El nuevo sistema biométrico del Servicio General de Identificación Personal costará al menos 15 millones de dólares. Esa “fuerte inversión” solo cubrirá los gastos técnicos y “para la parte administrativa se requerirá otro tipo de gastos”, reveló el Vicepresidente Álvaro García Linera.

En marzo de 2010, la Corte Nacional Electoral propuso crear un Documento Único Nacional de Identidad (DUNI) que almacene en un chip toda la información ciudadana en base al padrón biométrico de 2009. El gobierno de Evo Morales aprobó la propuesta y en abril de 2011 comenzó a diseñar el nuevo sistema de registro ciudadano.

El Legislativo envió al Congreso el proyecto de Ley 497 de 28 artículos que transfiere el sistema de identificación personal y licencias de conducir, actualmente administrado por la Policía, a una instancia administrativa civil conformada por el Servicio General de Identificación Personal (SGIP) y el Servicio General de Licencias para Conducir (SGLC). El objetivo es acabar con la burocracia y la corrupción, explicó el ministro de Gobierno Sacha Llorenti.

Las nuevas instituciones descentralizadas, que estarían bajo tuición del Ministerio de Gobierno, contarán con personería jurídica y patrimonio propio, y tendrán capacidad administrativa, financiera, legal, técnica y operativa.

El pleno de la Cámara de Diputados aprobó el jueves el proyecto de Ley, afinando ciertos detalles tales como el tiempo de transición de ambas instituciones (transferencia de información, equipos y oficinas). La ley fija un plazo de ocho meses para la conformación de unidades descentralizadas responsables de emitir cédulas de identidad y licencias de conducir, ambas a cargo de un Directorio transitorio designado por el Tribunal Supremo Electoral.

La nueva institución contará con un directorio conformado por el Ministro de Gobierno, la Ministra de Justicia y el Presidente del TSE; además tendrá un director ejecutivo designado por el Presidente Evo Morales, elegido de una terna elaborada por la Cámara de Diputados. El proyecto de Ley debe ser analizado y aprobado en la Cámara de Senadores para luego ser promulgado por el Ejecutivo.

Se establecerá un procedimiento informático que permitirá la identificación de los ciudadanos mediante un Documento Único de Identidad (DUI) que almacenará todos los datos del portador en un chip, explicó el director del nuevo Servicio de Registro Ciudadano Antonio Costas.

Costas prevé que la renovación gradual de aproximadamente 8 millones de cédulas de identidad demorará al menos tres años. “Vamos a incorporar mucha tecnología. La idea es eliminar el desorden, la corrupción y las colas”, precisó.

El DUI no modificará el número de la cedula de identidad actual y se estima que su costo se mantendrá en 17 bolivianos, aunque todo dependerá de los sistemas de seguridad que se adopten para evitar falsificaciones.

Se trata de un sistema biométrico más detallado que el que tenemos en el Tribunal Supremo Electoral, y registrará un cierto número de elementos “para que sea duradero y no sea clonado al día siguiente”, informó García Linera.

Con información de ABI.