Naciones Unidas y Praia (PL).- El gobierno de Cabo Verde reconoció el 10 de julio la independencia de Sudán del Sur como Estado soberano y deseó al pueblo de ese nuevo país africano éxitos en su proceso de desarrollo. El 14 de julio la ONU votó la admisión de la recién fundada Sudán del Sur como su Estado miembro 193.

La independencia de Sudán del Sur fue proclamada el 9 de julio, ocasión en la que fue investido como presidente de este país Salva Kiir Mayardit. Una nota oficial del gobierno de Cabo Verde indicó la intención de establecer relaciones diplomáticas con ese territorio de alrededor de nueve millones de habitantes. 

En un escrutinio por aclamación, este jueves la ONU aceptó el ingreso del país africano al organismo multilateral, cinco días después de la proclamación de la independencia de ese territorio. “Declaro a Sudán del Sur miembro de Naciones Unidas”, expresó Joseph Deiss, presidente de la Asamblea General, después de completarse el escrutinio.

El presidente sursudanés Salva Kiir Mayardit envió una carta a la ONU el 9 de julio, cuando se festejó en Juba, la capital del país, la proclamación del nuevo Estado, tras separarse de Sudán. El norte y el sur de Sudán protagonizaron un guerra civil que duró 21 años, la cual provocó más de dos millones de muertos y unos cinco millones de refugiados hasta la firma de los acuerdos de paz en 2005.

La joven nación se convirtió en el país 54 del continente africano. Su población practica en su mayoría la religión musulmana, y tiene grandes potencialidades en esferas como yacimientos minerales, energética y la agricultura, entre otras.

— —

——————-

Actualización al 24 de julio de 2011

El Banco Central de Sudán anunció el 16 de julio la impresión de una nueva moneda que comenzará a circular este mes para evitar fricciones con el recién independizado Sudán del Sur, que también optó por una divisa propia. La sustitución de los billetes y monedas circulantes requerirá de dos a tres meses. Expertos coinciden en la conveniencia de que norte y sur operen de forma coordinada para evitar diferendos. Los vínculos son ineludibles pues si el Sur quedó con la mayor reserva de petróleo, su futuro económico depende de los oleoductos, los puertos y mercados del norte. Jartum perdió la tercera parte de su territorio, las tres cuartas partes de sus reservas petrolíferas y un 37 por ciento de sus ingresos.

Por otra parte, el nuevo Estado de Sudán del Sur cuenta con el 211 como código telefónico reconocido por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT). La tenencia de un código del país es un elemento de soberanía para una nación que acaba de proclamar su independencia, afirmó el secretario general de esa entidad, Hamadoun Touré.