(Agencias).- La Confederación Sindical de Choferes de Bolivia (CSCHB) y la Confederación del Transporte Libre de Bolivia (CTLB) suspendieron el paro general indefinido que debía comenzar este lunes, luego de que el Presidente Evo Morales derogó disposiciones del decreto 890 que obligaban a los transportistas a renovar vehículos de más de 12 años de antigüedad.

Los transportistas convocaron a una huelga general indefinida a partir de hoy hasta que el gobierno anule varias disposiciones del decreto supremo 890, entre ellas la obligación de renovar el parque automotor y sacar de circulación los vehículos con más de 12 años de antigüedad hasta el año 2018.

Debido a la presión sindical, Morales promulgó el domingo el decreto supremo 915 que deroga el parágrafo III del artículo 6; el art. 7, y los literales a y b del numeral II parágrafo 2 del artículo 12 del cuestionado decreto 890, promulgado el pasado 1 de junio.

Eso significa que el gobierno anuló la imposición de sustituir vehículos de transporte público de más de 12 años de antigüedad, y también dejó sin efecto reglamentaciones para la adjudicación de rutas y la revisión de tarifas cada cinco años.

Luego de reunirse con dirigentes de la CTLB en Palacio de Gobierno, el Presidente reconoció que el decreto 890 tenía varias fallas y admitió que su gobierno cometió un “gran error” al exigir la renovación del parque automotor.

“En las reuniones que sostuve con los asambleístas del sector del transporte que trabajan en el Legislativo entendí que con esa medida se perjudicaba a los transportistas con menores recursos”, confesó el Mandatario, y aseguró haber comprendido “la dificultad que entraña para los choferes reemplazar sus unidades de trabajo en cinco años”.

“Se pueden cometer errores, pero es digno reconocerlos y enmendarlos, mucho más si el pueblo representado por sus organizaciones sociales y sindicales hacen notar algunas medidas que no estén bien”, insistió Morales y reiteró su compromiso de “gobernar escuchando al pueblo”.

Tras la suscripción del acuerdo con el gobierno, los transportistas agradecieron al Presidente por escuchar las demandas del sector y suspendieron la huelga general indefinida que debía comenzar este lunes. “Se va a garantizar con normalidad la prestación del servicio a nivel nacional en los 9 departamentos, con los 45 mil afiliados en la Confederación Nacional de Transporte Libre de Bolivia”, declaró el dirigente del sector Roberto Copa.

En el acuerdo suscrito el 19 de junio con el Ejecutivo, los choferes se comprometen a “garantizar la seguridad en el transporte público y a la vez la revisión responsable de los vehículos del servicio público”. El documento establece que los dirigentes del gremio participarán en la elaboración de la futura Ley General del Transporte, la cual no incorporará los artículos, parágrafos, numerales e incisos derogados por el decreto 915.

Con información de ABI.