El DS 910 del 15 de junio de 2011 está relacionado con la Legitimación de Ganancias Ilícitas por parte de la Unidad de Investigaciones Financieras UIF, la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero ASFI y la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros, APS, a las personas naturales y jurídicas que se encuentren bajo el ámbito de las Leyes que regulan el sistema financiero y sus correspondientes reglamentos. Obligará a los clientes del sistema financiero a un total sinceramiento de sus actividades. Aspecto que no será fácil para una gran población económicamente activa que depende de lo ilícito, autos chutos, contrabando, narcotráfico, evasión impositiva, régimen simplificado que oculta a medianos y grandes empresarios, etc.

Su artículo 9 sobre infracciones de los Sujetos Obligados es el más importante. Muchas de las obligaciones que establece ya son atendidas por el sistema financiero ante la UIF. El funcionario responsable encargado de la coordinación entre la entidad y la UIF, debe ser acreditado antes en lo concerniente a su idoneidad moral y técnica por la mencionada UIF. Es decir el sistema financiero dependerá de dicha acreditación. Otro aspecto que llama la atención es el establecimiento del perfil de la actividad económica del cliente, de las personas naturales y/o jurídicas establecidas por instrucciones o recomendaciones emitidas por la UIF, lo que seguramente redundará en que muchos de ellos se alejen del sistema financiero por la manera en que manejan sus actividades económicas, generalmente con dos balances y evasión de impuestos, factores importantes de su enriquecimiento. En cuyo sentido también está la obligación de comunicar a la UIF acerca de todas las operaciones, sin límite de monto, de personas naturales o jurídicas que rehúsen proporcionar información o documentación requerida, así como las operaciones que hagan imposible la verificación de la procedencia de sus recursos financieros y de la información proporcionada.

El tema asume características de seriedad con la exigencia de un Manual Interno de Prevención, Detención, Control y Reporte de Legitimación de Ganancias Ilícita, lo que la mayoría de las entidades del sistema financiero ya disponen, en lo concerniente a la Política de Conozca su Cliente establecida por la UIF. Para lo que no podrán ampararse en el secreto bancario, la reserva en materia de valores, seguros o secreto profesional. Esto último entendido, p.e., en el marco de un Código de Etica de los abogados o de un Código de Etica de los analistas financieros, en lo referente al tratamiento de la información que reciben de los clientes. En otras palabras, muere la confidencialidad que estos le deben al cliente sobre la información que proporcione al sistema financiero. En lo que respecta a lo de las listas actualizadas de Personas Expuestas Políticamente, PEP, nacionales o extranjeras y de personas que hayan alcanzado fama o notoriedad, de acuerdo a los parámetros establecidos por la UIF, puede convertirse en arma de doble filo, de no observarse el respeto a las posiciones de esas PEP en relación al gobierno de turno.

Para el sistema financiero será fácil el respetar las exigencias planteadas por DS 910, pero muchos de sus clientes tendrán importantes reticencias en acomodarse a ellas.