(Agencias).- El ex director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico en Bolivia entre 2008 y 2009, el general retirado René Sanabria, compareció el jueves ante un tribunal de Estados Unidos, y se declaró culpable de tener vínculos con narcotraficantes y de conspirar para ingresar cocaína a ese país.

La Fiscalía del distrito de Florida lo acusó de ser cómplice del narcotraficante Marcelo Juan Foronda en el traslado de droga por la frontera entre Bolivia y Chile, la que posteriormente fue exportada a Estados Unidos.

La Fiscalía acusó a Foronda de enviar un cargamento de 144 kilos de cocaína a Estados Unidos y a Sanabria de ser cómplice al asegurarse de que la droga cruce la frontera entre Bolivia y Chile y posteriormente llegue a Miami, camuflada en un contenedor con mineral de zinc.

Sanabria fue detenido en febrero por la policía de Panamá y la Agencia Antidroga Estadounidense (DEA), cuando preparaba un embarque de droga a Estados Unidos, junto al narcotraficante Foronda Azero.

Ambos alcanzaron un acuerdo previo con el Ministerio Público para reducir su sentencia a cadena perpetua y obtener una sanción menos severa. La jueza que lleva el juicio advirtió que ambos serán deportados a Bolivia después de que cumplan su sentencia en Estados Unidos, la cual se conocerá en septiembre.

El diputado opositor Luis Felipe Dorado sostuvo que la confesión de culpabilidad de Sanabria confirma la existencia de una red de narcotráfico al interior del aparato estatal. Señaló que la gravedad del hecho, sobre todo teniendo en cuenta el grado jerárquico que ostentaba Sanabria en el Ministerio de Gobierno, hace necesario que los jefes del narco general asuman su cuota de responsabilidad, por acción u omisión.

“El Ministro de Gobierno era el jefe inmediato del narco general, quien dirigía el Centro de Inteligencia de su cartera. Si este fuera un gobierno medianamente serio, el ministro debería haber presentado su renuncia tras la detención de Sanabria”, dijo.

“Esperemos que no nos quieran enjuiciar por fiscalizar la penetración del narcotráfico en esferas del gobierno de Evo Morales, ya que estamos amparados en la Constitución Política del Estado”, concluyó Dorado.

En abril, el gobierno boliviano promulgó la Ley de Reglamento Disciplinario de la Policía Nacional, a fin de reforzar las medidas contra la corrupción en la entidad, y de esta manera recuperar el prestigio de la institución.

La Policía hará cumplir la Ley 101 de Régimen Disciplinario de la institución para erradicar los vínculos de malos policías con el crimen organizado y delitos conexos como el narcotráfico, afirmó este viernes el comandante general de la institución Jorge Santiesteban.

“Estamos bajo un régimen disciplinario que es la Ley 101 y varios policías están sancionados por esa norma porque se erradicará los vínculos de funcionarios con el crimen organizado”, anotó. En caso de que haya más implicados con la organización del ex responsable del Centro de Inteligencia y Generación de Información (CEGEIN) y ex director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), Santiesteban reiteró que se aplicará la Ley 101.