(ABI).- El Presidente Evo Morales pidió al Legislativo modificar el artículo 82 de la Ley de Régimen Electoral que prohíbe a los candidatos a magistrados del Poder Judicial hacer proselitismo en las inéditas elecciones convocadas para el 16 de octubre de 2011. Morales atendió las sugerencias de medios de comunicación y de la oposición política, y solicitó al Tribunal Supremo Electoral (TSE) que elabore la propuesta técnica de modificación de ese artículo para que sea debatido en la ALP.

“Estoy proponiendo a la Asamblea Legislativa Plurinacional que elabore una propuesta técnica de modificación del artículo 82 para reforzar y garantizar la mayor información, por tanto la participación del pueblo boliviano” en las elecciones judiciales, afirmó el Mandatario durante una rueda de prensa en Palacio Quemado.

Morales se pronunció a favor de la reforma del mencionado artículo un día después que directores de medios de comunicación privados pidieran la modificación del artículo de mención, durante una reunión con el titular del TSE en La Paz, Wilfredo Ovando.

La norma, que alimenta una densa polémica hace más de 6 semanas, cuando la ALP debatió el artículo del incordio, prohíbe “efectuar directa o indirectamente cualquier forma de campaña o propaganda relativa a su postulación, en medios de comunicación radiales, televisivos, escritos o espacios públicos”. También “manifestar opinión” y “tratar temas vinculados directa o indirectamente a su postulación en foros públicos, encuentros u otros de similar índole”, como así “emitir opinión a su favor, o a favor o en contra de otros postulantes, en medios de comunicación radiales, televisivos, escritos o espacios públicos”.

El polémico artículo 82 impide a los postulantes que sean seleccionados por la ALP, 28 de 125 “dirigir, conducir o participar en programas radiales o televisivos, o mantener espacios informativos o de opinión en medios escritos”; y también “acceder a entrevistas, por cualquier medio de comunicación, relacionadas con el cargo al que postula”.

Morales, cuyo pedido traslució una flexibilización del artículo, pidió también a los medios locales y los sindicatos de la prensa nacional aportar en la redacción de un nuevo artículo 82 menos draconiano, pero que, como principio insoslayable, distinga la propaganda de la información y que apunte, como fin único, a no contaminar la inédita decisión del ciudadano boliviano de elegir a sus autoridades judiciales.

“Espero también de la confederación o de las federaciones (de la prensa), algunos medios de comunicación que se reunieron (el jueves con autoridades electorales) y además de eso el Tribunal Supremo Electoral iba preparando un reglamento, técnicamente propongan para enviar a la Asamblea Legislativa Plurinacional”, urgió el mandatario.

El jefe de Estado, que ratificó sus convicciones de “mandar obedeciendo al pueblo”, dijo que “somos y vamos a ser grandes defensores de la libertad d expresión”, en respuesta a la crítica cernida por medios y oposición sobre un supuesto intento, desde el oficialismo de conculcar la libertad de expresión en Bolivia.

De todas formas, el dignatario pidió a los electores, a los que subrayó su obligación de concurrir a las urnas el 16 de octubre, diferenciar la información de las campañas y repudiar que los 28 candidatos a magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, del Tribunal Agroambiental, del Tribunal Constitucional y a miembros del Consejo de la Magistratura, que surjan a la liza final, gocen de preferencias en los medios, lo que supondría que otros cedan ventajas, tanto en lo económico como en lo político.

El fiscal general de la Asociación de Periodistas de La Paz (APLP) Antonio Vargas destacó la “grandeza” del Presidente al reconocer que el artículo 82 de la Ley Electoral limitaba la libertad de expresión y de prensa. “El presidente Morales muestra, más allá de cualquier posición política e ideológica, la grandeza de reconocer que esa ley estuvo mal hecha, por lo menos a lo que hace el artículo 82”, dijo en una entrevista con radio Panamericana.

“Esta es una conquista no sólo de los periodistas sino de la ciudadanía, y la ciudadanía está naturalmente agradecida con su Presidente”, agregó el representante de la APLP y consideró que ahora la ALP debe convocar a los medios de comunicación y a otros sectores de la sociedad para consensuar una nueva redacción y la mejor forma de que la libertad de expresión y de información no sea vulnerada.