El MAS impuso una cuestionada lista de candidatos y candidatas al Órgano Judicial vulnerando las normas electorales, y por ello la población debe rechazar el cuoteo y el autoritarismo del oficialismo escribiendo NO en la papeleta electoral, planteó este lunes el líder del Movimiento Sin Miedo (MSM) Juan Del Granado, en el lanzamiento de una campaña nacional para convertir las elecciones judiciales del 16 de octubre en un plebiscito.

Desde que la Asamblea Legislativa abrió el proceso electoral, el MSM denunció la aprobación de un reglamento “tramposo”, restricciones a libertad de expresión, una convocatoria complementaria ilegal lanzada por el Vicepresidente Álvaro García Linera, ampliaciones ilegales de plazos para postulantes afines al MAS, entrevistas públicas destinadas a favorecer a los candidatos del oficialismo, y la convalidación de la lista masista por parte del Tribunal Supremo Electoral (TSE), pese a la ausencia de postulantes indígena originario campesinos en al menos cuatro departamentos.

“Todos estamos indignados y hastiados por el cuoteo masista de los candidatos, estamos cabreados por esta frustración histórica. Todos estamos hartos del autoritarismo, de la imposición, del menosprecio, del prebendalismo y de la corrupción”, arengó el jefe del MSM.

El MAS utiliza los mismos mecanismos que usó la partidocracia neoliberal para subordinar la justicia y a los jueces del país. El oficialismo pretende que los bolivianos habilitados para sufragar el 16 de octubre “votemos, pero no elijamos… El gobierno y el MAS quieren que convalidemos el cuoteo y la manipulación de la justicia”, denunció Del Granado.

El jefe del MSM aseguró que “el gobierno y el MAS han traicionado la esperanza nacional de transformación de la justicia”, y prueba de ello es que “los candidatos masistas, que serán los jueces del cuoteo, definirán la suerte de 10 millones de bolivianos, la suerte de nuestra libertad, nuestra dignidad, nuestra familia, nuestros derechos, nuestros bienes y nuestros recursos naturales”.

Los dirigentes del MSM convocaron a los votantes a escribir NO en la papeleta electoral, en un intento de diferenciarse de la campaña por el voto nulo impulsada por los partidos opositores Unidad Nacional y Convergencia Nacional. Esta será la manera de rechazar no solamente la “manipulación” en las elecciones judiciales, sino aquellas políticas gubernamentales como el gasolinazo, la internación de 128 mil autos indocumentados, la construcción de la carretera del TIPNIS que afectará a una reserva ecológica y la falta de empleos estables, entre otras, explicaron los militantes del MSM.

Del Granado sostuvo que escribir NO en la papeleta electoral es una manera de rechazar “la traición al proceso” que está cometiendo el MAS, porque echó por la borda una oportunidad histórica de revalorizar la justicia y elegir en los máximos cargos a profesionales que garanticen independencia, honestidad y experiencia.

El alcalde de La Paz Luis Revilla (MSM) reveló que algunos candidatos preseleccionados por el MAS están involucrados en la organización de procesos legales en contra de autoridades electas que no pertenecen al oficialismo. “Tal vez hayan algunos candidatos honestos, pero sabemos que en oficinas de otros candidatos se urdieron procesos político-judiciales contra autoridades no afines al gobierno”, sostuvo.

El burgomaestre paceño adelantó que el MSM está terminando de recabar antecedentes de postulantes vinculados a procesos persecutorios contra autoridades opositoras y, una vez que se tengan los resultados, se realizará una nueva impugnación de carácter ético.

“Como organismo electoral no tenemos como forma de consulta esa figura de plebiscito porque no está inmerso en la Constitución Política del Estado”, respondió el vocal del TSE Ramiro Paredes, dando a entender que la campaña del MSM es ilegal.

El vocal del TSE recordó que cualquier tipo de campaña está prohibida y precisó que el MAS tampoco puede hacer campaña contra el voto nulo o blanco. El Presidente Evo Morales aseguró que si la campaña por el voto nulo es legal, entonces será respetada por su gobierno. De todos modos, afirmó que “las elecciones judiciales deben ser para que la justicia sea para el pueblo y no como en el pasado que favorecía a grupos de poder”.

Por su parte, el presidente del TSE Wilfredo Ovando reconoció que todo ciudadano tiene el legítimo derecho de estar a favor o en contra del proceso electoral, pero advirtió que “llegado el momento cuando se realicen actividades en contra de la Ley nosotros actuaremos conforme establece la normativa legal”.