(Agencias).- La cobertura de los servicios agua potable en Bolivia alcanzó un promedio de 95% en ciudades de más de 500 mil habitantes, y llegó al 65% en las poblaciones del área rural. El Estado invertirá este año 100 millones de dólares para masificar los servicios de agua potable, alcantarillado y sistemas de riego en los 327 municipios del país. El Presidente Morales celebró hoy en Nueva York el primer aniversario de la resolución 64/292 sobre el derecho humano al agua y al saneamiento, adoptada por la ONU en 2010 a iniciativa del Estado Plurinacional Bolivia.

Bolivia está cumpliendo al pie de la letra el mandato de garantizar la provisión de agua potable y servicios sanitarios, declarados derechos humanos esenciales por la Constitución Política del Estado, aseguró el director de la Autoridad de Agua Potable y Saneamiento (AAPS) James Ávila.

Hasta la fecha, la cobertura de los servicios agua potable llega al 95% en las ciudades del país, con excepción de Cochabamba; mientras que en el área rural alcanzó un promedio del 65%, informó Ávila.

En cuanto a los servicios de saneamiento básico y alcantarillado sanitario, la cobertura en las principales ciudades alcanza al 68%, y a 21% en el área rural. Se estima que los sistemas alternativos como las letrinas y pozos ciegos cubren las necesidades del 23% de la población de zonas rurales.

Ávila precisó que los habitantes de la región oriental consumen 250 litros de agua diarios, mientras que en el occidente el consumo diario per cápita no supera los 80 litros. Las industrias son las mayores consumidoras de líquido vital.

El Estado boliviano invertirá este año 100 millones de dólares en el programa Mi Agua con el fin de masificar los servicios de agua potable, alcantarillado y sistemas de riego en los 327 municipios del país. El programa prevé ejecutar al menos 462 proyectos con un crédito otorgado por la Corporación Andina de Fomento (CAF).

Varios municipios presentaron aproximadamente 1.100 proyectos para la instalación de sistemas de agua potable y riego. El ministerio de Medio Ambiente y Agua (MMAyA) informó que se invirtió casi 444 millones de bolivianos en la ejecución de 60 proyectos en la ciudad de El Alto.

Entre 2006 y 2010 se construyeron 29 obras de infraestructura en El Alto con una inversión de 154,1 millones de bolivianos, y hasta 2010 se tendieron 512 kilómetros de tuberías de agua potable y alcantarillado sanitario. En 2011 se edificarán otras nueve obras con una inversión de 52,5 millones de bolivianos, beneficiando a más de 1,2 millones de habitantes.

En la celebración del primer aniversario de la declaratoria del acceso al agua como un derecho humano en la sede de la Organización de Naciones Unidas (ONU), el Presidente Evo Morales propuso concertar un acuerdo mundial para proteger las fuentes de agua dulce como un bien de interés público y no como “un negocio privado”.

La resolución 64/292 sobre el derecho humano al agua y al saneamiento, adoptada en 2010 a iniciativa del Estado Plurinacional Bolivia, marcó un hito histórico, ya que por primera vez la ONU reconoció que el acceso al agua es un derecho humano esencial.

“Ahora gracias a la Asamblea de las Naciones Unidas, el agua es un derecho humano, por tanto el agua es la madre de todos los derechos”, celebró Morales este miércoles en un discurso de 12 minutos pronunciado ante los delegados de la Asamblea General en Nueva York.

“Si el agua es un derecho humano, ahora el agua debe dejar de ser un negocio privado. Si el agua es un derecho humano no puede haber ni metas ni objetivos que conviertan en comercio el agua, ni fuentes y empresas que puedan lucrar con el agua”, enfatizó Morales, y recordó que “el agua tiene su adversario, el calentamiento global”, provocado por el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, sobre todo de los países industrializados.

Morales mereció el apoyo explícito de por lo menos una decena de países, cuyos representantes reconocieron su liderazgo en la materia, al igual que la relatora especial de Naciones Unidas, la portuguesa Catarina de Albuquerque, y el embajador interino de la Unión Europea, el español Pedro Serrano.

Morales también fue aplaudido por los embajadores de Egipto Maged Abdelaziz, de Francia David Douilet, de Argentina Jorge Argüello, de Nicaragua Miguel D‘Escoto, de Paraguay José Antonio Dos Santos, de El Salvador Joaquín Maza, y por el representante de Alemania Peter Wittig. “Apoyamos y le agradecemos por el liderazgo mantenido por su país y él en lo personal en temas de altísima relevancia para la comunidad internacional”, valoró el representante cubano Rodolfo Benítez.

Benítez afirmó que más de 884 millones de personas en el mundo no acceden a fuentes de agua potable, y más de 2.600 millones no tienen servicios de saneamiento básico. Expresó que no se puede aceptar de manera pasiva que anualmente mueran más de 3,5 millones de personas debido a enfermedades transmitidas por agua contaminada. La Organización Mundial de la Salud estima que más de 1,4 millones de niños mueren cada año víctimas de la diarrea.

Si no se actúa con rapidez y eficacia, más de tres mil millones de personas sufrirán en 2025 las consecuencias de la escasez de agua. Reducir el número de personas sin acceso al agua en un 50 por ciento para 2015 es una de las Metas del Milenio de la ONU. Pero aún alcanzando esa difícil meta, todavía 500 millones no accederían al agua y más de mil millones carecerían de un adecuado sistema de saneamiento.

Con información de ABI y Prensa Latina.