(PL y Bolpress).- Decenas de personas han muerto sofocadas por la intensa ola de calor que bate en Norteamérica y en el centro del continente. A mediados de mayo las temperaturas en el norte de la India oscilaron entre 40 y 48 grados Celsius. Francia registró la primavera más caliente desde principios del siglo XX.

Extensas áreas del globo terráqueo se verán afectadas en los próximos 20 años por un incremento considerable de las temperaturas veraniegas si continúan aumentando las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, advierte un estudio de la Universidad Stanford de Estados Unidos.

El estudio analiza más de 50 experimentos con modelos climáticos, incluyendo modelos computarizados del siglo XXI y también del siglo pasado que pudieron predecir con exactitud el clima de la Tierra en las últimas cinco décadas.

La temperatura récord registrada hasta ahora en el planeta Tierra fue de 58 grados centígrados, en la región de Al Aziziyah, Libia, el 13 de septiembre de 1922. La segunda fue de 56 grados reportada en Greenland Ranch, en el Valle de la Muerte de Estados Unidos. La Televisión Azteca explicó que este fenómeno se presenta en lugares con suelos secos y atmósfera con muy poca humedad, además de la falta de viento, aunque en el sitio norteamericano también influye su ubicación a 86 metros por debajo del nivel del mar.

Según nuestras proyecciones, grandes áreas del planeta podrían calentarse de forma tan rápida que para mediados de este siglo, aún los veranos más frescos serán los más calientes de los últimos 50 años, aseveró el profesor de ciencias ambientales de Stanford y autor principal del estudio Noah Diffenbaugh.

El incremento puede ser irreversible, al igual que los cambios extremos en latitudes del centro de Europa, China y Norteamérica, y también en regiones tropicales de África, Asia y Sudamérica, que verían un surgimiento permanente de calor veraniego sin precedentes, señala el informe.

De hecho, las olas de calor en Europa en 2003 indican que el calor excesivo ya está ocurriendo.

Intenso calor en EE.UU y México

El 9 de junio, cinco ancianos murieron en los estados de Nueva York, Maryland y Wisconsin, sofocados por la intensa ola de calor que afecta al territorio de Estados Unidos, con temperaturas que fluctúan entre los 32 y 38 grados Celsius (de 90 a 99 Fahrenheit).

La canícula pudiera durar varios días, entre otros factores, por la alta humedad ambiental. El Centro de Predicción Climática pronostica que en los próximos días habrá marcas de calor, especialmente en los estados del sur, centro-norte y noreste del país.

También el 9 de junio, el Sistema Nacional de Protección Civil de México alertó que continuará la ola de calor que bate en la mayor parte del país, con temperaturas de más de 40 grados en los estados de Sonora, Chihuahua, Coahuila y Sinaloa. Ocho personas murieron de calor hasta el 4 de abril en las ciudades de Altamiro (Guerrero), Mérida (Yucatán), y Mexicali (Baja California), donde el termómetro marcó 42 grados centígrados, informó la Secretaría de Salud (SSA).

Este año será muy caliente y seco, lo cual podría provocar la aparición de enfermedades como el dengue debido a la falta humedad; de ahí la alerta que persiste ante la presencia de unos 700 casos en tres meses, cifra que en igual período de 2010 fue de más de cuatro mil, dijo el titular de Salud José Ángel Córdova.

La Comisión Nacional Forestal (Conafor) contabilizó hasta esa fecha 5.067 incendios forestales en todo el país, un promedio de dos cada hora. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), en la década de los 90 se perdían 360 mil hectáreas por incendios forestales en México , mientras el año pasado esa cifra se ubicó en 126 mil.

El 28 de mayo continuaba la ola de calor en México con temperaturas de 32 grados en la ciudad capital, cercana al récord de 33,9 grados registrado en 1998, informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN). Esa semana se registró 45,6 grados centígrados a la sombra en El Cubil, municipio Sahuaripa; 43,8 grados en El Novillo, y 43 grados en El Orégano. El 10 de mayo se reportaron las temperaturas más altas de la temporada, con 46 grados centígrados en El Naranjo, San Luis Potosí.

Este jueves 9 de junio, los termómetros marcaron cuatro grados más respecto a la media registrada a principios del siglo pasado en ciudad de México. En el interior del metro, donde la canícula se siente con más fuerza, instalaron puestos con garrafones de agua para mitigar la sed de los pasajeros, mientras que los ventiladores de las distintas estaciones expandían gotas de agua para refrescar el ambiente subterráneo.

Nos estamos dando cuenta de que la ciudad no fue diseñada para esas temperaturas, ni su sistema de transporte, ni nada; si no se combate el cambio climático, las consecuencias pueden ser mayores, advirtió el jefe del Gobierno local Marcelo Ebrard.

Ola de calor en Centroamérica

En Costa Rica, la temperatura ambiental promedio aumentó un grado Celsius en los últimos 50 años, según un estudio del Instituto Meteorológico Nacional (IMN) difundido en San José el 28 de marzo.

El estudio comparó las temperaturas del período 1961-1990 con las de 1991-2005, y registró en el último intervalo un incremento de al menos un grado. En la zona norte del país la temperatura máxima subió de 30,6 a 31,1 grados, con un promedio récord de 32,9 grados en Guanacaste. En la capital San José, la mínima pasó de 13,8 a 14,6 grados. Los investigadores del IMN consideran que para las últimas tres décadas de este siglo las temperaturas máximas en la capital habrán subido 5,85 grados.

Por esos días, la población de Honduras comenzó a padecer las consecuencias del calor excesivo, y la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) recomendó tomar medidas para evitar la deshidratación y las afectaciones en la piel, sobre todo de los ancianos, los niños, los enfermos del corazón o de diabetes, y de aquellos que trabajan al aire libre.

El 30 de marzo una ola de calor afectaba a las zonas sur y norte de Honduras, con temperaturas que oscilaban entre los 38 y 40 grados. El Servicio Meteorológico Nacional pronosticó que el actual verano será el más caluroso de los últimos años.

En Guatemala, el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología alertó el 1 de abril que el verano llegaría con temperaturas de hasta 35 grados centígrados, cuando lo habitual es de 22 a 23 grados. El director del Instituto Eddy Sánchez aseguró que la etapa seca de marzo a mayo será mucho más intensa que la de 2010, y pronosticó que en regiones del oriente los termómetros llegarían a 40 o 42 grados, y a 37 en el departamento de Petén.

Calor récord en Francia e India

Francia registró este año la primavera más caliente desde inicios del siglo XX. Las temperaturas del período marzo-mayo fueron unos 2,6 grados centígrados superiores a la media de referencia del período 1971-2000, según un balance provisional del Meteo France publicado en París el 31 de mayo.

Meteo France precisó que la primavera fue la más seca de los últimos 50 años, con una escasez excepcional de precipitaciones. No obstante, en algunas regiones como Languedoc (sur) y el este de la isla de Córcega se apreciaron lluvias superabundantes.

El organismo meteorológico subrayó que Francia se encuentra en medio de una sequía no observada desde hace medio siglo, a causa de la escasez de aguaceros y las altas temperaturas. La sequía anticipada causa considerables daños a la agricultura y a la generación de energía hidroeléctrica, la cual bajó 29 por ciento en abril con respecto a igual fecha del año anterior, la mayor caída desde 1976. El Ministerio de Ecología de Francia tuvo que restringir la provisión de agua en 54 departamentos, más de la mitad del país.

Por otro lado, el 26 de abril de este año el calor extremo llegó a 40 grados Celsius en Nueva Delhi, capital de India; y en la víspera el Departamento de Meteorología capitalino registró 40,5 grados Celsius. El record de temperatura para abril en Nueva Delhi fue de 45,6 grados en 1945. La canícula que precede a la llegada del monzón al noroeste de la India, donde se ubica la ciudad capital, es particularmente intensa en mayo y junio, cuando los termómetros rozan en ocasiones los 50 grados Celsius.

El 18 de mayo una ola de calor abrasaba el norte de India con temperaturas de entre 40 y 48 grados Celsius. En Nueva Delhi la mínima fue de 30,7 grados Celsius, la más alta de los últimos cinco años y seis puntos por encima del promedio para la época del año. El record de los últimos 11 años fue de 45,4 grados Celsius, establecido el 18 de mayo de 2010. El 17 de mayo se registraron 48,6 grados en un distrito del estado de Rajastán, mientras que en Uttar Pradesh murieron seis personas en una tormenta de polvo, informó el diario Hindustan Times.