(Agencias).- El frío polar que azota al occidente boliviano obligó al Ministerio de Educación a prolongar las vacaciones escolares por una semana más en los departamentos de La Paz y Cochabamba. El 3 de julio se registró una temperatura de menos 8,5 grados Celsius en la región Metropolitana de Chile, y el 4 de julio el consumo de electricidad batió un récord histórico en Uruguay.

“Después de analizar con los Ministerios de Salud y de Medio Ambiente y el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), se ha definido que en La Paz y Cochabamba habrá la ampliación en una semana de las vacaciones invernales debido al intenso frío y a fin de preservar la salud de los estudiantes”, informó el ministro de Educación Roberto Aguilar.

La decisión fue tomada luego de constatar la circulación de un virus que afecta a los niños en edad escolar en el departamento de La Paz, y un aumento de casos de gripe A(H1N1) en Cochabamba. El 1 de julio, el responsable nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud José Zambranaconfirmó que en el último mes los casos de IRAS ascendieron a 40 mil, la mayoría niños menores de dos años y personas mayores de 65 años.

La Unidad de Epidemiología del Gobierno Autónomo Departamental de La Paz vigila de cerca los casos de Infecciones Respiratorias Agudas Graves (IRAG) en hospitales centinelas del departamento, un proyecto financiado por la OPS/OMS que permitirá detectar la circulación de nuevos virus.

Aguilar señaló que en el resto de los departamentos se analizará la situación faltando cinco días para el reinicio de clases, y de no presentarse complicaciones los estudiantes retornarán a clases el 18 de julio.

El 31 de junio el Senamhi registró menos 17 grados en Laguna Colorada (Potosí), y menos 6,8 grados en Oruro. Varias localidades de los andes bolivianos como San Pablo de Lípez (Potosí) y la ciudad de El Alto son azotadas desde hace dos días por nevadas y por las temperaturas más bajas del año. Según el gobernador de Potosí Félix Gonzáles, algunos pobladores recuerdan una tragedia climática similar vivida hace casi una década.

Gonzáles precisó que en Lípez, Quetena y Uyuni la capa de nieve está entre los 30 y 45 centímetros de espesor, por lo cual no se descarta declarar a ese territorio zona de desastre. Preocupa sobre todo el ganado camélido que se está quedando sin comida.

Frío en el sur del Continente

La intensa ola de frío polar que desde la pasada semana viene azotando a Argentina ocasionó su primera víctima mortal por hipotermia en la provincia de Jujuy el 6 de julio. El fallecido pernoctó al aire libre en la barriada de Alto Comedero, a unos cuatro kilómetros del centro de la capital provincial, tras ingerir una abundante cantidad de bebidas alcohólicas. Las bajas temperaturas obligaron a retrasar por una hora la serie de cuartos de final de la Copa Davis que se juega en Buenos Aires, y también parecieron estimular los abrazos en la Copa América que se disputa en la capital argentina.

Uruguay alcanzó récord histórico de consumo de electricidad cuando el 4 de julio a las 18.00 hora local la demanda se disparó hasta los mil 747 megawats (MW/H), informó la empresa electroenergética UTE. Según la Administración del Mercado, la anterior marca era del pasado 1 de junio cuando el país empleó mil 538 MW/h.

Desde el 28 de junio una ola polar azota Uruguay y obligó al gobierno declarar como prioridad la atención a las personas que viven en la calle. Las medidas adoptadas incluyen convencer a aquellos negados a asistir a los refugios habilitados por el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) al efecto, los cuales disponen de capacidad. Actualmente asisten a los abrigos unas 800 personas y se estima que en Montevideo hay 650 personas aun sin acudir a centro alguno, según estudios oficiales.

A seis ascendió el total de víctimas fatales en Uruguay en la actual temporada invernal, con temperaturas de entre menos dos y menos cuatro grados en tres regiones del país. Un hombre de 69 años murió la víspera en su precaria vivienda ubicada en el departamento de Soriano, a 280 kilómetros de Montevideo. Otros cinco indigentes fallecieron en Montevideo desde el inicio de un crudo invierno en mayo. A consecuencia del efecto de los vientos, la sensación térmica fluctuará entre cero y menos siete grados, en particular en las zonas sur y este. Los días más fríos de este año ocurrirán durante la primera quincena de julio.

El 3 de julio, la región Metropolitana de Chile registró la temperatura más baja del año al situarse los termómetros en menos 8,5 grados Celsius. Otra vez la comuna rural de Lampa, en la periferia norte de Santiago, anotó el referido récord. Ese mismo día los termómetros marcaron en Santiago la temperatura más baja del año: menos tres grados Celsius. La temperatura mínima en el paso internacional Los Libertadores estuvo en los 15 grados bajo cero y la máxima en el día apenas sobrepasó los menos 10 grados Celsius.

Hasta el 5 de julio, un sistema frontal de nevadas, intensas lluvias y fuertes vientos dejó un saldo de dos mil damnificados en el norte de Chile, la mayoría habitantes de Tarapacá y sobre todo de Arica y Parinacota, confirmó el Centro de Alerta Temprana de la Oficina Nacional de Emergencias. El 6 de julio la cifra de damnificados por el inusual sistema frontal con vientos de hasta 80 kilómetros por hora ascendió a unos cinco mil.

Han quedado intransitables desde el último fin de semana zonas de las cuatro regiones septentrionales del país, donde se encuentra enclavado el desierto de Atacama, el más árido del planeta. También se cerraron varios cruces internacionales, entre ellos el Chugará que une a los territorios de Chile y Bolivia. Desde hacía más de 20 años no se producía un fenómeno de esa naturaleza, explicaron autoridades chilenas que mantienen en alerta roja o amarilla comunas y provincias de las regiones de Arica-Parinacota, Tarapacá, Antofagasta y Atacama.

Unas 50 comunas se encuentran aisladas por la acumulación de nieve y las intensas precipitaciones, además de la existencia de un número impreciso de pobladores sin suministro de energía eléctrica, debido a la caída de postes y árboles. El alcalde de Huara Carlos Silva dijo que la situación en esa comuna es crítica: “Ni siquiera hemos podido cuantificar los daños, la gente está aislada y no hemos podido llegar a ellos. La situación es desastrosa; es lo peor visto en la historia de Huara”.

Según meteorólogos locales, el temporal de nieve del norte chileno, lugar habitualmente de altas temperaturas y de escasísimas lluvias, es “un fenómeno muy extraño, muy raro, que habría que estudiar”.

Con información de ABI y PL.