recursos naturales, e impulsar su industrialización a través del desarrollo y fortalecimiento de la base productiva en sus diferentes dimensiones y niveles.

El Presupuesto General del Estado para la gestión 2010 autoriza al BCB otorgar un crédito de mil millones de dólares a favor de Empresas Públicas Nacionales Estratégicas (EPNESs) en condiciones concesionales, con el objeto exclusivo de financiar proyectos de inversión productiva en el marco de la seguridad alimentaria y energética del país.

Con ese financiamiento se instalarán generadoras termoeléctricas en El Kenko de la ciudad de El Alto; en las provincias de Valle Hermoso y Carrasco en Cochabamba y en el departamento de Tarija, informó el viceministro de Electricidad y Energías Roberto Peredo.

El 22 de julio, el Presi­dente Morales inauguró la Central Termoeléctrica de San Matías, en el departamen­to de Santa Cruz, que beneficiará a más de 13 mil personas. Antes esta zona compraba electricidad a Brasil a $us 270 por megavatio hora (MWh), seis veces más caro con referencia al costo en Bolivia.

Las inversión total de la Central fue de $us 2.45 millones, del cual la inversión de más de $us 2 millones fue realizada después de la Nacio­nalización del 1 de mayo de 2010, cuando fue estatizada la empresa Guaracachi y pasó a manos de ENDE Corporación. El proyecto fue desarrollado por la empresa Nacionalizada Guara­cachi. La planta comprende de dos generadores de marca DEUTZ, con una potencia de 2.730 kW y una subestación eléctrica de 34.5 kV.

Las poblaciones beneficiadas son 17, San Matías, San Francisco, San Manuel, San José de la Fron­tera, Cañón Fátima, La Curicha, Cruz Chica, San Joaquín, Santa Clara, Santa Barbara, San Antonio, Santa Fe, Minador, Santa Isabel, Alta Vista, Las Petas y Ascensión de la Frontera.