(PL y agencias).- El trovador argentino Facundo Cabral fue asesinado a balazos este sábado en Ciudad de Guatemala. Se presume que el artista fue víctima casual de un atentado montado por el crimen organizado contra el empresario Henry Fariña.

Cabral ofreció el viernes un recital en Ciudad de Guatemala ante unos cinco mil guatemaltecos; y el sábado perdió la vida cuando se dirigía al aeropuerto La Aurora, en el sur de la ciudad, para tomar un vuelo rumbo a Nicaragua, donde se presentaría en concierto.

Cabral fue atacado pasada la 05:00 hora local en un conocido nudo vial de la Ciudad de Guatemala, denominado el Trébol, en un atentado perpetrado por sicarios que dispararon fusiles de asalto AK-47. La camioneta en la que viajaba el artista recibió más de 30 balazos, informó el portavoz de la Presidencia Ronaldo Robles.

Fuentes consultadas relataron cómo el vehículo fue acribillado a balazos, al igual que un segundo automóvil donde iban guardaespaldas, al punto de contabilizar 25 impactos en uno y 17 en el otro.

De ocho a 10 disparos recibió Cabral en cabeza y tórax, declaró un jefe de bomberos municipales. Los socorristas fueron incapaces de revivir a Cabral, fallecido al instante, pero sí lo lograron con un empresario que lo acompañaba.

Un disparo en el lado izquierdo del cráneo provocó la muerte de Cabral, cuyo cadáver también presenta dos perforaciones de bala en un brazo y la espalda, confirmaron luego los resultados de la necropsia practicada por expertos del Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala, informó el diario Prensa Libre en su edición digital.

Al Presidente de Guatemala Alvaro Colom le llamó la atención la buena preparación del ataque, y observó que la utilización de tres vehículos para hacer una emboscada “no es de sicarios de calle”, sino del crimen organizado.

El asesinato de Cabral tiene connotación política, aseguró la Premio Nobel de la Paz 1992, la guatemalteca Rigoberta Menchú en el mismo lugar del hecho. Me resisto a creer que sea un crimen común, fue planificado, es un mensaje enviado a la izquierda latinoamericana y a quienes queremos cambiar para mejor la realidad del continente, aseveró Menchú.

La destacada líder indígena exigió una investigación exhaustiva del crimen político dirigido a afectar las relaciones entre ambas naciones, hasta dar con los asesinos para “que se pudran en la cárcel”.

El ministro de Gobernación Carlos Menocal anunció la integración de cinco equipos dedicados a articular la información del caso, y solicitó a los medios de comunicación y a los analistas no especular y esperar por las informaciones oficiales del proceso investigativo.

Se presume que Cabral fue víctima casual de una operación montada por el crimen organizado contra el empresario artístico de origen nicaragüense Henry Fariña, quien había invitado a Cabral a trasladarlo al aeropuerto.

Análisis sobre la trayectoria de los disparos permiten inferir que el atentado no era dirigido al artista, sino a Fariña, que conducía el vehículo. Los disparos tuvieron una trayectoria hacia el asiento de Fariñas, pero habrá que esperar por las declaraciones del empresario herido de gravedad.

Robles confirmó la localización de un vehículo supuestamente usado por los asesinos de Cabral, e informó sobre varias detenciones efectuadas relacionadas con el hecho, pero no brindó más detalles.

La Fiscalía General de Guatemala conformó un equipo especializado para investigar el caso, integrado por el Ministerio público, el Ministerio de Gobernación, Policía Nacional Civil y la Comisión Internacional contra la Impunidad.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala se comprometió a mantener informado al gobierno argentino sobre los avances en las investigaciones, y repudió una vez más “este cobarde hecho que enluta a toda Latinoamérica, en particular al noble pueblo argentino”.

Consternación internacional

El presidente de Guatemala Alvaro Colom decretó tres días de duelo nacional por el asesinato de Cabral, y se comunicó con su homóloga argentina Cristina Fernández para expresar sus condolencias, y también transmitió ese sentimiento a todo el pueblo argentino mediante una entrevista concedida a una radio argentina.

Argentina está estremecida por el asesinato del cantautor que cumplió 74 años de edad el 22 de mayo, y que se autoproclamara “un agitador espiritual”. Cabral fue uno de los principales críticos de los regímenes totalitarios que gobernaron varios países de América Latina en las décadas de los 70 y 80 de siglo pasado. Uno de sus primeros éxitos fue la emblemática pieza No soy de aquí, ni soy de allá, grabada en 1970.

El artista fue nombrado Mensajero Mundial de la Paz por la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia y Cultura (UNESCO) en 1996, en reconocimiento a su constante llamada la paz y al amor. En su país fue declarado Ciudadano Ilustre y también fue candidato al premio Nobel de La Paz en 2008.

Llegué a la tercera edad en paz, no pensé que iba a tener tanta paz; llego agradecido, había dicho Cabral a finales de enero en declaraciones al programa Viva La Radio, a propósito de su retorno a los escenarios tras dos años de ausencia.

En 2010, este hombre que se decía “serenamente anarquista” sufrió cuatro intervenciones quirúrgicas producto del cáncer que lo aquejaba desde hace varios años y que ya le impedía movilizarse sin ayuda y le había deteriorado seriamente la vista.

Cuando subo al escenario – solía decir – desaparecen por completo las molestias; “vivo de los recuerdos, porque poco y nada puedo hacer solo y cuando me siento en el escenario, hay tanto para recordar”.

Cuatro meses después, y en diálogo con un importante diario extranjero, subrayaba que su oficio de cantar lo había llevado por el mundo casi sin darse cuenta, por los cinco continentes y en diferentes situaciones.

Lo mío, aseguraba entonces, es un testimonio de vida. Uno es un agitador espiritual. Lo que yo hago es agitar. Y enseguida recordaba que su madre le decía: incendia la sala, para que se vayan llenos de calor. “Por eso, cuando salgo al escenario lo que intento es contagiarle a la gente el amor por la vida; empujarla a que se anime a vivir, porque si tenés miedo la vida no existe. El miedo es la antítesis del amor. El amor es valentía”.

Resulta dolorosamente paradójico que quien recorrió Latinoamérica con un mensaje de justicia, paz y fraternidad pierda la vida a manos de un grupo de sicarios, manifestó el Sistema de las Naciones Unidas en Guatemala, sumándose al amplio y enérgico repudio por el asesinato de Cabral.

Es triste que este hombre que le cantaba al amor, a la paz y a la alegría haya perdido la vida por unos bastardos en Guatemala, declaró el portavoz de la Presidencia de Guatemala.

El secretario de Comunicaciones de la Presidencia de El Salvador David Rivas condenó al crimen, que según dijo es producto de la irracionalidad de las bandas del crimen organizado que asolan Centroamérica, México y otros países.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa expresó su profundo sentimiento de pesar por la muerte del cantautor argentino, y dijo que “es un acto de extrema criminalidad darle 16 tiros a un anciano casi ciego”.

La ministra de Culturas de Bolivia Elizabeth Salguero lamentó la muerte del afamado cantautor, el cual será recordado como “un pacifista, un filósofo, un luchador por la justicia social”. “No se puede entender que existan personas que quieran hacer tanto daño a un hombre que dejó tanto como cantante, como compositor, como poeta”, comentó a EFE.

El gobierno y el pueblo venezolanos también expresaron su pesar por el asesinato del artista argentino. “Nuestros pensamientos están hoy con el hermano pueblo argentino, y con su presidenta Cristina Fernández, pues han perdido a un defensor de la Patria Grande, a un hombre de lucha, solidario y militante”, manifestó el Presidente Hugo Chávez.

A través de su cuenta en la red social Twitter, Chávez señaló: “Ay que dolor! Mataron al Gran Trovador de Las Pampas! Viva Facundo Cabral! Lloremos con Argentina y con toda Nuestra Patria Grande!”.

El presidente de México Felipe Calderón se unió al lamento mundial por el asesinato de Cabral y recordó una de las más conocidas frases del músico argentino: “Hay media mitad del mundo con una flor en la mano y la otra mitad por esa flor esperando”.