Londres, (PL).- El precio del oro tocó techo hoy en la apertura del mercado, cotizándose a 1.609,51 dólares la onza. En la víspera, el precio de la onza alcanzó un récord histórico de 1.600,1 dólares, impulsado por temores de los inversionistas ante los efectos de las crisis de deudas europeas y estadounidense.

En lo que va de año el oro ha escalado 13%, apuntalado por las preocupaciones sobre las crisis de deudas que envuelven la zona euro, tendentes a pasar de Grecia, Portugal e Irlanda hacia España e Italia, tercera economía de Europa. Mientras, a Estados Unidos se le acaba el tiempo para elevar la cobertura de su deuda, acontecimiento seguido de cerca por los inversionistas que apuestan por los metales preciosos, esencialmente el oro, y dan la espalda al dólar y al euro.

Según un informe del Consejo Mundial del Oro (CMO), en el primer trimestre del año en curso la demanda de lingotes de oro físico creció 52 por ciento respecto a igual período del año precedente. La demanda fue de 280,4 toneladas, lo cual representó un incremento de 62 por ciento en relación a los tres primeros meses de 2010. Mientras, los pedidos de monedas de oro en ese plazo subieron 39 puntos porcentuales.

El Consejo reveló que el mercado de oro de inversión chino es el de mayor crecimiento. La demanda del metal dorado en la nación asiática alcanzó las 90,9 toneladas, más del doble de las 40,7 adquiridas por ese país entre enero y abril del 2010.

La nación germana demandó un total de 37,7 toneladas de oro de inversión (103 por ciento de crecimiento) y Suiza 28,2 toneladas, 117 puntos porcentuales más que en 2010.

En Europa la demanda responde a un “sostenido entusiasmo inversor” incrementado por las graves crisis monetarias sobrevenidas a causa de las deudas soberanas griega y portuguesa, y por las revueltas en los países árabes. Alemania y Suiza lideran las solicitudes de oro en el Viejo Continente.

En opinión de los especialistas del CMO, las crecientes dudas sobre el desenvolvimiento de las deudas soberanas europeas de Grecia, Irlanda, Portugal, Italia y España, unidas a la posible rebaja de calificación de la correspondiente a Estados Unidos, provocó una fuerte huida de los inversores hacia “valores refugios”.

Operadores de los mercados pronostican que en los próximos días la onza de oro podría escalar a 1.650 dólares. También prevén alzas para los diamantes y la plata. Otros expertos alertan de que el rápido ascenso del metal amarillo pudiera tratarse de una burbuja dorada con peligro de explotar, ante lo cual piden ser cautelosos.