(ABI).- Poco después de haber emitido declaraciones que desestiman la demanda marítima de Bolivia, el canciller interino y ministro de Defensa de Chile, Andrés Allamand, fue cuestionado el martes por comentaristas de su propio país. En Bolivia, parlamentarios anunciaron su intención de pedir a organismos internacionales un pronunciamiento sobre el tema.

El comentarista de la red CNN en Chile, Tomás Mosciatti, manifestó que lo menos que puede decir de esas declaraciones es que no corresponden y son “excesivas e inoportunas.

Allamand había manifestado que “Chile tiene Fuerzas Armadas prestigiadas, profesionales y preparadas, que están en condiciones de hacer respetar los tratados internacionales y de cautelar adecuadamente la soberanía y la integridad territorial de Chile y hacer cumplir los Tratados”, al referirse al Tratado suscrito con Bolivia y Perú en 1904 tras una guerra territorial cinco años antes que cercenó a Bolivia de su acceso soberano al Pacífico.

Al referirse a las declaraciones de Allamand, Mosciatti aseveró “Esta bravuconada no hubo con Argentina ni con Perú, cuando se produjeron los problemas del Beagle y de la demanda marítima ante La Haya, es la palabra del cholo del barrio, del prepotente ante el más débil”.

Mosciatti, quien es de nacionalidad chilena, afirmó su certeza de que lo dicho por Allamand a nombre del gobierno chileno “es la “palabra del prepotente ante el más débil”.

Las reacciones del ministro chileno muestran la preocupación que existe en las autoridades de ese país por la decisión de Bolivia de denunciar nuevamente el hecho ante la Organización de Estados Americanos (OEA) durante su asamblea general que se reunirá en El Salvador los próximos días.

Desde 1979, la OEA ha emitido resoluciones en las que instó a Chile y a Bolivia a dialogar para buscar soluciones a la mediterraneidad nacional.

El comentarista expresó que “Bolivia no es una amenaza militar para Chile, es el país por lejos más pobre de América del sur”, por lo que lo afirmado por el ministro chileno “suena ridículo”.

Enfatizó que “dentro de poco Bolivia planteará ante la OEA el tema de la mediterraneidad y las declaraciones de nuestro ministro (Allamand) en nada ayuda a la posición chilena, sólo van a despertar la solidaridad hemisférica ante el más desvalido”.

Anotó que “Es verdad que Bolivia tuvo una extensa costa, y la misma fue reconocida por Chile mediante Tratados; es verdad que esa costa fue conquistada mediante la guerra y es cierto que tenemos un problema con Bolivia”.

Estas afirmaciones echan por tierra declaraciones del propio presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien dijo en su reciente mensaje a la nación desde el Congreso que “Chile no tiene problemas pendientes con Bolivia”.

Mosciatti indicó que en 1978 “Chile le ofreció a Bolivia una salida soberana al mar; bajo el Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet (marzo 2006-marzo 2010) hubo ofrecimientos informales de una salida no soberana, y hay una agenda de 13 puntos que incluye la salida soberana de Bolivia al mar Pacifico”.

En 1975, loas gobiernos de los dictadores Hugo Banzer y Augusto Pinocchet reanudaron relaciones diplomáticas entre Bolivia y Chile con el propósito de lograr acuerdos que solucionen la mediterraneidad boliviana. Sin embargo, tres años después volvieron a suspenderlas al fracasar las negociaciones.

Subrayó que todo lleva a pensar que las declaraciones del canciller subrogante y ministro de Defensa de Chile “se deben a su interés por ser candidato presidencial”.

Señaló igualmente que “Resulta increíble que Carlos Larrain, senador designado, haya dicho que lo mejor es que Chile no concurra a la asamblea de la OEA, eso es simplemente no entender el mundo”.

El comentarista de la CNN indicó que Chile “se ha distanciado en los últimos tiempos de Brasil y México por su política basada en el comercio, por su política basada al servicio de grandes empresarios”.

Las reacciones en el país a las afirmaciones de Allamand coincidieron en que, al ser Bolivia una nación pacifista, busca solucionar los problemas mediante el diálogo y con la presentación de una demanda internacional ante tribunales judiciales.

El canciller boliviano David Choquehuanca volverá a presentar la demanda marítima ante la Asamblea de la OEA a fin de que cobre mayor fuerza.

El tema preocupa a Chile, al punto que desde Chile se anunció que el presidente de ese país, Sebastián Piñera, buscará reunirse esta semana en París con su homóloga argentina, Cristina Fernández, durante la asistencia de ambos a una reunión internacional.

A su vez, el canciller titular de ese país, Alfredo Moreno, ha viajado a Paris a reunirse con el bufete de abogados que sostienen a su cargo el litigio entre Chile y Perú ante el tribunal de La Haya.

Ha trascendido en ámbitos diplomáticos que Moreno consultará a esos juristas la posición que podría asumir su país, en caso de que Bolivia llegue con su demanda ante La Haya.

Pronunciamiento internacional

En La paz, legisladores oficialistas y opositores de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) aseguraron el martes que las declaraciones del ministro de Defensa chileno, Andrés Allamand, no respetan ni fortalecen la cultura de paz entre ambos pueblos.La senadora de la opositora Convergencia Nacional (CN), Carmen Eva Gonzales, expresó que “las autoridades gubernamentales de Bolivia y Chile no deben sembrar una cultura de la confrontación, sino fortalecer una cultura de Paz”.

Señaló que el tema marítimo tiene que ser visto desde un tratado multilateral para asumir posiciones que “beneficien a Bolivia y no perjudiquen a Chile, enmarcados en la paz, como indica la Constitución Política del Estado”.

A su turno, el senador del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS), Eugenio Rojas, subrayó que no habrá ninguna reacción ante estas declaraciones por parte de Bolivia.

“No habrá ninguna reacción por parte de Bolivia, no podemos prestarnos a ese juego, ni los organismos internacionales, ni los países de América Latina y de América del Sur, más bien tenemos que buscar la integración entre nuestras naciones”, sostuvo.

La diputada del gobiernista MAS, Rebeca Delgado, indicó que Bolivia va a mantener su decisión de acudir a instancias internacionales para obtener una salida soberana al Océano Pacífico, a fin de resolver los conflictos de manera pacífica.

“Somos un Estado pacifista, hemos renunciado a toda agresión por disposición constitucional, y lamentamos que Chile ya esté con una posición belicosa”, dijo.

La senadora (MAS), Gabriela Montaño agregó que las declaraciones del ministro Allamand contradicen el anuncio del presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien dijo que su país “presentaría propuestas múltiples concretas y factibles para Bolivia”, al referirse al tema marítimo.

Montaño espera que esta contradicción sea corregida porque plantear que las Fuerzas Armadas chilenas están preparadas para defender sus fronteras no condice a una actitud pacífica.