La Confederación Sindical de Chóferes de Bolivia (CSCHB) declaró paro nacional indefinido desde el lunes 20 de junio hasta que el Presidente Evo Morales abrogue un decreto promulgado la pasada semana que proscribe la circulación de vehículos de transporte público de más de 12 años de antigüedad a partir del año 2018.

Un ampliado nacional de la CSCHB celebrado hoy en La Paz decidió convocar a la huelga general indefinida desde el próximo lunes en defensa de las fuentes de trabajo de más del 90% de sus afiliados, informó el máximo dirigente del gremio Franklin Durán.

El líder sindical explicó que los transportistas no podrán renovar el parque automotor, como exige el decreto 890, y prefieren dejar de percibir ingresos durante 15 días o un mes a perder su fuente de trabajo de por vida. No descartó que lasfederaciones departamentales de choferes bloqueen caminos.

El diputado del MAS y representante de los transportistas Javier Santiváñez convocó a la dirigencia de la Confederación a participar en la redacción del proyecto de Ley de Transportes. “Es importante realizar un profundo estudio socio-económico para ver en qué condiciones económicas está el gremio y si es posible o no la renovación del parque automotor”, declaró el parlamentario a la agencia ABI.

El ministro de Comunicación Iván Canelas instó a los transportistas a suspender el paro indefinido e invitó una vez más a los dirigentes del transporte “a acudir a un diálogo franco, abierto y transparente. Hemos visto que el decreto supremo ha merecido el apoyo de la ciudadanía porque efectivamente hay algunos vehículos que tienen una antigüedad que pone en riesgo la propia seguridad de los pasajeros porque esta es una disposición sólo para el transporte de pasajeros”.

El Ministro de Comunicación insistió en la apertura a un diálogo amplio, en el que participará el ministro de Obras Publicas, Servicios y Vivienda, Wálter Delgadillo. “No queremos que esto se convierta en una negociación mediática, estamos esperando el dialogo, que se sienten con el Ministerio de Obras que siempre esta llano a explicar y resolver todos los problemas de ese sector”, remarcó.

Calenas aclaró que el decreto supremo 890 no se aplicará “de inmediato”, sino hasta el 2018, y además no incluye al transporte de carga. “Es una disposición para el transporte de pasajeros fundamentalmente y lo que se quiere con eso es precautelar la seguridad de la gente, tanto del área urbana como la gente que viaja departamental y provincialmente”, detalló.

Por otro lado, los transportistas del departamento de Beni exigen una rebaja del 50% en el pago de peajes, porque consideran que el mantenimiento de carreteras en esa región es “pésimo”. El dirigente del sector Aquiles Balcázar explicó a la agencia de noticias Valle Press que el tarifario de la administradora de rodaje y pesaje Vías Bolivia oscila entre tres y 103 bolivianos. “No es justo que el costo del peaje se mantenga como si éstas fueran de pavimento y en óptimas condiciones de transitabilidad”, reclamó.

Con información de ABI.