Un sopapito nomás le he dado

Carlos F Toranzos

julio 18, 2011Publicado el: 3 min. + -

Absurdo, inhumano, bestial, fuera de la razón y además totalmente gratuito. Otra víctima, otra mujer, otra hermana, madre amiga, otra que ha sucumbido a los atroces designios de un bruto agresor. La estampa ibérica ha sido manchada por la sangre de una boliviana, encontrada en un naranjal en Valencia.

No es la primera y ni será la última a no ser que en Bolivia se tomen directrices serias de castigo ejemplar contra los autores del delito de violencia de género. Todos lamentamos una vez que los hechos han llegado a un trágico final y no se hace nada por evitar que se llegue al mismo.

En la tierra de las papas, el chuño y el pacumuto, no hay serias sanciones para prevenir la violencia doméstica o de género. Todos parece que esperamos que alguien, en alguna parte nos de una mano para erradicar de raíz este mal endémico en el país. Todos parece que hacemos gala de solidaridad con las muertas pero nada para prevenir.

Se ha sacado una ley contra el racismo, lo cual es loable a si tenga sus tropiezos, pero con la defensa de la mujer, naranjas. Igualdad es el tema y en la practica no hay mas que retórica, una retórica enfermante, una retorica que todavía hace gala de la supremacía del fuerte -léase hombre-.

No es raro los domingos por la tarde presenciar en muchos barrios el abuso y la violencia a la que se somete a la mujer, no es raro, no es mentira tampoco, decir que el borrachito, cabrón machito, le la dado un lak’aso a su pareja. Y no es raro que nadie reviente de ira ante este tipo de actos vandálicos.

Otra mujer mas no es solo una mujer mas es una historia detrás, es una persona que ha sido víctima del abuso de sabe Dios cuanto tiempo.

Perdonarime mamita, borracho estaba, cabrón otra vez, no hay perdón.

Las leyes internacionales empiezan, tímidamente, a tomar en cuenta la violencia de género. En Europa por ejemplo a partir del anio 2012 se aplicaran las sanciones punitivas de alejamiento al agresor en toda la Unión Europea. A partir de, punta de sinvergüenzas todos, a partir del anio en vez de ser ahora, a partir de mañana. Son capaces de prohibir fumar y son incapaces de salvaguardar la vida de las mujeres.

¿Qué se ha hecho hasta ahora para proteger a la boliviana de su enemigo número uno? En Bolivia ¿hay afiches que digan que el que pega a una mujer tendrá sanciones drásticas, no se le dará pasaporte y en caso de tenerlo se le quitará?

¿Qué hacen las embajadas o consulados, además de repatriar los restos, para proteger a las inmigrantes, de estos posibles tiranos y criminales? ¿Hay líneas de teléfono anónimas para que las víctimas o posibles víctimas lo utilicen sintiéndose protegidas? Hay coordinación seria, no de almuercitos y buen gusto con las organizaciones que defienden los derechos de la mujer y protegen de los abusos?

Es tiempo, no se puede esperar más, legislar para proteger a la mujer no solo en el país sino en el extranjero.

La prevención no es solamente un acto legislativo, es un acto de compromiso total y absoluto en contra de la violencia de género.

Atrás