Lima, (PL).- La victoria del candidato presidencial peruano Ollanta Humala sobre la conservadora Keiko Fujimori tiende a consolidarse esta noche, tras un conteo rápido de la organización no gubernamental Transparencia. Previamente, el triunfo de Humala fue verificado con sondeos de boca de urna y conteos rápidos de las encuestadoras privadas Ipsos Apoyo, CPI y Datum.

Casi 20 millones de peruanos debían votar hoy para escoger al presidente del próximo quinquenio. La votación se desarrolló a lo largo de ocho horas, en medio de un vasto despliegue de seguridad a cargo de 77 mil policías y 45 mil militares. Estaban habilitados para votar 19 millones 195 mil 761 mayores de 18 años, en cuatro mil 781 locales de votación, a los que se suman unos 750 mil emigrados que radican principalmente en Estados Unidos, España, Argentina, Italia y Chile.

Consistente en una muestra representativa de actas electorales, el conteo de Transparencia determinó que el postulante nacionalista Humala tiene 51,3 por ciento frente a 48,7 por ciento de su oponente, con una diferencia que supera los márgenes de error.

Tres encuestadoras privadas confirmaron en el primer lugar a Humala tras conteos rápidos con diferencias de dos a 4,4 puntos, por debajo de la ventaja de al menos cinco puntos que le dieron al cierre de la votación en encuestas entre electores. El conteo rápido arrojó ventaja para Humala de 52,2-47,8 (empresa CPI), 51,4-48,6 (Ipsos Apoyo) y 51-49 (Datum) y la modalidad tiene sin embargo márgenes de error mínimos, por lo que los representantes de esas empresas consideraron más consistentes los nuevos resultados.

En Inglaterra votaron unos 1,100 peruanos, una cifra levemente inferior a los 1,273 de la primera vuelta, pero muy significativa ya que la gran mayoría de los peruanos residentes en UK no votaron por los dos finalistas que quedaron en la segunda ronda, informe el sitio Minkanews. De los votos válidos, Keiko Fujimori habría ganado por una ventaja de 2 a 1 a Ollanta Humala, una tendencia muy diferente a la del grueso de las provincias peruanas, donde el nacionalista viene aventajando. 

Voceros del bloque Gana Perú coincidieron en adelantar que Humala hará un gobierno de concertación y unidad. Para ello, el ex oficial del ejército buscará en lo inmediato distender la situación polarizada de la campaña electoral terminada hoy con su victoria. Así lo señalaron el candidato a la vicepresidencia Omar Chehade, y los voceros Aída García Naranjo, Rosa Mavila, Nicolás Lynch, Sergio Tejada y Daniel Abugattás.

Chehade dijo que el pueblo peruano es el principal ganador de lo que llamó una fiesta democrática y no una guerra fratricida y consideró llegado el momento de la reconciliación. La búsqueda de distensión busca despejar la polarización y establecer un clima de tranquilidad y paz, añadió Sergio Tejada, joven parlamentario de Gana Perú.

Aída García Naranjo, vocera de Humala, añadió que la concertación tiene como norte el pago de la deuda social para disminuir y solucionar los conflictos sociales y señaló que Gana Perú está en disposición de alianzas en torno a medidas sociales como una revolución educativa.

El ex presidente centrista Alejandro Toledo, del partido Perú Posible, saludó el triunfo de Ollanta Humala y pidió tranquilidad a los empresarios, inversionistas y otros agentes económicos. Según Toledo, quien apoyó a Humala para la elección de hoy, el resultado significa que el proceso electoral ha tenido un final feliz.

El ex gobernante habló en nombre de su partido y de los grupos centristas Acción Popular y Somos Perú, también aliados de Gana Perú, y dijo esperar que el nuevo gobierno cumpla lo prometido, para lo cual ofreció su contribución. Al señalar que esas agrupaciones contribuyeron al triunfo de la democracia, destacó la meta compartida de lograr el crecimiento económico con distribución y felicitó al nuevo gobernante.

Abugattás denunció maniobras de políticos conservadores como el ex candidato presidencial Pedro Kuczynski, que insisten en buscar la desestabilización de la economía con versiones alarmistas que pretenden sembrar miedo. Políticos y comentaristas de derecha se resisten a reconocer la victoria de Humala y promueven incertidumbre y miedo para desestabilizar la economía ante el triunfo nacionalista.