El gobierno de Venezuela desembolsó cerca de 290 millones de dólares entre enero de 2006 y abril 2010 para financiar los gastos del programa “Bolivia cambia, Evo cumple”, un iniciativa de cooperación de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América y el Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP). Al parecer, los venezolanos guardaron la billetera y el Presidente Evo Morales decidió financiar su plan estrella con recursos del Tesoro General de la Nación.

En los últimos cinco años, el programa Bolivia cambia, Evo cumple ejecutó más de cuatro mil obras de infraestructura en la mayoría de los 338 municipios de Bolivia. En promedio, se construyeron 30 obras por municipio, principalmente escuelas, hospitales, coliseos y canchas deportivas con césped sintético.

En un acto de entrega de obras celebrado el domingo en el municipio de Sacaba, Cochabamba, el Presidente Morales reveló que se quedó sin fondos venezolanos, pero aseguró continuará impulsando su plan estrella “con recursos propios” para atender “pequeñas demandas” de familias y comunidades especialmente del área rural.

“No podemos seguir esperando atender las demandas sólo con cooperación”, dijo Morales, aunque no descartó volver a requerir créditos para ejecutar obras de infraestructura, pero “sólo en algunas ocasiones”.

El Mandatario aclaró que “este año no va a haber ningún nuevo proyecto con el programa Bolivia cambia, Evo cumple, pero prepárense para el próximo año, vamos a convocar a los alcaldes para las pequeñas demandas”. Anteriormente, el Presidente anunció la entrega de 200 mil dólares a cada municipio en 2011, suma que asciende a cerca de 68 millones de dólares.

Venezuela es el mayor acreedor de deuda bilateral, con 324,2 millones de dólares hasta el 31 de diciembre de 2010. Le siguen Brasil (106,6 millones) y China (82,8 millones de dólares).

Con datos de ABI.