(ABI).- El proyecto de Ley de la Revolución Productiva no incorpora el tema de productos transgénicos, sino que propone un modelo de producción agroalimentaria que garantiza el adecuado y sano acceso a los alimentos, afirmó la ministra de Desarrollo Productivo, Teresa Morales.

Durante su intervención en la sesión plenaria de la Cámara de Diputados la noche del lunes, la Ministra hizo una amplia explicación del proyecto de Ley.

Dijo que el objetivo de la Ley “no es incorporar el tema de transgénicos, sino el productivo, un modelo de producción agroalimentaria que garantice el adecuado y sano acceso a estos productos por parte de la población”. Agregó que, en forma paralela, se busca mejorar las condiciones de vida de los productores.

El proyecto de Ley consta de 56 artículos y disposiciones transitorias, finales, adicionales, abrogatorias y derogatorias. Morales aseveró que este proyecto prohíbe la introducción de paquetes tecnológicos agrícolas que involucren semillas genéticamente modificadas, puesto que Bolivia es un centro de origen de productos naturales.

Agregó que la Ley propone la creación de las Empresas de Semillas y de fertilizantes con el objetivo de fortalecer las semillas naturales y evitar la importación de fertilizantes.

La Ministra sostuvo que el proyecto propone la aplicación de bandas de precios en los alimentos estratégicos que garanticen el precio justo al pequeño productor como al consumidor.

Hizo hincapié en la organización de pequeños productores agrícolas y pecuarios, en el marco del desarrollo de la economía comunitaria y plural.

“Lo más importante es que esta ley es la piedra angular en la construcción del nuevo Estado en su dimensión económica, porque la Constitución Política establece que la economía boliviana es plural, conformada por una economía privada, una economía pública y además por una economía comunitaria y por cooperativas”, señaló.

Destacó igualmente que este proyecto de Ley fue elaborado con la participación de las organizaciones de productores, mujeres campesinas, productores de comunidades campesinas, interculturales y otros sectores involucrados.

A su vez, el presidente de la Cámara de Diputados, Héctor Arce, sostuvo que el proyecto es de vital importancia para la actual coyuntura que vive el país para satisfacer las necesidades alimentarias de la población y también hacer frente a los cambios climáticos para garantizar la soberanía y seguridad alimentaria.