Washington, (PL).- La ministra francesa de Finanzas Christine Lagarde fue elegida hoy como directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), convirtiéndose en la primera mujer en ocupar la jefatura de ese organismo de las Naciones Unidas. La decisión de los 24 integrantes del Consejo Ejecutivo del FMI causó opiniones controvertidas. Algunos aducen ausencia de un proceso realmente democrático, mientras otros enfatizan en la necesidad de incrementar la voz de los miembros no europeos en un organismo urgido de reformas.

Según un comunicado divulgado este martes por el FMI, el Consejo Ejecutivo seleccionó por unanimidad a la economista francesa para servir como directora gerente de la institución por un mandato de cinco años, a partir del 5 de julio.

La economista de 55 años Lagarde se convierte así en la undécima directiva del FMI y sustituye a su compatriota Dominique Strauss-Kahn, tras dimitir del cargo en mayo pasado acusado de presuntos delitos de acoso sexual a una mucama de un hotel neoyorquino.

La titular francesa se impuso a su contrincante al cargo, el director del Banco Central de México, Agustín Carstens, quien le envió sus “mejores deseos y apoyo” en la ardua tarea de realizar progresos significativos por fortalecer la gobernabilidad de la institución.

Lagarde contó con el respaldo público de Europa, Estados Unidos, Rusia y China, países que concentran la mayoría de votos en el consejo del organismo. El secretario del Tesoro de Estados Unidos Timothy Geithner dijo que la francesa tiene “un talento excepcional y una amplia experiencia” capaces de aportar al FMI un valioso liderazgo en medio de la crisis económica y financiera global. Entretanto, el ministro de Economía ruso Alexei Kudrin conformó que “votaremos por su candidatura”, pues Lagarde podrá “asegurar una reforma del FMI en el interés de los mercados en desarrollo”.

Tras conocer su elección, Lagarde declaró sentirse “profundamente honrada por la confianza puesta en mí por el directorio ejecutivo”. Añadió que el FMI “debe ser relevante, receptivo, efectivo y legítimo para lograr crecimiento fuerte y sostenido, estabilidad macroeconómica y un mejor futuro para todos”.

Desde su fundación en 1945, cuatro de los diez directores del FMI fueron franceses. En conjunto estos lideraron la institución durante 36 años. El nombramiento de Lagarde da continuidad, además, a una norma no escrita que históricamente destina la dirección del Banco Mundial a un estadounidense y la del FMI a un europeo, tradición cada vez más cuestionada, especialmente en los últimos años, con el avance de las economías emergentes.