Los funcionarios de la Fiscalía General del Estado ingresan este lunes en receso fiscal de medio año, durante 19 días calendario entre el 4 y 22 de julio de 2011. El periodo de vacación colectiva corresponde a la gestión 2010.


El Fiscal General autorizó un primer periodo de vacación colectiva, debiendo los funcionarios retornar a sus labores cotidianas el 25 de julio del año en curso, según la Resolución AJ/FGE N° 130/2011. La máxima autoridad del Ministerio Público instruyó que la atención en el edificio central de Sucre quede a cargo del personal de turno, sobre todo en la Plataforma de Atención al Público y específicamente en el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF).

Por otro lado, el Ministerio Público informó que se han creado 11 nuevos Asientos Fiscales en las fronteras del país para la atención de todas las necesidades en cuanto a la lucha contra el tráfico de sustancias controladas, contrabando y delitos medioambientales, así como la creación de igual número de ítemes para fiscales que ejercerán funciones en ellos.

El Ministerio Público solicitó la asignación de un presupuesto complementario para la instalación de 11 nuevos asientos Fiscales en Bermejo, Yacuiba, Villazón, Tambo Quemado, Desaguadero, Cobija, Guayaramerín, Puerto Suárez, entre otras poblaciones.

El Ministerio de Economía otorgó una suma aproximada de 10 millones de bolivianos. “Con este prepuesto el Ministerio Público prácticamente no requiere de ninguna cooperación, pues se estaría cubriendo todo lo que implicaba la cooperación que realizaba la NAS, de tal manera que como siempre con absoluta autonomía e independencia como corresponde en el marco de la soberanía del Estado, ha de ejercer la acción penal pública sin depender de ninguna cooperación”, dijo el fiscal general Mario Uribe.

Según el Fiscal General, ésta nueva forma de implementar la investigación en los lugares donde se genera el delito del tráfico de sustancias controladas, el contrabando y los delitos medioambientales, es un avance ya que también se trabajará de la mano con las Fuerzas Armadas y con la Policía Boliviana que son coadyuvantes a la labor de investigación del Ministerio Público.