No había otra, los compañeros y las compañeras del TIPNIS, apoyados por la CIDOB, han decidido lanzarse a la batalla final. Es una decisión dura pues implica romper con el gobierno. Saben que se están jugando su futuro como pueblo y hacen lo que deben hacer.

En los papeles tienen todas las de perder: un gobierno que está ejecutando su estrategia del “gran salto industrial” de forma implacable, un contrato ya firmado con los brasileros para esa ruta y no otra, el apoyo del capitalismo global, particularmente el Brasil, de este tipo de proyectos, el dominio de la cultura (léase tiranía) del automóvil en la sociedad boliviana que hace ver favorablemente todo lo que huela cemento, petróleo y velocidad, en fin, todo va contra el movimiento en los papeles….

Pero esa era la situación del movimiento del agua cochabambino a fines de 1999, parecía un sueño expulsar a una corporación como Bechtel, impuesto por el gobierno unilateralmente, bajo el respaldo de la cooperación internacional, protegido por regulaciones internacionales; pues tal sueño fue posible, y es la voluntad de poder que mostró el pueblo de Cochabamba el 2000, que hoy veo en los pueblos indígenas del TIPNIS para defender su territorio, su autonomía como sociedad.

Ni siquiera Goni, considerado un presidente amante del progreso y la modernidad se atrevió a implementar este proyecto largamente soñado por los nuevos civilizadores del IIRSA; la férrea oposición de indígenas y ecologistas lo impidió; hoy, un presidente de origen indígena, que ha internalizado el discurso del amo, lo está haciendo.

La marcha ha sido programada para el 15 de agosto, una manera simbólica de reeditar la marcha por Tierra y Territorio de 1990, iniciada también ese día, otro hito en las luchas indígenas de tierras bajas, aquella vez contra un estado de rostro neoliberal, hoy la lucha contra el mismo estado pero con rostro nacional-indigenista.

Estamos en la época del Tata Santiago, señor del rayo que guió a las huestes indígenas contra el poder colonial y republicano; ¿esta vez a quien iluminará con su rayo?

* crespoflores@yahoo.com