En días recientes, varios medios reportaron un posible período de racionamiento de electricidad en los siguientes meses. La explicación es que no existe la suficiente capacidad de generación en el Sistema Interconectado Nacional (SIN) para abastecer el horario de punta en el invierno, debido a que una unidad de ciclo combinado que debía entrar en operación en diciembre de 2010, sufrió un siniestro, por lo que no se contará con los 89MW adicionales que debía generar esta unidad en la central de Guaracachi.

Sobre este tema algunas instituciones como la Cámara Nacional de Industrias (CNI) alertó, desde finales de 2008, sobre los bajos niveles de la reserva en el SIN y lo imperioso de realizar inversiones en generación.

Solo para fines de ilustración, hemos calculado una “reserva teórica en el sistema”, como la diferencia de la demanda máxima registrada y la potencia estimada en invierno, ésta última calculada como la potencia termoeléctrica instalada (sin considerar la indisponibilidad de las unidades generadoras), más la potencia instalada en Corani y Santa Isabel, en el entendido que son las únicas centrales hidroeléctricas con embalse y que se encuentran disponibles para su operación en los meses de invierno.

La caída de la reserva es evidente en los últimos 10 años, con algunas atenuaciones producto de inversiones en generación como la Central de Entre Ríos en 2010. Debe llamarnos la atención que en 2009 el estado de la reserva no fue mejor que el actual y pese a ello no hubo mayor repercusión mediática sobre el tema, ni reclamos de los consumidores por los cortes sufridos en esa época.

Subinversión en generación de electricidad y distribución

Toda vez que ahora es de conocimiento público la precaria situación del abastecimiento eléctrico a nivel del SIN, debemos realizar algunas puntualizaciones:

1. De ocurrir los racionamientos, éstos se producirían solamente en el período de punta del Sistema, vale decir entre las 17:00 y las 20:00 hrs. y por el espacio de uno a dos meses en este año.

La energía eléctrica es un bien no almacenable, es decir, que debe ser producida de manera instantánea en la cantidad requerida por la demanda. Por lo tanto, durante el día existirá capacidad en reserva en los momentos de baja demanda; mientras que en el período de punta es necesario exigir a las centrales generadoras mayores niveles de carga, hasta el límite de su capacidad efectiva. Si la demanda es aún más alta, se producen los racionamientos.

La oferta de generación eléctrica en Bolivia proviene, principalmente, de un sistema hidrotérmico, con regulación interanual mediante el embalse de Corani, lo que determina que la oferta eléctrica en nuestro país sea estacional. Esto significa que la potencia efectiva disponible del SIN se reduce en la época de invierno, cuando las Centrales Generadoras Hidroeléctricas de Pasada no pueden generar electricidad y la represa de Corani se acerca a sus niveles mínimos de embalse.

2. El costo del racionamiento es transferible mediante mecanismos de contratos, de acuerdo a la Ley de Electricidad.

El artículo 3 de la Ley de Electricidad establece como uno de los principios de las actividades de la industria eléctrica es el de Continuidad, que significa que el suministro debe ser prestado sin interrupciones. Para ello, el artículo 30 de ese mismo cuerpo legal establece la obligación de los Distribuidores de suscribir contratos de suministro eléctrico con los Generadores. Estos contratos deben cubrir al menos el 80 por ciento de la demanda máxima bajo su responsabilidad por un período de tres años. Con la suscripción de dichos contratos, los Generadores asumirían la responsabilidad de realizar las inversiones necesarias para cubrir la demanda máxima contratada.

Este mecanismo de contratos en cascada, debería garantizar la continuidad del suministro de energía y potencia en todo momento, sin embargo, por diferentes motivos no fueron implementados y en su ausencia, las transacciones de energía y potencia son realizadas en el mercado Spot. Actualmente, cerca del 66 por ciento de la capacidad instalada que participa de ese mercado se encuentra bajo el control de las empresas eléctricas nacionalizadas y el restante 34 por ciento, que corresponde a empresas privadas, son mayormente (92 por ciento) centrales hidroeléctricas de pasada no disponibles en la época de invierno.

3. ENDE, elaboró un plan de emergencia que consiste en incrementar la capacidad instalada con dos unidades generadoras adicionales en Cochabamba y una en La Paz. Al no existir los contratos de suministro entre Distribuidores y Generadores y al ser éstos últimos empresas estatales bajo el control de ENDE, la responsabilidad de paliar los efectos de un posible racionamiento al parecer asume dicha empresa y para ello elaboró un plan de emergencia y lanzó la licitación para la instalación de las unidades generadoras indicadas.

Queda para el futuro cercano la tarea de establecer la responsabilidad sobre los costos que ocasionen al consumidor final doméstico, comercial e industrial, los racionamientos si es que ocurren.

Algunas Distribuidoras ya iniciaron campañas de concientización con sus clientes, especialmente del a categoría industrial para asignarles una cuota en la reducción de la potencia de punta coincidental, lo cual parecería un exceso toda vez que los consumidores tienen contratos suscritos (específicos o de adhesión) con las Distribuidoras y éstas no cumplieron su obligación de garantizar contractualmente el suministro de su demanda máxima, a pesar de que dicho incumplimiento no fue por voluntad propia sino por efecto de la negativa a suscribir dichos contratos por parte de las empresas generadoras nacionalizadas.

Corolarios

1. El plan de ENDE, que incluye la instalación de tres nuevas unidades generadoras termoeléctricas, dos en Cochabamba y una en La Paz, incrementarán sustancialmente la demanda de Gas natural en el área atendida por el Gasoducto al Altiplano (GAA) mermando la disponibilidad este energético primario para otros sectores como el de GNV y el industrial. Desde el 2005, que el suministro de Gas natural a los departamentos de Cochabamba, Oruro y La Paz enfrenta problemas en el abastecimiento de la demanda, especialmente en la época de invierno.

2. De lo anterior, sería razonable suponer que de instalarse nuevas unidades generadoras, termoeléctricas, éstas debieran estar ubicadas en zonas que no tengan problemas de abastecimiento de gas natural. Sin embargo, la localización de las nuevas unidades a ser instaladas por ENDE, está determinada por las restricciones en las líneas de transmisión, del SIN. Este detalle desnuda un nuevo problema, que es la saturación del Sistema de Transmisión del SIN.

3. El plan de emergencia de ENDE junto con otras inversiones, están financiadas mediante un crédito concedido por el BCB de cerca de US$ 130 millones, provenientes de las Reservas Internacionales Netas.

* Informe nacional de coyuntura N. 102. www.fundacion-milenio.org