Lima, (PL, Los Andes y Mariátegui).- Nuevos desórdenes se registraron hoy en la ciudad centroandina de Huancavelica, a 440 kilómetros al este de Lima, donde el número de muertos en la represión policial de una protesta estudiantil se elevó a tres, mientras persisten los bloqueos de caminos en Puno. Miles de pobladores y alumnos de la universidad estatal de Huancavelica asediaron la principal estación policial, a donde llegaron en marcha, cargando los féretros de dos de las víctimas.

La convulsión estalló ayer, cuando manifestantes, por acción de provocadores, según el presidente (gobernador) de la región Huancavelica Maciste Díaz y autoridades policiales, atacaron e incendiaron parcialmente la sede del gobierno regional. Los manifestantes fueron repelidos con gases lacrimógenos, dijeron telefónicamente testigos, según los cuales también protestaron ante el local de las cadenas nacionales de televisión América y Canal N.

Los estudiantes rechazan la merma de los fondos de su centro de estudios por la creación de la universidad estatal de la provincia de Tayacaja, parte de la región Huancavelica, mientras pobladores de Tayacaja presionan por el nacimiento del centro de estudios. Tanto días como dirigentes de los dos bandos coincidieron en exigir que la nueva universidad sea dotada de fondos sin afectar los de la de Huancavelica y exigen que el gobierno asigne los recursos necesarios para tal fin.

El gobernador Díaz dijo que a la muerte del estudiante de 22 años Oswaldo Quispe, se sumaron las del empleado público Ivan Cora y hoy la de Deibi Huayllani, escolar de apenas 14 años fallecida cuando era evacuada a Lima por su estado de gravedad por un balazo en el pecho.

Entretanto, el fiscal de la Nación, José Peláez, pidió a los estudiantes de Huancavelica una tregua para esperar que el presidente electo, Ollanta Humala, asuma el cargo el 28 de julio próximo, para que atienda sus reclamos.

La Defensoría del Pueblo y otros sectores criticaron a parlamentarios que, en actitud demagógica, aprobaron la creación de la universidad de Tayacaja sin dotarla de un presupuesto específico.

Entretanto, fuerzas del ejército y de la infantería de marina asumieron la seguridad de la Central Hidroeléctrica del Mantaro, que abastece de electricidad a la región central y a Lima, ante la posibilidad que sea tomada por pobladores de Tayacaja partidarios del nuevo centro.

De otro lado, alumnos de la Universidad estatal de la ciudad centroandina de Huancayo -a 310 kilómetros al este de aquí- bloquearon ayer la carretera central que comunica a esa ciudad con Lima e incendiaron un vehículo de transporte de tropas de la policía. Los alumnos exigen la renuncia del rector de ese centro, Carlos Adauto, y en los disturbios hbo 15 heridos y una treintena de detenidos, según fuentes periodísticas de Huancayo consultadas telefónicamente.

Por otra parte, siguen sin solución las huelgas y bloqueos de carreteras en varias provincias de la región surandina de Puno, fronteriza con Bolivia, que exigen la erradicación de la actividad minera y petrolera de sus territorios, en negociaciones hasta hoy infructuosas con el gobierno.

Líderes aymaras de la región de Puno entregaron una nueva propuesta al Ejecutivo para cancelar las concesiones mineras. Esta permitiría la derogatoria del Decreto Supremo 083 y la cancelación de concesiones mineras en la zona sur de Puno. Más de 500 aymaras sitiaron las instalaciones del Ministerio de Energía y Minas en busca de solución, según el dirigente Rufino Machaca Quinto.

El dirigente Walter Aduviri consideró que la propuesta del gobierno de realizar consultas populares no resuelve el problema de fondo, por lo que mantienen su medida de protesta. Entre sus pedidos destaca el cese de las concesiones mineras en la región puneña, la cancelación de las concesiones petroleras, así como la detención de la obra de la hidroeléctrica de Inambari.

Aduviri consultó con los manifestantes la propuesta que hizo el Ejecutivo y que ésta fue “rechazada contundentemente con unas 20 mil firmas”. Consideró que no hay una disposición clara del gobierno, pues a 36 días de huelga indefinida recién ahora platean soluciones que deberían “haberlas hecho al inicio”.

Desde el mediodía de ayer, unos cinco mil pobladores de la provincia de Azángaro arribaron a las afueras de Juliaca para bloquear el puente Maravillas, impidiendo toda circulación del transporte y causando zozobra en los pobladores de la Ciudad Calcetera. Los protestantes rechazan las concesiones mineras, exigen presupuesto para la descontaminación de la cuenca Ramis, le dicen no a la persecución a los dirigentes campesinos y finalmente piden la derogatoria de la Ley de los Recurso Hídricos – Ley Nº 29338.

El puente Internacional de Desaguadero se encuentra restringido del tránsito vehicular y peatonal por la permanencia de un piquete de pobladores que bloquean, asimismo personal PNP y la DINOES se encuentran resguardando la zona con una barrera de seguridad. Además, el puente Carancas, situado en la comunidad del mismo nombre permanece bloqueado con piedras y vidrios, asimismo se encuentra un piquete de manifestantes. No actividades educativas y el comercio permanece paralizado en un 100%.

La carretera Binacional que une las ciudades de Desaguadero y Moquegua, a la altura del puente Yohoroco, continúa bloqueada por un piquete de huelguistas. El tránsito vehicular se encuentra paralizado al 100% en la vía, permaneciendo varados unos 20 vehículos de carga pesada. La carretera que une el distrito de Zepita con Desaguadero, también está bloqueada a la altura del Km. 1484 continúa bloqueada con piedras y un piquete de pobladores del lugar. A la altura de la comunidad de Chua Chua continúa bloqueada con desmonte y un grupo de personas.

En Yunguyo, a pesar de que se había anunciado levantar la huelga, continúa bloqueado con piedras la carretera fronteriza a la altura del centro poblado de Kasani, Hito 21, frontera Perú-Bolivia. También está bloqueado con piedras a la altura de la comunidad de Acari y en la comunidad de Chimbo de la Carretera Yunguyo–Chaca Chaca A la altura de la comunidad de Chaca Chaca (desvío a la provincia de Yunguyo), continúa bloqueado con vehículos pesados y un piquete de huelguistas.

En la jurisdicción del centro poblado Molino-Juli, la carretera Panamericana continúa bloqueada con piedras y palos, en un tramo de 200 metros, y hay varios piquetes de huelguistas que impiden el tránsito vehicular. La vía Ayaviri-Juliaca, en el sector de Vila Pata – desvío de la comunidad de Tinajani, altura de la Estación Eléctrica, se encuentra bloqueada con un piquete de pobladores que impiden el tránsito vehicular.

En Santa Rosa continúa bloqueada con piedras y montículo de cascajo en varias zonas de la vía, impidiendo el paso de vehículos procedentes de Juliaca, mientras que actividades comerciales, educativas y transporte se encuentran restringidas en un 100%.