Lima.- Este 5 de julio Venezuela celebrará su Bicentenario aunque posponiendo su original plan dehospedar a la cumbre de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (CELAC). Esta entidad nació el 23 de febrero del 2010 tras la 23ra cumbre del Grupo de Río en el Caribe mexicano. 

La CELAC incluye a todas las 20 repúblicas latinoamericanas (las 18 que hablan castellano más Brasil y Haití), a 12 naciones anglo-parlantes y a Surinam (de habla holandesa). Honduras no pudo integrarse debido a las sanciones que se le aplicó tras el golpe contra Zelaya. Los únicos países de las Américas que no conforman ésta son los dos gigantes del norte (EE.UU. y Canadá) y todas las dependencias de Reino Unido, Holanda, Francia y Dinamarca en el continente.

Varios miembros de la Alternativa Bolivariana de Nuestra América (ALBA) creen que este nuevo organismo debe anular a la OEA, a la cual Castro tildó de “ministerio de colonias de EE.UU.” y en cuyo seno no desea entrar. No obstante, la CELAC no nace como un “bloque antiimperialista”. Salvo la situación de las Malvinas, ninguno de sus miembros pide la retirada de las potencias europeas de más de una docena de dependencias de éstas en las Américas.

Todas las 12 naciones anglo-hablantes son parte de la Commonwealth británica presidida por la reina Elizabeth II; y la mayor parte de éstas aceptan que además su jefe de Estado siga siendo ella (incluyendo a 2 de los 8 integrantes del ALBA).

México, Colombia, Perú y Chile conforman el bloque de las 4 mayores naciones hispanas del Pacífico con una agenda común pro-libre comercio con EE.UU., Europa y el Asia. La mayoría de Suramérica opta por recetas proteccionistas. La situación de Perú con el nuevo presidente está por definirse (aunque Humala ha descartado cambios radicales).

A la rivalidad entre el Oeste y el Este de la región se suma la que hay entre sus dos repúblicas más pobladas. México, liderada por la centro-derecha pro-economía abierta de mercado, es parte del NAFTA (TLC de Norteamérica). Brasil, en cambio, es presidida por el Partido de los Trabajadores que aplica políticas proteccionistas y quiere tener la última voz en conflictos que van desde Honduras hasta Haití (donde lideró el contingente militar internacional).

México ha querido usar la CELAC (en cuyo país nació) como una suerte de contraofensiva diplomática ante la UNASUR (el bloque de 12 naciones suramericanas hegemonizado por un Brasil que contiene a la mitad del área y de la población de éste).

En julio 2010 se encargaron al presidente “socialista” de Venezuela, que será la sede de esta cumbre, y al “conservador” de Chile, que será el anfitrión de su cita en el 2012, para coliderar el foro y las propuestas para darle a éste un nombre y estructura permanentes. Ambos tienen agendas diferentes. Mientras Chávez quiere que ésta repudie los TLCs con EE.UU. y se construya como un bloque antiEE.UU., Piñera desea que ésta colabore con EE.UU. y ayude a desarrollar un capitalismo liberal.

OEA y CELAC

En abril de 1948 Bogotá fue el escenario de dos importantes acontecimientos mundiales. El 9 de abril el popular líder liberal Gaitán fue asesinado abriéndose la era de la violencia que desde entonces hasta hoy no para en la más poblada república hispana de Suramérica, la misma que ha producido más de un millón de muertos. El 30 de abril allí mismo, aunque mudando la sede de sus deliberaciones debido a los tumultos, se fundó la Organización de Estados Americanos (OEA).

Desde su nacimiento hasta hoy, la OEA no se ha desprendido de esa historia de convulsiones en la que nació. A pesar de estar liderada por la mayor potencia de todos los tiempos (EE.UU.) y de ser el mayor bloque inter-estatal que hay (sus 35 miembros suman más de 40 millones de kms2), la OEA ha ido perdiendo gran parte de su impulso inicial.

La OEA es la heredera del panamericanismo que sostiene que en todo el continente debe haber una unidad (aunque ésta acaba bajo la hegemonía de EE.UU.) y sirvió para que todo el hemisferio siguiera una línea acorde con la de Washington. La OEA nunca cuestionó a la Casa Blanca por sus diversas intervenciones militares en el Caribe o por los golpes en Guatemala (1954) o Chile (1973), aunque sí excluyó a Cuba, cuando ésta se alió con los soviéticos.

Tras la caída del Pacto de Varsovia en 1989-91 y la transformación de los EE.UU. en el “policía de la globalización” capaz de intervenir en distintas latitudes para imponer sus políticas, parecía que el resto de las Américas iba a seguir el “consenso de Washington”.

Sin embargo, el pase a la unipolaridad también implicó el inicio de un paulatino distanciamiento del sur y centro de las Américas. Bajo la idea de que había que conquistar nuevos mercados en la globalización y de que ya no se necesitaba a un patrón que cuidase a su “patio trasero” para que no se infectase del “comunismo”, América Latina fue buscando nuevos socios, empezando por la nueva Unión Europea.

En 1991 nació la primera de las 20 cumbres anuales iberoamericanas en las cuales, por primera vez, todas las naciones latinoamericanas se unían sin EE.UU. y Canadá, pero con otras 2 potencias (Portugal y España), la misma que constantemente marcaba sus distancias ante el boicot estadounidense contra Cuba. Luego, el desarrollo del Mercosur, de la ALBA y de la UNASUR mostró que en Suramérica se gestaba un polo más autónomo.

A medida que en la región han surgido gobiernos planteando la multipolaridad y que Brasil pasaba de ser el eterno soporte del panamericanismo pro-Washington a buscar desarrollar un contrapeso regional, es que en el 2010 se realizó en la costa maya mexicana la 1era cumbre de países de América Latina y el Caribe. Esta misma en julio debe reunirse en Venezuela para adoptar un nombre y estructura finales.

Por el momento nace como otro espacio ante la OEA, aunque Chávez y Castro quisieran que ésta la enterrase.

El cáncer de Chávez y la postergación de la cumbre de la CELAC

Si para los supersticiosos algo que se asocia con la mala suerte es unMartes 13, para el presidente venezolano este Martes 5 debió haber sido su fecha preferida. Ese día él planeaba presidir las celebraciones del bicentenario de su nación mientras que inauguraba en su país la cumbre que daría el nombre y la estructura final a la Comunidad de Estados de Latino América y el Caribe (CELAC).

Sin embargo, Hugo Chávez ha anunciado que no retornará a Venezuela y su vicepresidente declaró que él posiblemente podría estarse recuperando en Cuba hasta por unos 6 meses más. Todo ello nos induce a reflexionar sobre 2 temas: 1) la importancia del bicentenario venezolano y de cómo sus celebraciones han sido opacadas por el cáncer de su presidente; 2) el futuro de la CELAC.

En la lucha por la independencia probablemente ninguna otra nación americana experimentó un porcentaje de bajas tan alto como Venezuela. Se estima que unos 800,000 venezolanos perecieron entre 1810 y 1830. Esta cifra es muy alta, además si tomamos en cuenta que por aquel entonces la población era en todo el mundo un promedio de 60 a 70 veces menor que la actual.

Venezuela, que durante la colonia fue uno de los más marginales de los grandes centros (fue administrada desde Bogotá o Santo Domingo hastaconvertirse a 33 años de su independenciaen una capitanía general para luego ver que varios de sus territorios circundantes, como Trinidad y Tobago o el grueso de Guyana pasasen a manos británicas), se convirtió en el foco de la rebelión criolla que acabaría liberando la mayoría de los territorios desde el Orinoco hasta Bolivia.

La importancia del procesoliberadorvenezolano es tan importante para Chávez que él bautizó con el membrete de ‘bolivariano’ a su inicial partido, a su república y a la asociación de Estados que impulsa (la Alternativa Bolivariana para las Américas). De hecho hoy Bolívar es el único personaje del mundo cuyo apellido aparece en la denominación de dos repúblicas (la de Bolivia y la bolivariana de Venezuela).

Bolívar se dio el lujo de haber sido el primer libertador de La Florida y de haber sido quienexpulsaraa los españoles en su principal bastión suramericano (Perú) impidiendo, además, que este paíspudierallegar a generar su propia monarquía o imperio (tal comopasócon México en 1822-23 y 1864-67 y con Brasil en 1822-1889).

Sucre y Flores fueron dos generales venezolanos de Bolívar que fueron los primeros mandatarios que tuvieron Bolivia y Ecuador. Con el nombre de Sucre fue re-bautizada Charcas (la actual capital boliviana), la moneda ecuatoriana y el sistema monetario del ALBA.

Francisco de Miranda, quien el 5 de julio de 1811 se convirtió en el primer presidente venezolano, es el creador de la palabra ‘Colombia’ (con la cual inicialmente quiso designar a todo el continente al sur y oeste de EEUU) y de la tricolor que hasta hoy es la bandera nacional de Venezuela, Colombia y Ecuador.

Desde que en 1830 la Gran Colombia que creó un venezolano (Bolívar)fueradesgajada por el separatismo que otros dos venezolanos animaron (José AntonioPáez presidiendo Venezuela yJuan José Floresel Ecuador) ningún gobernante venezolano llegó a tener tanto poder e influencia sobre su país como Hugo Chávez.

El “heredero de Bolívar”

Chávez preside Venezuela desde el 2 de febrero de 1999. Él es el único presidente en la historia de su país que ha llegado a gobernar tanto tiempo consecutivo, mientras que en todo occidente no hay ningún otro mandatario electo que hoy llegue a los casi 12 años y medio que él lleva en el poder.

Su gobierno no solo ha transformado a Venezuela sino a todo el hemisferio. Le ha dado a su país un régimen que se titula ‘socialista’ pero que mantiene el capitalismo y la democracia multipartidaria aunque con una fuerte influencia del Estado y del gobernante PSUV.

Él ha combinado parte del modelo castrista con el de las democracias del resto del continente. De Cuba ha tomado la idea de que el poder debe estar en manos de un caudillo muy popular y antiimperialista que promueve una ‘revolución socialista’ y que hace que el Estado se expanda y legitime con nacionalizaciones y obras de beneficio social. No obstante, a diferencia de los Castro, no ha desarticulado a las FFAA ni ha eliminado a las empresas nacionales o extranjeras. Parafraseando el léxico marxista, él ha mantenido a la clase dominante y a sus estructuras estatales.

A pesar de su oposición al neo-liberalismo, sus estatizaciones y reformas no han sido tan radicales como las que hizo el general Velasco en el Perú 1968-75 o el MNR en la revolución boliviana post-1952.

Sin embargo, varias de sus recetas han sido seguidas por varios países. Hoy en la mayoría de América Latina existen gobiernos que se reclaman de una u otra forma de izquierda. Ecuador y Bolivia han seguido la senda venezolana de elegir nuevas asambleas constituyentes que han aprobado cartas magnas nacionalistas que facultan re-elecciones de sus respectivos presidentes, aunque solo en Venezuela se permite la re-elección indefinida. El colombiano Uribe, si bien ha sido la Némesis de Chávez, también quiso copiar sus intentos de ir hacia un tercer mandato, lo que no consiguió.

Chávez ha logrado crear su propio bloque: la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA). Este, que inicialmente fue fundado por Venezuela y Cuba hoy integra a Bolivia, Ecuador, Nicaragua y a 3 Antillas que son miembros de la Mancomunidad Británica (Antigua y Bermuda, Dominica y San Vicente y las Granadinas).

Honduras llegó a estar brevemente en el ALBA, aunque ello y sus intentos de ir hacia una nueva constitución condujeron al derrocamiento de Zelaya y a una nueva situación en la cual EEUU, Canadá, Centroamérica y el ‘eje del Pacífico’ hoy avalan. En Nicaragua, Ortega quiere extender su periodo aunque Antigua y Bermuda y San Vicente y las Granadinas siguen conformes con tener a la reina inglesa Elizabeth II como su jefe de Estado.

La nueva geopolítica latino-caribeña

La izquierdización venezolana ha impactado en el resto del hemisferio. Cuba ha roto su aislamiento al punto que la OEA le ha pedido reingresar, aunque Castro ha respondido que se le debe enterrar a ésta con una nueva asociación americana que excluya a las 2 potencias anglo-parlantes del norte.

En Brasil el Partido de los Trabajadores (quelidera la internacional de partidos de izquierda continental que se llama Foro de Sao Paulo) ha logrado conseguir 3 mandatos consecutivos desde el 2002.

El modelo de Lula ha mantenido una prédica social, popular y de integración de los marginados como la establecida porChávez, pero no ha ido tan lejos como él. En vez de la confrontación con los EEUU y el apoyo chavista a Libia o Irán, Brasil ha buscado aparecer como una suerte de sociocríticoa Washington y como una nueva potencia regional. En vez de gobernar solo con su partido y buscar modificar la constitución y permitir más de una re-elección, el lulismo ha mantenido coaliciones de gobierno con la centroderecha y ha aceptado renovar a sus cuadros en el mando del Estado.

Las izquierdas de Chile, Uruguay, Paraguay, El Salvador y ahora el Perú han llegado al gobierno emulando más al modelo carioca que al llanero. A ello se suma la irrupción del kirchnerismo, el cual ha hecho que el peronismo se desprenda de la herencia monetarista de Menem para virar hacia un centro nacionalista.

La emergencia del ‘bolivarianismo’ ha conducido aque el Mercosur se torne más proteccionista y autónomo ante EEUU y que también se vaya ampliando (incorporando además de Brasil y Argentina y los dos pequeños países que están entre ambos –Uruguay y Paraguay- a Venezuela y próximamente a Bolivia y al Perú humalista) .

También ha coadyuvado a que secrearaen el 2004 laUniónde Naciones Suramericanas (UNASUR), la cual incluye a todas las naciones hispanas de Suramérica, al Brasil y a las antiguas Guayanas de habla inglesa u holandesa. .

El bloque más importante en términos de tamaño es la CELAC, la cual debería haber tenido su segunda cumbre este martes 5 de julio en Venezuela. Lo importante de este bloque es que apunta a unir por primera vez a todos los 33 países al sur de EEUU y Canadá.

Esto es un desarrollo que ni el mismo Bolívar lo planteó pues en sus planes internacionales no incluía al Brasil imperial ni a las que entonces eran las colonias holandesas y británicas del entorno caribeño. Esta nueva comunidad trasciende la división entre la América latina y la no latina que está debajo de la mega-potencia creando un bloque multi-lingüístico.

De hecho una de las innovaciones de la diplomacia de Chávez fue su capacidad de proyectarse fuera del espacio latinoamericano para valerse del hecho de que Venezuela es la república hispana que está másvinculadageográficamente a los pequeños estados no latinos del Caribe.

Venezuela es la única nación hispana de la América continentalcuyoúnico mar es el Caribe. Esta limita a su este con las 3 Guayanas no latinas. Mirando a su costa Oeste están las Antillas holandesas y a su costa Este Trinidad y Tobago (que antes le perteneció). Encima de Venezuela hay una cadena de Antillas donde hay al menos una docena de países de lenguas inglesa, francesa, holandesa o criollas.

Chávez ha querido unir a la América Latina pero ampliándola y haciendo que ésta quede anulada por una nueva entidad: la unión sur y meso americana. Aún no se sabe qué puede pasar con la salud de Chávez ycómoello afectará a la CELAC.

Sin embargo, podemos decir que la presencia de Chávez es vital para el eje del ALBA que persigue transformar a la CELAC en el reemplazo de la OEA, en tanto que el chilenoPiñera, quien será el anfitrión de la subsiguiente cumbre, intenta que ésta, más bien, trabaje estrechamente con la OEA y EEUU.